<
>

Olney: Cooperstown, los votantes y la Era de los esteroides

play
Se termina la esperanza de Robinson Canó de llegar al Salón de la Fama (2:07)

Carlos Nava analiza la suspensión del segunda base de los Mets que impuso las Grandes Ligas por consumir sustancias prohíbas. (2:07)

El Salón de la Fama lanzó su boleta de 2021 el otro día, y entre los nuevos candidatos elegibles, no hay opciones claras como Derek Jeter o Mariano Rivera, lo que asegura que la conversación en enero será nuevamente sobre tres de los remanentes: Curt Schilling, Barry Bonds y Roger Clemens. El año pasado, el porcentaje de votos de Schilling se disparó notablemente nuevamente. Ha pasado del 51,2% en 2018 al 60,9% en 2019 al 70% el invierno pasado, y la expectativa es que el próximo verano estará junto a los de la Clase diferida de 2020, Jeter y Larry Walker (asumiendo que la pandemia provocará un segundo aplazamiento de la ceremonia en Cooperstown, New York).

Bonds y Clemens solo les quedan dos años de elegibilidad para ser escogidos por los escritores; después de eso, quedarían a merced de los comités especiales formados por el Salón de la Fama.

Si todos los votantes evalúan las carreras de Clemens y Bonds basándose únicamente en su desempeño como jugador, el dúo sería seleccionado por unanimidad, o casi por unanimidad, ahora que el precedente de Rivera está establecido. Clemens ganó siete premios Cy Young y 354 juegos, y ponchó a 4.672 bateadores. Bonds tuvo un OPS + ajustado de 182, el tercero mejor detrás de Babe Ruth y Ted Williams, y ganó siete premios MVP.

Pero un bloque importante de votantes, alrededor del 40%, ha optado por descalificar a Bonds y Clemens, los dos jugadores más destacados nombrados en el informe Mitchell, la investigación del béisbol sobre el uso en todo el deporte de drogas para mejorar el rendimiento. Ochenta y nueve jugadores fueron enumerados en el resumen, pero a estas alturas, se ha revelado lo suficiente sobre la era a través de informes y jugadores para que los votantes entiendan que es muy probable que miles de jugadores que compiten bajo el paraguas del béisbol usaran esteroides, la hormona del crecimiento humano y anfetaminas. La suposición generalizada de la industria es que usuarios de esteroides han sido incluidos en el Salón.

En esta etapa, los escritores que han apuntado su moralidad retroactiva contra Bonds y Clemens deben saber que esencialmente se han sustituido a sí mismos como policías de los esteroides, a cargo de fomentar el espejismo de un Salón de la Fama del Béisbol sin drogas. Es un papel curioso para los periodistas.

En lo que respecta a las Grandes Ligas, Clemens y Bonds son miembros acreditados. Ambos hombres han sido empleados por equipos desde que se publicó el informe Mitchell a fines de 2006 y podrían ser contratados hoy. Muchos, muchos otros jugadores que cumplieron suspensiones de PED o que han estado atados a los esteroides continúan trabajando en el juego.

En lo que respecta al Salón de la Fama, Bonds y Clemens son miembros acreditados. A diferencia de Pete Rose, cuyo nombre nunca se remitió para su consideración de exaltación, Clemens y Bonds se han incluido en la boleta anualmente durante los últimos nueve años.

Y, sin embargo, la gran minoría de votantes del Salón de la Fama aparentemente ha apuntado a Bonds, Clemens, Sammy Sosa, Rafael Palmeiro y Mark McGwire con sus boletas, a pesar de la aparente realidad de que lo que realmente separaba a esos jugadores de muchos de sus compañeros no era su percibido uso PED sino el hecho de estar entre los mejores jugadores. Ellos han atraído el escrutinio sobre el PED más que otros porque simplemente sus logros fueron mayores.

El criterio que se ha utilizado para no votar por Bonds y Clemens es la llamada cláusula de carácter --y la ironía de este año es que la Asociación de Escritores de Béisbol de Estados Unidos recientemente (y con razón) removió el nombre de la persona que se cree que es el autor de esa cláusula de los premios MVP. En el cuarto de siglo de Kenesaw Mountain Landis como comisionado, Major League Baseball mantuvo agresivamente a los afroamericanos fuera del juego, y no fue hasta justo después de la muerte de Landis que Jackie Robinson se convirtió en el primer jugador afroamericano de MLB.

En las primeras siete décadas de votación en el Salón de la Fama, la cláusula de carácter fue esencialmente obsoleta como consideración para los votantes; más bien, ese estándar de conducta elaborado por Landis no se tomó en serio, como lo demuestra la amplia gama de personalidades que ganaron la exaltación.

Pero a medida que comenzaron a aparecer los candidatos de la era de los esteroides, muchos escritores optaron por convertir las palabras de Landis en un arma, creando un nuevo precedente. Todavía no es demasiado tarde para que salgan del negocio de la evaluación del carácter y se concentren en elegir a los mejores jugadores de béisbol para ser reconocidos en un museo de béisbol. No es demasiado tarde para reconocer que el Salón de la Fama no es un santuario sagrado.

Dejé de votar para el Salón de la Fama hace años debido a la preocupación sobre cómo las alteradas reglas de la boleta parecían ser manipuladas deliberadamente contra candidatos de la era de los esteroides como Bonds y Clemens, pero junto a los peloteros que están en la boleta este año, así es como yo clasificaría a un Top 10 de la era de los esteroides:

1 y 2. Clemens y Bonds; Bonds y Clemens.

3. Curt Schilling. Él y yo trabajamos juntos en Sunday Night Baseball y no estábamos de acuerdo en política, y algunos de sus tuits han sido ofensivos. Pero nada de eso tiene que ver con si su carrera fue digna de consideración. Ya debería estar en el Salón.

4. Manny Ramírez. Uno de los mejores bateadores de su generación, con una carrera empañada por múltiples suspensiones por drogas. Pero MLB y el Salón de la Fama decidieron que esas violaciones no eran suficientes para descalificar a un jugador de la consideración de las elecciones.

5. Scott Rolen. Currículum muy subestimado, con 316 jonrones y muchos años como uno de los defensores dominantes en el juego, ganó siete Guantes de Oro.

6. Todd Helton. Sí, hubo una enorme diferencia en su desempeño en los juegos fuera de casa en comparación con lo que hizo en los confines amistosos del Coors Field. Pero nadie parece mencionar las ventajas de local cuando se trata de lanzadores: el futuro miembro del Salón de la Fama Madison Bumgarner, por ejemplo, se benefició de una década trabajando en sus juegos en casa en San Francisco, entonces, ¿por qué debería ser un descalificador para los bateadores?

7. Andruw Jones. Fue un defensor que marcó la diferencia detrás de tres lanzadores del Salón de la Fama y conectó 434 jonrones.

8. Sammy Sosa. Seiscientos nueve jonrones en su carrera.

9. Gary Sheffield. Si hubiera jugado en un momento en que se tabuló la velocidad de salida, habría residido en el vecindario de métricas de Aaron Judge / Giancarlo Stanton.

10. Jeff Kent. Fue un precursor de cómo los equipos llenan la segunda base en estos días, con énfasis en la ofensiva sobre la defensa, y logró 377 jonrones.