<
>

Venezolano Félix Hernández regresa al montículo y busca un lugar con Baltimore Orioles

play
¿Le queda una última corrida al Rey Félix y a Pablo Sandoval? (3:28)

Carolina Guillén y Enrique Rojas analizan los latinos con contratos no garantizados con mejores posibilidades de quedarse en el equipo grande. (3:28)

Tras una ausencia de un año, Félix Hernández admitió que necesita resolver algunas manías al tiempo que busca recuperar un lugar en una rotación de Grandes Ligas.

"Sentí que lanzaba muy rápido al plato, como si estuviera apresurando el lanzamiento, me estaba abriendo demasiado rápido", señaló el venezolano tras su debut con los Baltimore Orioles el sábado. "Seré mejor al final del campamento de primavera".

Aún resulta un poco extraño pensar en el Rey Félix con otro uniforme después que el derecho abrió 418 duelos en 15 temporadas con los Seattle Mariners, donde ganó el Cy Young de la Liga Americana en 2010.

Sin embargo, batalló en sus últimas dos temporadas con los Mariners y ya en las filas de los Atlanta Braves optó por no jugar la campaña de 2020 debido a preocupaciones por la pandemia de coronavirus.

Este año, el exlanzador estelar está con los Orioles como jugador invitado fuera del roster.

Hernández tuvo su primera apertura de la pretemporada 2021 frente a Detroit Tigers. Lanzó dos entradas, permitió dos carreras y un hit y concedió dos bases por bolas, recetando dos ponches.

"Creo que realmente hizo un buen trabajo. Es la primera vez que lanza en un año", reconoció el mánager Brandon Hyde. "Creo que hizo un buen trabajo combinando velocidades".

La velocidad de Hernández generó dudas tras el duelo, pero dijo que no le preocupaba mucho.

"No presté atención a eso. Sólo salgo y compito", afirmó. "Creo que estuvo en un máximo de 88, pero es el primer día tras un año de ausencia".

Hernández cumple 35 años el próximo mes. No ha sido elegido al Juego de Estrellas desde 2015. En 2018 terminó con foja de 8-14 con una efectividad de 5.55, al año siguiente registró foja de 1-8 y efectividad de 6.40 y fue el fin de su carrera en Seattle.

Se integró a los Braves el año pasado y lució en el campamento de primavera, pero decidió no jugar una campaña acortada por el coronavirus.

Ahora pelea por un lugar en la rotación de los Orioles, que ciertamente tienen espacio para mejorar en el montículo.