<
>

Puig vuelve a L.A. y llega a tarde a entrega de anillo

play
Puig, emocionado en su regreso al Dodger Stadium (1:58)

El cubano juega en Los Angeles, por primera vez, después de ser canjeado los Cincinnati Reds. (1:58)

LOS ÁNGELES -- Yasiel Puig no llegó al Dodger Stadium a tiempo para recibir su anillo de campeonato de la Liga Nacional de su antiguo equipo, lo típico para un jugador que a menudo fue castigado por sus retrasos. El manager de Los Ángeles Dodgers, Dave Roberts, se unió al propietario Mark Walter, al CEO Stan Kasten y al presidente de operaciones de béisbol, Andrew Friedman, afuera del clubhouse del equipo visitante el lunes por la tarde. Matt Kemp, Alex Wood y Kyle Farmer --ahora miembros de los Cincinnati Reds-- recibieron sus nuevas joyas en ese lugar y comenzaron una pequeña charla.

''Puig no lo logró'', dijo Roberts detrás de una sonrisa irónica.

Cuando Puig llegó --aproximadamente 70 minutos tarde a una conferencia de prensa que debía comenzar a las 3 p.m. PT-- él profesó su amor por los fanáticos de los Dodgers que lo apoyaron tan ardientemente durante sus seis años en L.A. y dijo, en español, que ''podría llorar'' si los oye cantar su nombre antes de su primer turno al bate.

''No he visto los juegos; no sé cuántas personas, cuántos fanáticos han estado viniendo aquí'', dijo Puig sobre el Dodger Stadium, mientras respondía una de varias preguntas en español. ''Pero estoy seguro de que cuando jugué aquí había más fanáticos''.

Puig fue una llave de encendido en el Dodger Stadium de 2013 a 2018, una época tumultuosa que comenzó con actuaciones emocionantes, se convirtió en una mediocridad y fue acentuada por extremidades. Puig energizó a los fanáticos con su talento y extravagancia, pero a menudo molestó a los miembros de su organización con su temeridad, que se manifestó tanto dentro como fuera del campo.

Roberts, que ha tenido agradables intercambios con Puig desde el canje, esperaba que los fanáticos le brindaran a Puig una ovación de pie.

''Como deberían'', dijo. ''Este tipo hizo muchas cosas en la comunidad y ayudó a los Dodgers a hacer muchas cosas buenas''.

Puig ingresa a esta serie con una línea de bateo de .163/.200/.302 en 45 apariciones en el plato para un equipo de los Reds que había ganado solo cinco veces en sus primeros 14 juegos. Pero Roberts, quien activó a Clayton Kershaw de la lista de lesionados para comenzar este juego, espera que Puig sea mejor esta semana.

''Cuando está motivado, incentivado, es un muy buen jugador'', dijo Roberts. ''Esto es toda la motivación que puede estar frente a él''.

Puig deslumbró desde el principio, publicando una línea de bateo de .305/.386/.502 mientras mostraba la defensa de élite y la energía contagiosa de 2013 a 2014, un tramo que lo llevó a formar el Equipo de Estrellas y casi ganar el premio al Novato del Año de la Liga Nacional. De 2015 a 2016, Puig se limitó a 183 juegos. De 2017 a 2018, su línea cayó a .264/.337/.490.

Durante una conferencia de prensa que duró aproximadamente 15 minutos, Puig habló con entusiasmo sobre la camaradería que existe dentro de la casa club de los Reds. Mencionó a los jóvenes jugadores que le hacen preguntas constantes y parecen admirarlo. Habló sobre todas las comidas que comparten y la frecuencia con la que envían mensajes de texto fuera del campo. Llamó a Joey Votto ''el mejor chico que he conocido en mi vida''. E insinuó, con bastante fuerza, que no tenía suficiente con los Dodgers.

''Esa es una de las cosas más hermosas que tengo con mi nuevo equipo'', dijo Puig en español. ''Este apoyo, y estar al lado del otro todos los días, y hablando en el vestuario, en el autobús, en el vuelo, en el campo, fuera del campo, siempre tenemos una buena comunicación, y eso es lo que no me hace sentir tanta nostalgia como puedas pensar que sentiría por los Dodgers''.

Después de 40 minutos en una tranquila sala de entrevistas, el vicepresidente de relaciones con los medios de los Red, Rob Butcher, se acercó al estrado para anunciar que Puig aún no había llegado, lo que provocó una carcajada en el contingente de los medios.

''No sé qué más puedo decirles, gente'', dijo Butcher. ''Lo siento''.

Aproximadamente media hora después, poco después de que Roberts completara su sesión en el dugout en casa, Puig llegó a la sala de entrevistas con una camiseta negra en honor a Jackie Robinson. Un periodista de habla hispana le dijo que los medios de comunicación esperaban su llegada.

Puig dejó caer sus hombros.

''Esperaba que todos se fueran''.