<
>

Revanchas de campeonato de peso pesado que definieron el boxeo

play
Revanchas notables de pesos pesados (1:36)

De cara a Wilder-Fury II, vemos algunas de las revanchas más famosas del peso máximo. (1:36)

La cara del campeón de peso pesado Jim Jeffries parecía haber sido atropellada por una manada de búfalos. Tenía la nariz rota, cortes en ambas mejillas, cortes en ambos ojos y una oreja desgarrada.

Hoy la pelea probablemente se detendría debido a las terribles lesiones del campeón, pero fue en 1902 y un torrente de sangre corriendo por la cara de un boxeador no era motivo de alarma indebida.

Aun así, Jeffries debe haberse preguntado qué le estaba pasando. No tuvo problemas de dicha índole para vencer a Bob Fitzsimmons y ganar el título tres años antes, pero la revancha fue una tortura.

Fitzsimmons venía de un periodo de inactividad de dos años por primera vez en su carrera. Aunque se acercaba a su cumpleaños 40, estaba en excelentes condiciones físicas para la revancha. Pero al final se golpeó a sí mismo rumbo a la derrota.

Según The New York Times, "la mandíbula de granito de Jeffries y el cráneo de acero" rompieron ambas manos de Fitzsimmons.

Como un asesino con una pistola vacía, Fitzsimmons quedó indefenso y sucumbió a un gancho de izquierda al cuerpo y una derecha a la barbilla en el octavo asalto.

Jeffries-Fitzsimmons II fue la primera revancha de campeonato de peso pesado importante de la era de guantes. No ocurren con tanta frecuencia como se podría pensar, pero a lo largo de las décadas han proporcionado algunos momentos extraordinarios.

El empate dividido entre Deontay Wilder y Tyson Fury el 1 de diciembre de 2018 ha dado lugar a una gran variedad de opiniones sobre lo que sucederá en el MGM Grand Garden Arena el 22 de febrero. Nadie sabe realmente que pasará. Simplemente piensan que lo saben.

Es como dijo el ex campeón de peso mosca Benny Lynch: "La incertidumbre es la especia del boxeo".

Hay una serie de razones legítimas para una revancha, incluidas las obligaciones contractuales, una mala decisión, una sorpresa o una pelea tan fascinante que todos quieren ver otra similar. La revancha de Fury-Wilder tiene todos esos elementos a su favor, de una forma u otra. A juzgar por su primera pelea, el "Gypsy King" y el "Bronze Bomber" nos darán algo para recordar. Qué, exactamente, no puedo decir. Por lo menos se merecen crédito por tomar lo que es una pelea arriesgada para ambos.

Hay tantas revanchas a lo largo de las décadas, incluyendo peleas por el título, que la mayoría van y vienen con poca fanfarria, solo fechas en el calendario de boxeo. Las mejores a menudo se convierten en trilogías, lo que técnicamente los descalifica de esta discusión.

Sin embargo, hay revanchas que se destacan entre las multitudes, aquellas donde las leyendas nacen y mueren, y a veces se vuelven locas.


El nacimiento de la cuenta larga

Es difícil imaginar el boxeo en la década de 1920 sin Jack Dempsey. Sus peleas con Gene Tunney fueron tan grandes esa década como las peleas de Muhammad Ali-Joe Frazier en la década de 1970. La taquilla combinada de las dos peleas por el título de Tunney-Dempsey sumaron más de $4.5 millones, aproximadamente $66 millones en dinero hoy en día.

Dempsey había sido campeón tanto tiempo que, a los ojos de la mente del público en general, seguía siendo el depredador feroz que había aterrorizado a Jess Willard, Georges Carpentier y el "Wild Bull of the Pampas", Luis Ángel Firpo.

Imagine el asombro de los 120,757 fanáticos empapados de lluvia en el Sesquicentennial Stadium de Filadelfia la tarde del 23 de septiembre de 1926, cuando Tunney superó a Dempsey con facilidad.

El "Manassa Mauler", el macho alfa del boxeo desde 1919, no ganó un solo round.

"La conmoción y la incredulidad subrayaron la reacción del público a la derrota de Dempsey", escribió Randy Roberts en su biografía de Dempsey. "Si el Llanero Solitario hubiera sido desenmascarado y expuesto como mujer, la sorpresa no podría haber sido mayor".

La revancha se llevó a cabo en el Soldier Field de Chicago un año y un día después de la primera. Al igual que una versión de una canción antigua, el enfrentamiento progresaba de la misma manera que la versión original. Luego, en el séptimo round, Dempsey derribó a Tunney con un gancho izquierdo.

El golpe fue el último destello de grandeza de Dempsey, pero no aprovechó la oportunidad por su afán de terminar el trabajo. No pudo ir inmediatamente a una esquina neutral después del derribo. En cambio, Dempsey se mantuvo cerca de su adversario caído, lo que, bajo una regla relativamente nueva, evitó que el árbitro Dave Barry comenzara el conteo hasta que Jack cumplió.

Tunney tenía la cabeza despejada cuando volvió a ponerse de pie. Peleó inteligentemente se abrió camino hacia una victoria por decisión para retener el título.

Es imposible saber cuánto ese segundo extra ayudó a Tunney a recuperarse. Cualquiera que diga que unos segundos no cuentan mucho nunca ha sido derribado en un combate de boxeo profesional.

Lo que hace que la revancha sea especial es que la mejor estrella del boxeo de la década de 1920 había dado su última reverencia en una pelea que podría haber ganado, si no fuera por la "Cuenta Larga".

Al final, el último gancho de Dempsey no se desperdició. Sin el gancho, no habría habido una cuenta larga, un evento seminal aún se recuerda 82 años después de que Tunney venció el conteo, con un poco de ayuda de su adversario.


Más que solo una revancha

La revancha de Joe Louis y Max Schmeling el 22 de junio de 1938 habría sido enorme, independientemente de las circunstancias. Pero cuando los boxeadores se convirtieron en símbolos de ideologías políticas opuestas, la pelea cobró vida propia.

Fue en esencia una guerra de poder entre la democracia estadounidense y el nazismo. El ring de boxeo era el escenario en el que se desarrollaba el siniestro preámbulo.

La guerra no parecía ser tan inevitable en junio de 1936, cuando Schmeling noqueó a Louis, quien estaba invicto. No había título en la línea. Schmeling era un excampeón que intentaba mantenerse relevante. Louis era el futuro.

A medida que los tambores de la Segunda Guerra Mundial se hicieron más fuertes, la pelea se convirtió en una obsesión internacional. Louis sabía lo que estaba en juego y, contra el consejo del entrenador Jack Blackburn, decidió que iría en ataque desde el principio.

Con una multitud de 70,043 en el Yankee Stadium animándolo, el " Brown Bomber" atacó con feroz precisión tan pronto como sonó la campana de apertura. Schmeling no duró un round y terminó en el hospital.

"Alguien estaba contando los golpes y dijo que debí golpear a Schmeling con casi cincuenta golpes en los dos minutos y cuatro segundos", escribió Louis en su autobiografía, "Mi vida". "Ahora sé que este fue el momento cúspide de mi carrera. Estados Unidos estaba orgulloso de mí, mi gente estaba orgullosa de mí y, desde la pelea, las relaciones raciales se apaciguaban, ¿quién demonios podría pedir más?"

Por una noche, todo estaba bien con el mundo, y el mundo era la joya de Louis.


Locura en el Strip de Las Vegas

Cuando ves a Mike Tyson en estos días, está sonriendo, relajado y aparentemente en paz con el mundo. Es tan tranquilo que es difícil creer que una vez mordió un pedazo de la oreja de Evander Holyfield y lo escupió.

Era el 28 de junio de 1997, y Iron Mike probablemente estaba en su punto más bajo al entrar en la revancha de Holyfield. Evander lo había desarmado la primera vez, lo derribó en el décimo asalto y lo terminó en el undécimo. Tyson tenía que saber que estaba en el fondo de nuevo, pero nunca imaginó que las cosas irían de la manera en que lo hicieron.

Cuando Tyson mordió a Holyfield dos veces (una en cada oreja) en el tercer round y fue descalificado, fue solo el comienzo de la locura. La posterior crisis de Tyson y la agitada salida de la arena, salpicada de basura arrojada por los fanáticos, fue una locura.

Todo se volvió más loco cuando alguien en el casino se cayó e hizo un ruido que la gente pensó que era un disparo. Hubo pánico y algunas personas fueron pisoteadas tratando de salir. Después de que las ambulancias se fueron, la seguridad echó a todos del MGM Grand y lo cerró durante un par de horas.

El Strip, repentinamente inundado de gente, se convirtió en una gran fiesta, con todos hablando de la mordida. Si ha habido una revancha más loca, no me he enterado. Con los años, la indignación se ha disipado. Evander y Mike ahora son amigos y el incidente es motivo de humor. Solo en el boxeo.


Lo suficientemente cerca para comparar

No es una combinación perfecta, pero la pelea que más se parece a Fury-Wilder II es la segunda pelea de Billy Conn contra Joe Louis.

Al igual que Fury, Conn fue un excelente boxeador, y como Louis, Wilder es un golpeador letal. En su pelea por el campeonato de junio de 1941 en el Polo Grounds, Conn, como Fury en la primera pelea de Wilder, boxeó brillantemente.

Conn iba tan bien que se volvió codicioso y pensó que podría noquear al campeón. En cambio, Louis aplastó al "Pittsburgh Kid" con un bombardeo de cinco golpes que comenzó cuando una derecha corta hizo que Conn doblara rodilla.

A diferencia de Fury cuando Wilder lo dejó caer con fuerza en el round 12, Conn no se levantó.

La Segunda Guerra Mundial retrasó la revancha hasta junio de 1946, y para entonces ninguno de ellos era el boxeador que había sido antes de la guerra. Aunque Louis era cuatro años mayor, Conn había perdido más destrezas. La segunda pelea nunca estuvo en duda. Louis sacó a Conn de su miseria en el octavo asalto.

Fury habló mucho sobre ir por el nocaut porque cree que no hay forma de que pueda ganar una decisión en los Estados Unidos. Tiene derecho a sentirse así. A los ojos de muchos, el empate en su primera pelea fue más que generoso para el estadounidense.

Si Conn no se hubiera vuelto tan juguetón en la primera pelea de Louis, podría haberse convertido en el campeón mundial de peso pesado.

¿Eso significa que Fury debería olvidarse de ir por el KO y boxear como lo hizo la primera vez?

No necesariamente. Fury es inteligente, astuto y capaz de hacer lo inesperado. Es por eso que es difícil descartar sus posibilidades. Wilder, por supuesto, nunca puede ser descartado mientras todavía esté de pie. Pierdes la concentración por un segundo o cometes un error y se acabó.

La mejor lección que se puede extraer de las revanchas anteriores es olvidar sus nociones preconcebidas. El observador común pensó que Dempsey aplastaría a Tunney, Schmeling no estaba preparado para la explosión temprana de Louis y Holyfield nunca soñó que perdería un pedazo de su oreja.

Ahora es el momento del segundo acto entre Wilder y Fury.

Y entonces, ¿trilogía?