<
>

Sugar Ray Leonard recuerda la primera pelea contra Thomas Hearns: "¿Qué demonios está pasando aquí?"

play
'Sugar Ray' vs. 'Mano de Piedra', intercambio de golpes desde el 1er round (2:51)

Ray Leonard y Roberto Durán protagonizaron uno de los grandes combates en la historia del boxeo cuando el 20 de junio de 1980 se subieron al ring en Montreal, Canadá. El panameño se llevó la victoria en una cerrada decisión unánime. (2:51)

En el transcurso de la historia del boxeo, solo un puñado de peleadores especiales participaron en un evento que trascendió el deporte. Sugar Ray Leonard peleó 40 combates profesionales, con encuentros memorables contra Robert Durán, Marvin Hagler, Wilfredo Benítez y Héctor "Macho" Camacho, entre muchos otros.

Pero quizás no hubo mayor logro que su enfrentamiento contra un invicto Thomas Hearns el 16 de septiembre de 1981.

En ese momento, Hearns tenía marca de 32-0 y era el campeón de 147 libras de la AMB. Leonard era el monarca defensor del CMB. Se enfrentaron en el Caesars Palace en Las Vegas por la indiscutible corona de peso wélter. Fue un enfrentamiento de dos de los mejores boxeadores del mundo, cada uno con seguidores considerables, y ambos en su mejor momento físico.

Leonard era el boxeador puro, y "The Hitman" Hearns - utilizando su mano derecha alardeada - era el golpeador.

La pelea finalmente no encajó en esa estructura lineal, y en su lugar se desarrolló como una gran novela. Los primeros capítulos fueron dominados por el boxeo del alto y anguloso Hearns, que mantenía a Leonard a raya con su jab certero.

"Ese jab es algo bello, no solo es rápido, también es fuerte", dijo Leonard, quien afirma que el golpe fue mucho más importante que los golpes de poder de Hearns.

"Fue milagroso la forma en que boxeó. Dije: 'este tipo se mueve lateralmente, adentro, afuera, arriba y abajo, no podía atraparlo", comentó Leonard, quien durante los primeros asaltos estuvo atrapado en el exterior del perímetro del ring, sin capacidad de crear mucha ofensiva. "Tommy era un fenómeno de la naturaleza, y cuando mostró su habilidad de boxeo, eso me dejó alucinado. Pensé, ‘¿qué demonios está pasando aquí?'".

Al principio, Hearns estaba acumulando asaltos controlando la distancia y el espacio en el ring. Después de cinco rounds, estaba en la cima por puntuaciones de 49-46 en dos tarjetas y de 50-45 en la otra.

Leonard sabía que se estaba atrás en las tarjetas. "Los peleadores saben cuándo están perdiendo, lo sabemos, confía en mí. Lo saben, no te lo dirán, pero lo saben. Lo sabemos".

Sin embargo, con un gancho izquierdo que sorprendió a Hearns en la sexta ronda, Leonard pudo capturar el impulso y el control físico de la pelea. Leonard también podía golpear con poder, y por primera vez en su carrera, Hearns se tambaleó. Leonard lastimó a su rival varias veces más en las siguientes rondas, marcado por su letal gancho izquierdo y combinaciones deslumbrantes. De alguna manera, Hearns sobrevivió al ataque de mitad de asaltos.

"Lo que los fanáticos llegaron a entender es: hacía calor como el infierno en ese ring", señaló Leonard, recordando que este evento se realizó al aire libre en el calor abrasador del desierto de Las Vegas, con temperaturas que subieron a mediados de los 90. "Hacía calor, y a ese ritmo. Pero, de nuevo, cuando lo golpeé y lo sacudí, me rejuvenecí. Tenía esa cosa, esa fortaleza intestinal, esa cosa que tienen muchos luchadores - todos la tenemos, pero no todos logran activarlo”.

De los asaltos 6 a la 9, Leonard estuvo a cargo, pero tuvo que pagar un precio.

"Desearía poder expresar lo cansado y agotado que estaba, y él también", admitió Leonard. "Se convirtió en una pelea de ritmo rápido, estábamos lanzando golpes y lanzando combinaciones".

Al entrar en el décimo round, Leonard había cerrado la brecha en las tarjetas, pero Hearns todavía estaba liderando 87-84 en los recuentos de dos jueces y 86-85 en la tercera.

Pero fue entonces cuando Hearns encontró otra velocidad y sus piernas regresaron, haciendo que Leonard fuera ineficaz al final de su jab.

"Dije, '¿Quién demonios le enseñó esto? ¿Qué demonios?", dijo Leonard. "No era conocido por eso. Y comenzó a moverse y bailar, y yo dije, 'whoa, hombre', pero mantuve una cara de póker".

El ojo izquierdo de Leonard visiblemente hinchado comenzaba a abrirse al final del round 11, el resultado de tomar tantos golpes agudos de Hearns. Lo que fue un inconveniente relativamente menor en las primeras etapas ahora era un problema importante en las rondas del campeonato.

MÁS: Los mejores apodos en el boxeo profesional

Después de ganar el round 12, Hearns mantuvo una ventaja dominante en las tres tarjetas (116-112, 117-111 y 117-112) y cuando Leonard se sentó en su taburete, su entrenador Angelo Dundee pronunció quizás las palabras más memorables que se hayan dado a un boxeador en el fragor de la batalla.

"Tienes nueve minutos Lo estás echando a perder, hijo. Lo estás echando a perder ... Ray, tenemos que separar a los hombres de los niños, Lo estás echando a perder ... Tenemos que quitárselo".

"Esa fue la frase perfecta", opinó Leonard sobre ese momento icónico. "Lo dijo en el momento adecuado, y esa afirmación que dijo, fue al grano, directa, sin vueltas ni mie---, y él estaba tranquilo y sereno".

Para Leonard, no fue solo lo que dijo Dundee, sino cómo lo dijo. Severo, aunque medido y tranquilo, entregado con el sentido de urgencia adecuado, pero sin pánico.

MÁS: Las arenas más icónicas del boxeo profesional

Leonard encontró ese último depósito de energía para cambiar las cosas. Una derecha recta a la mitad del 13er asalto tambaleó a Hearns, que comenzó a marchitarse cuando Leonard comenzó a golpearlo con una lluvia de golpes que fueron tan duros como rápidos. Después de ser empujado a través de las cuerdas y obtener un ligero respiro, Hearns sería golpeado continuamente hasta que se hundió en las cuerdas al final del asalto, recibiendo la cuenta obligatoria de ocho del árbitro Davey Pearl.

Una derecha por encima en el 14to asalto afectó a Hearns, quien en ese momento estaba en retirada total y en modo de supervivencia. Leonard, que tenía la reputación bien ganada de ser el mejor cerrador del boxeo, aplicó más presión mientras lanzaba golpes a Hearns con malicia. Más allá de la gracia de bailador que tenía como boxeador, había cierto salvajismo en su ataque. No le dio a Pearl otra opción más que detener la pelea con poco más de un minuto restando en el round.

Leonard-Hearns I fue mucho más que una pelea, y es algo que se ha convertido en parte de la tradición del boxeo. Fue un combate que inspiró documentales y libros. Este evento tuvo lugar cuando el boxeo era más importante para el público en general. Pero para aquellos que todavía aman el boxeo, tal vez sea más importante ahora.

No la llama su mejor victoria, ya que Leonard tiene un gran aprecio por sus otros triunfos históricos, pero en el pasado lo llamó su pelea más "importante", y es una que él ve a menudo.

"Es algo tan regular", explica Leonard. "Hago un discurso motivador y muestro fragmentos de mis peleas, lo que se necesita para ser un ganador, esto y aquello. Te digo, tengo 64 años ahora, y es una locura porque hay más aprecio que nunca por esas peleas".

MÁS: Los momentos más insólitos en un ring de boxeo