<
>

Castrilli, sobre error de Tobar: "El culpable es el jugador de Wanderers por su simulación"

El partido en el que Universidad Católica derrotó por 3-2 a Santiago Wanderers sigue generando polvareda, debido al polémico arbitraje de Roberto Tobar, quien expulsó a Germán Lanaro y Fernando Zampedri en los Cruzados.

La tarjeta roja, por doble amarilla, al delantero argentino fue bastante cuestionada por la simulación del jugador Víctor Espinoza, lo cual fue reconocido por el réferi en su informe arbitral, donde consigna que tras ver la jugada por tv tras el cotejo "observamos que la acción es imprudente por la baja intensidad y el sector del cuerpo donde impacta al adversario, sumando esto a la exageración del defensor que alude un golpe en el rostro".

Y tras esto, Javier Castrilli, jefe de la Comisión de Árbitros de la ANFP, se lanzó con todo contra el comportamiento de los futbolistas nacionales.

"Los árbitros vieron las imágenes en el vestuario a través de sus teléfonos y se dieron cuenta de que el culpable acá es el que simuló el número 24 del equipo de Wanderers. Con su simulación y actuación hizo caer en su buena fe no sólo a la investidura del árbitro sino que también al asistente", criticó el trasandino.

"Esto hay que hablarlo así, a calzón quitado, y que quede en la opinión pública. Una de las cosas que me llama la atención en todos los partidos, una de las cuestiones más importantes, es la simulación y en esto todos me tienen que dar la razón. Todos los jugadores están simulando. Todos los jugadores están sobreactuando", añadió.

Además, agregó: "No solamente estas cuestiones enrarecen el clima de los partidos, sino que veo un nivel de irritabilidad en el que por cualquier roce se genera un tumulto. Las protestas y las simulaciones están a la orden del día".

También, valoró la actitud de los árbitros que rectificaron la decisión en el informe: "Una simulación generó toda esta polémica, el árbitro y los asistentes lo reconocieron en el vestuario y en el momento hicieron en su informe el reconocimiento de su equivocación, cosa que me parece que también es loable, porque habla de su estatura de hombre de bien".

"Tal como cualquier simpatizante puede ver esas imágenes y se da cuenta de que Zampedri no hizo nada y que su movimiento lo hace cualquiera al defender la posición y el balón, y que al mínimo contacto el jugador García se lleva las manos al rostro y se tira al piso. El árbitro venía detrás, vio el banderín del asistente y ambos cayeron en esa simulación producto de un error normal por las limitaciones humanas. La herramienta tecnológica no pudo actuar porque el protocolo así lo establece", completó.