<
>

Un Día Como Hoy en el Béisbol: George Brett podía batear, con un bate o con un putter

play
Kurkjian comparte una historia increíble de George Brett en el golf (1:15)

En el 67º cumpleaños de George Brett, Tim Kurkjian nos cuenta una fantástica historia sobre la leyenda de los Royals en un campo de golf. (1:15)

Ustedes aman el béisbol. Tim Kurkjian también ama el béisbol. Así que mientras esperamos ansiosamente por el regreso del deporte, cada día les daremos una historia o dos, atada a lo ocurrido en esta fecha en la historia del béisbol.

UN DÍA COMO HOY EN 1953, nació George Brett.

En la última semana de su última temporada en 1993, le preguntaron a George Brett cómo le gustaría que fuera su último turno al bate en las ligas mayores. Pensábamos que diría algo así como una línea viciosa hacia el jardín izquierdo, un doble que suena al centro derecho o un gran jonrón en la línea del campo derecho. Él dijo: "Quiero conectar un rodado realmente duro hacia el intermedista, y correr tan fuerte como pueda a la primera base para mostrarles a los jóvenes del equipo que así es como se supone que se juega el juego".

Nadie jugó el juego más duro, y pocos lo han jugado mejor que George Brett. Él es, por mucho, el mejor jugador de los Royals de todos los tiempos. Él es, en mi opinión, uno de los tres mejores antesalistas de la historia. Bateó de por vida de .305, ganó un título de bateo en tres décadas diferentes y, en 1976, estableció un récord en las Grandes Ligas al obtener al menos tres hits en seis juegos consecutivos. Brett conectó muchos sencillos en línea a la banda contraria en ese entonces, pero a medida que maduraba y los Reales necesitaban más producción. Entonces comenzó a halar más la pelota, y con ella, llegó mucho más poder.

Brett tuvo actuaciones épicas en la postemporada, pero ninguna más grande que la que tuvo ante los Azulejos en la Serie de Campeonato de la Liga Americana de 1985. Los Reales estaban abajo, 0-2, en la serie. Tenían que ganar el Juego 3 en casa. Brett se aseguró de eso: se fue 4 de 4 con dos dobles y dos jonrones, lo que llevó a los Reales a una victoria 6-5. Hubo otros momentos inolvidables, incluido el Juego de Resina de Pino de 1983, que es una historia para otro día.

La historia de George Brett es una de un gran bateador. Aquí está lo bueno que era. Él confirmó esta historia, al igual que otras: en una temporada, se lesionó el tobillo y tuvo que ir a la lista de lesionados. Pero asistió al torneo de golf de los Reales en medio de la temporada, con muletas, y saludó a todos los grupos cuando llegaron al green número 18. Un jugador decidió divertirse un poco con los Royals que estaban conectando golpes con el putter en el hoyo 18. Un chico conectó una pelota hacia el grupo desde 150 yardas de distancia. Brett vio venir la pelota. Dejó caer las muletas, agarró un putter y, en el aire, usando la hoja del palo, golpeó la pelota a 150 yardas de distancia. Lo desafié para que me dijera la verdad de eso.

"Bueno'', me dijo, "eso fue en 1980''.

Ese fue el año en el que bateó .390.

Ese fue el año en que cada vez que abanicaba a algo, lo conectaba con fuerza.

Otras notas de béisbol del 15 de mayo

  • En 1941, Joe DiMaggio comenzó su racha de bateo de 56 juegos al irse de 4-1. Se poncharía cinco vecves durante la racha de bateo, pero cero veces en los últimos 32 juegos.

  • En 1975, nació el lanzador Steve Woodard. Se le conoce por jugar baloncesto callejero y alternar tiros a la zurda y la derecha.

  • En 1948, nació el jardinero Bill North. Al lanzador Bill Lee, el famoso Spaceman, una vez le preguntaron si alguna vez había conocido a Oliver North. "No", dijo Lee, "pero conocí a Bill North".

  • En 1984, el lanzador dominicano de los Cardenales, Joaquín Andújar, conectó un grand slam. Lanzó 2,153 entradas en las Mayores y nunca permitió un grand slam. Pero él conectó uno.