<
>

Alecciona Manny Pacquiao a Keith Thurman

play
Con 40 años, Manny Pacquiao aún tiene el empuje y la destreza en el boxeo (1:33)

Para Carlos Nava y Salvador Rodríguez, 'Pac-Man' sigue dando de qué hablar en el ring gracias a su talento y disciplina. (1:33)

LAS VEGAS -- Manny Pacquiao advirtió que iba a demostrar este sábado que a sus 40 años y 272 días de edad aún era un boxeador élite. Y así sucedió.

Pacquiao derrotó a Keith Thurman por una decisión dividida, que ante los ojos de la gran mayoría de los 14,356 aficionados que pagaron boleto para ingresar al MGM Grand Garden Arena, debió ser unánime.

Pacquiao (62-7-2) fue superior desde la campana inicial y aunque Thurman (29-1) se recuperó de una caída en el primer round, fue claro que ganó la gran mayoría de los asaltos.

"Me preparé bien para hacer un buen trabajo frente a todos estos aficionados", dijo Pacquiao al bajar del cuadrilátero en entrevista exclusiva con ESPN. "Fue una pelea divertida. Mi oponente es un buen peleador y boxeador. Estuvo fuerte".

Pacquiao de inmediato puso sus reglas; mostró la clase y experiencia que dan sus enfrentamientos contra 25 campeones mundiales, incluido Thurman, a quien conectó en el primer round con un gancho al hígado seguido de una recta a la mandíbula que mandó al suelo a Thurman.

"Es un gran peleador, es una leyenda", reconoció Thurman, de 30 años. "Me sorprendió tanta velocidad y combinaciones. Entré lento y fuera de ritmo. Pero me ganó bien. Estuvo muy agresivo desde el principio".

Parecía que el combate iba a durar poco. En el primer tercio del combate, Pacquiao era el dueño y señor del cuadrilátero, además de una tribuna que se le entregó desde el principio como pocas veces se ha visto.

"En realidad amo a los fans", mencionó Pacquiao. "Agradezco mucho que hayan venido a presenciar esta pelea. Estoy seguro de que estuvieron felices esta noche porque vieron una buena pelea".

El campeón mundial Welter de la AMB dijo que ejecutó su plan de pelea conforme habían anticipado y que también el rival había puesto su parte en todos aspectos, para ir creciendo, sobre todo en el segundo tercio del pleito.

"A pesar de que Thurman perdió, hizo su mejor esfuerzo", señaló Pacquiao. "No es un oponente fácil. Es un buen boxeador, inteligente, agresivo y fuerte. Nunca se rindió. Simplemente estuve bendecido esta noche".

Pacquiao aseguró que nunca temió por su victoria, ya que su preparación, bajo el mando de Freddie Roach, fue perfecta en todos sentidos.

"Manny es increíble", dijo Roach. "El tiempo no ha pasado por él. Sigue tan rápido y fuerte como siempre. Trabajamos para ganar y nos vamos con el triunfo".

Roach y Pacquiao consideraron que aún queda boxeo y, sobre todo, motivación para seguir peleando.
Pacquiao dijo que será hasta el próximo año cuando regrese al cuadrilátero, aún con un rival por definir.

"Hay muy buenos boxeadores para enfrentar", comentó. "Por lo pronto voy a descansar. Espero estar en la pelea de (Errol) Spence y (Shawn) Porter. Veremos qué pasa".

Roach reconoció que siguen con ganas de enfrentar una revancha contra Floyd Mayweather Jr., quien estuvo muy cerca del cuadrilátero viendo el triunfo de Pacquiao.

"Esperemos que Mayweather quiera una pelea más", dijo Roach. "Si no, ya veremos que sigue para Manny. Es un hecho que aún tiene mucho que dar al boxeo".