<
>

Acuerdo para que Blue Jays jueguen en Canadá es inminente

play
Olney: Grandes preocupaciones entre jugadores sobre el protocolo de seguridad de MLB (0:50)

Buster Olney analiza las preocupaciones de los jugadores de MLB sobre los protocolos de salud y seguridad por el coronavirus que la liga intenta implementar para la temporada 2020. (0:50)

TORONTO -- El béisbol de Grandes Ligas tiene casi asegurada la aprobación para realizar juegos en Toronto, en medio de la pandemia de coronavirus, informó el lunes el primer ministro de la provincia de Ontario.

El primer ministro, Doug Ford, señaló que las autoridades municipales, provinciales y federales “medio que dieron su aprobación”, pero que los Toronto Blue Jays están a la espera de recibir una carta de apoyo del gobierno federal.

También indicó que el doctor David Williams, principal funcionario de sanidad en Ontario, ha solicitado algunas modificaciones al protocolo presentado por MLB para jugar, el cual las autoridades de salud están examinando.

Ford dijo que mantuvo conversaciones con el presidente de los Blue Jays, Mark Shapiro, durante todo el fin de semana.

Añadió que los Blue Jays llegarán a la ciudad el 1 de julio para iniciar sus entrenamientos.

MLB precisa de una exención, ya que todo individuo que ingrese a Canadá por razones no esenciales debe estar en cuarentena durante 14 días y la frontera entre Estados Unidos y Canadá continúa cerrada para viajes no cruciales al menos hasta el 21 de julio.

Un funcionario de alto rango del gobierno federal dijo la semana pasada que si MLB presenta al gobierno un plan aceptable para reiniciar, podrían proporcionarles una carta de excepción similar a la que obtuvo la NHL, liga de hockey sobre hielo. El funcionario habló a condición de anonimato debido a que no tienen autorización a hablar en público sobre el asunto.

MLB anunció la semana pasada que realizará una temporada regular de 60 partidos iniciando el 23 o 24 de julio en los estadios sin fanáticos.

Se planteó la posibilidad que los Blue Jays jueguen en sus instalaciones de pretemporada en Dunedin, Florida, pero varios jugadores y empleados del equipo dieron positivo por el coronavirus y el complejo fue cerrado.