<
>

Ocho temporadas memorables que solo podían ocurrir en la década del '80

play
Tal día como hoy, Rickey Henderson establece marca de robos (0:22)

El 27 de agosto de 1982, el veloz jardinero de Oakland Athletics impuso un nuevo récord de estafadas al conseguir la 119 de la temporada, superando a Lou Brock. (0:22)

Una de mis películas favoritas es "Midnight in Paris". Owen Wilson interpreta a Gil, un escritor que transporta en el tiempo todas las noches a lo que él considera la época dorada: la década de 1920 en París, donde se encuentra con la generación perdida y se junta con Hemingway, Fitzgerald y Picasso, entre otros. Conoce a una mujer llamada Adriana, y una tarde terminan en Belle Époque Paris, la época dorada favorita de Adriana. Conocen a los pintores Edgar Degas, Paul Gauguin y Henri de Toulouse-Lautrec, quien sugiere que el Renacimiento fue la mejor era.

Es una película sobre nuestro amor por la nostalgia, algo con lo que casi cualquier fanático de las Grandes Ligas puede relacionarse, y nuestro anhelo por momentos distintos al nuestro. Gil le ruega a Adriana que regrese con él a la década de 1920 en París. "Adriana, si te quedas aquí, sin embargo, y este se convierte en tu regalo, entonces muy pronto comenzarás a imaginar que otro momento fue realmente tu ... ya sabes, fue realmente el momento dorado", dice Gil. "Sí, ese es el presente. Es un poco insatisfactorio porque la vida es un poco insatisfactoria".

Así que pido disculpas de antemano si esta pieza parece un poco nostálgica para la década de 1980. Esa fue mi era de oro. ¿Era el béisbol realmente mejor en los años 80? No. Quiero decir, el Astroturf (césped artificial) apestaba, aunque sí ayudó a impulsar un estilo de juego que agregó emoción al juego. Los estadios de béisbol de hoy son muy superiores, con mejores vistas, asientos más cómodos y una gran variedad de opciones de alimentos y bebidas más sabrosas. Ahora tenemos acceso a cada juego y cada punto culminante, en tiempo real, en nuestros teléfonos. Y sí, los atletas de hoy son más fuertes, están mejor condicionados, lanzan más duro y conocen todos los datos que pueden ayudarlos a mejorar.

Por otro lado, hay cosas que los jugadores hicieron en la década de 1980 que nadie hace hoy. Era un juego con una gran diversidad de juegos: velocidad y poder, lanzadores de poder y artistas finos, magos de contacto y toleteros que solo buscaban las cercas. Seleccioné ocho temporadas que ayudan a definir la década, no las ocho mejores, sino ocho campañas notables que no podrían existir en 2020. Ocho temporadas que hacen de la década de 1980 una era dorada.

Rickey Henderson, Athletics 1982 (130 bases robadas)

Haga una pausa por un momento, algo que Henderson rara vez hizo en 1982. Piense en lo que se necesita para robar 130 bases en una temporada, para golpear a su cuerpo con todos los intentos, todos las veces que intentaron sorprenderlo en las bases, todos las zambullidas de cabeza en la segunda base y tercera base. "Su deseo de correr es constante", dijo su compañero de equipo Davey Lopes esa temporada. "El país simplemente no se da cuenta de qué logro es esto. Es comparable a la racha de imparables de Joe DiMaggio. Y lo está haciendo con un deslizamiento que tiene más desventajas que ventajas. Puede lastimarse el pecho, los hombros y las manos. La pelota puede golpearle en la cabeza. Un jugador de cuadro puede pisarle las manos con los clavos de sus zapatillas".

Henderson tenía 23 años en 1982. Había robado 100 bases en 1980 y 58 en la temporada acortada por la huelga de 1981. El récord de 118 de Lou Brock tenía solo ocho años en ese momento. Bajo el mánager Billy Martin, la búsqueda de Henderson de Brock fue implacable. Según Baseball-Reference.com, Henderson tuvo 225 oportunidades de bases robadas cuando estaba en primera o segunda base sin un corredor directamente delante de él. Tuvo 172 intentos de bases robadas, lo que significa que también fue atrapado robando 42 veces (también un récord). Incluso si eliminamos las 16 veces que fue sorprendido fuera de base, eso significa que intentó robar alrededor del 70% de sus posibles oportunidades. Intentó 47 robos solo a la tercera base. La audacia de la juventud.

En un juego de agosto, los Medias Rojas hicieron tres lanzamientos malos en una aparición en el plato con Henderson en primera base, a pesar de que los Atléticos lideraban 11-5. Eso molestó a Martin. Henderson no tenía luz verde, y Martin no estaba dispuesto a enviarlo al robo con una ventaja de seis carreras. Después de los tres lanzamientos, sin embargo, Henderson se fue al robo en conteo de 3-0. Los Medias Rojas criticaron a Henderson por romper la etiqueta del béisbol. Martin culpó a los Medias Rojas por provocar la situación.

Henderson no fue el único jugador salvaje en la década de 1980, con intentos de bases robadas que alcanzaron su punto máximo en la MLB en 1987, con un promedio de 1.21 por juego (por equipo). Esa cifra en 2019 fue de 0.64 por juego, apenas la mitad del total de 1987 y la más baja desde 1964. Mallex Smith lideró a las mayores en robos con 46. Los tres mejores jugadores combinados están a un paso del total de Henderson. ¿Por qué correr y arriesgarse cuando el próximo bateador puede pegar un jonrón?

Sin embargo, hace que el juego sea menos interesante, y nadie creó esa sensación de anticipación como Henderson. Cada intento de robo fue su propio pequeño drama. "Ya sabes, todos los días durante las últimas dos semanas, cuando vi a Rickey despegar, sentí escalofríos", dijo su compañero de equipo Dwayne Murphy cuando Henderson se acercó al récord de Brock. "Ha sido tan emocionante".

Dwight Gooden, Mets 1984 (19 años, 218 entradas lanzadas, 276 ponches, ERA de 2.60)

No, no creo que veamos a un adolescente lanzar 218 entradas en las mayores en el futuro cercano. El único chico de 19 años en las mayores en 2019 fue el relevista de los Blue Jays Elvis Luciano, un seleccionado en Regla 5 que tiró 33⅔ entradas. La mayor cantidad de entradas para un chico de 19 años fue 132⅓ de las fincas de los Yankees Roansy Contreras, en el equipo Clase A baja. Luis Patiño fue el mejor lanzador prospecto de 19 años en el 2019, y los Padres lo limitaron a 94⅔ entradas.

Si bien 1985 fue una icónica y legendaria temporada de Cy Young para Gooden, su temporada de novato fue más impresionante. ¿Cómo podría un adolescente ser tan bueno? Sus 11.4 ponches por cada nueve entradas establecieron un récord para los lanzadores abridores (ahora ocupa el puesto 30), pero en ese momento fue mejor que Ryan o Koufax o Feller o cualquier otra persona. Nadie había llegado a 11.0 por cada nueve episodios. En septiembre, lanzó juegos consecutivos con 16 ponches (y logró una blanqueada donde permitió un hit en la apertura antes de esos dos). Sigue siendo el único lanzador con al menos 16 ponches en aperturas consecutivas.

Por supuesto, era más difícil seguir dicho viaje en aquel entonces. A menos que vivieras en Nueva York, tenías que esperar hasta el periódico del día siguiente para verificar los informes y los pizarrones de los partidos. Había que esperar a ver si el juego que querías ver era transmitido en el Juego de la Semana a nivel nacional por TV. Si tenías suerte, eras uno de los primeros suscriptores al cable y viste una red incipiente llamada ESPN. Mi familia recibió el cable tarde esa temporada, y yo grababa SportsCenter solo para ver los mejores momentos de Gooden.

En 1985, Gooden tiró 276⅔ entradas. Nadie ha superado eso desde 1987. Desde entonces, solo un jugador de 20 años ha lanzado hasta 200 entradas en una temporada. Gooden nunca volvió a ser tan bueno como esas dos primeras temporadas, por razones complicadas, pero quizás en parte debido a todo ese trabajo a una edad temprana. ¿Son los equipos demasiado cautelosos con los lanzadores jóvenes ahora? Probablemente. ¿Es lo correcto? Probablemente. Pero, ¿qué se suponía que debían hacer los Mets? Gooden era demasiado bueno para contenerse.

Ryne Sandberg, Cubs 1984 (.314, 36 dobles, 19 triples, 19 jornones, 32 bases robadas)

¿Quieres hablar de una temporada en la que un jugador hizo un poco de todo? Sandberg bateó dobles, conectó triples, conectó cuadrangulares, robó bases, ganó un Guante de Oro, jugó 156 juegos, y los Cachorros llegaron a la postemporada por primera vez desde 1945. Lideró la liga en carreras y triples. y logró 200 imparables para llevarse los honores de MVP.

Lo que amo es la parte del "todo" de la temporada de Sandberg. Obviamente, los triples son escasos hoy en día por un par de razones: más jonrones y parques más pequeños. Pero también necesitas velocidad, y debes salir a toda prisa de la caja del bateador. El liderato de las Grandes Ligas para triples en 2019 fue solo 10 (y tres de los cuatro jugadores que golpearon 10 fueron de los Reales). El último jugador en llegar a 15 fue Eddie Rosario en 2015. El último jugador que bateó al menos 30 dobles, 15 triples, 15 jonrones y robó 30 bases fue José Reyes en 2008. Juan Samuel llenó todos esos cubos en 1984 también.

Aquí hay otra forma de ver la habilidad general de Sandberg. Su total más alto de por vida en robos fue de 54 en 1985. Lideró la Liga Nacional con 40 jonrones en 1990. Los únicos otros jugadores con una temporada de 50 robos y 40 jonrones son Barry Bonds y Brady Anderson. Ciertamente, hoy hay jugadores con un juego completo similar: hablaremos de Ronald Acuña Jr en breve. Christian Yelich bateó 44 jonrones y robó 30 bases el año pasado. Trevor Story tiene poder, velocidad y una gran defensa. Francisco Lindor, Mookie Betts y Cody Bellinger son bateadores de poder y ganadores de Guante de Oro, pueden correr y lo hacen. En una era diferente, podrían haber robado más bases o haber conectado más triples. Todos son jugadores atractivos, las mejores versiones del juego de hoy. Sandberg fue ese jugador en la década de 1980.

Tom Herr, Cardinals 1985 (8 HR, 110 RBIs)

Veintidós jugadores remolcaron 100 carreras en 2019. Veintiuno de ellos conectaron al menos 30 jonrones, siendo los 26 de DJ LeMahieu la menor cantidad. ¿La mayor cantidad de carreras impulsadas para un jugador en 2019 que bateó menos de 10 jonrones? Nick Markakis y Adalberto Mondesí, cada uno de los cuales impulsó 62 carreras y logró nueve jonrones. Nadie más remolcó ni siquiera 50. Más que nunca, las carreras ahora se hacen a través del jonrón. Una temporada como la de Tommy Herr en 1985 no podría existir en el juego impulsado por el poder de hoy.

¿Cómo lo hizo? Herr bateó tercero en 151 juegos esa temporada en una alineación con Vince Coleman como primer bate (titular en 149 juegos) y el ganador del MVP Willie McGee como el bateador No. 2 principal (120 juegos). Ambos tipos podían volar, y si bien Coleman tenía un porcentaje mediocre de embasamiento de .320, se robó 110 bases, por lo que a menudo estaba en posición de anotar. McGee bateó .353/.384/.503 con 56 robos, por lo que él a menudo también estaba en posición de anotar. Se combinaron para solo 11 jonrones, por lo que no estaban anotando mucho, dejando más oportunidades de impulsadas para Herr. Bateó .302 en general y brilló con corredores en la base: .356 con corredores y .333 con corredores en posición de anotar. El trabajo de Herr no era conectar jonrones; era lograr sencillos y dobles y traer al plato a los corredores.

Los Cardenales de los años 80 bajo Whitey Herzog jugaron un estilo único de béisbol ofensivo, pero funcionó. En 1985, terminaron en el puesto 11 entre 12 equipos en la Liga Nacional con solo 87 jonrones, pero comoquiera lideraron la liga en carreras anotadas, ya que lideraron en promedio de bateo (.267), OBP (.335) y bases robadas (314). Cinco jugadores se robaron al menos 30 bases, incluido Herr con 31.

El tipo de temporada de Herr solía ser habitual hace 80 y 90 años, cuando la parte superior de las alineaciones presentaba jugadores con altos promedios de bateo, generalmente frente a un gran toletero o dos. Desde 1920, ha habido 69 temporadas de más de 100 carreras impulsadas y menos de 10 jonrones, pero 59 de ellas llegaron en los años 20 y 30. Sin embargo, desde 1950, solo ha habido tres: George Kell en 1950 (8 HR, 101 RBI), Herr y Paul Molitor en 1996 (9 HR, 113 RBI).

¿Podría un equipo como los Cardinals de 1985 existir y ganar hoy? Los Royals de 2014-15 se ajustan a ese molde. Ocuparon el último lugar en la Liga Americana con 95 jonrones en 2014 y primero en robos con 153, pero ese tampoco fue un gran equipo ofensivo, al menos hasta la postemporada, ocupando el noveno puesto en la liga en carreras anotadas. Los Reales de 2015 batearon 139 jonrones y robaron 104 bases, no muy similares a los Cardenales de 1985, y ocuparon el sexto lugar en la Liga Americana en carreras. Los jonrones y los ponches solo han aumentado desde entonces, por lo que incluso la idea de construir un equipo alrededor de bateadores de velocidad y sencillos en lugar de jonrones es una propuesta aún más impredecible.

La otra pregunta aquí llega al corazón de la nostalgia: ¿Prefieres a Picasso o Degas? ¿Prefieres jonrones o bases robadas? Quizás la respuesta sea "ambos".

Mark Eichhorn, Blue Jays 1986 (14-6, 10 salvados, 157 IP, 1.72 ERA)

Esta temporada es extraordinariamente maravillosa en muchos niveles, comenzando con esas entradas lanzadas, todas en relevo. Aquí hay una forma de ver la temporada de novato de Eichhorn. Trabajando hacia atrás desde 2019, aquí están los "registros" para la mayoría de las entradas en relevo en una temporada (sin contar las entradas "a granel" de Ryan Yarbrough con los Rays en 2018):

Sam Gaviglio, 2019: 95⅔
Anthony Swarzak, 2013: 96
Scott Proctor, 2006: 102⅓
Scot Shields, 2004: 105⅓
Steve Sparks, 2003: 107
Scott Sullivan, 1999: 113⅔
Duane Ward, 1990: 127⅔
Mark Eichhorn, 1987: 127⅔
Mark Eichhorn, 1986: 157

Un relevista en la era actual supera las 90 entradas, cuando menos por encima de 80. Eichhorn lanzó ¡157! Tiró al menos tres entradas en 26 de sus 69 apariciones, incluyendo un máximo de seis. Porque a menudo entraba con el marcador empatado o los Jays debajo por una carrera o dos, él ganó 14 juegos. De acuerdo al WAR de Baseball-Reference, es una de las mejores temporadas para un relevista de la historia:

Goose Gossage, 1975: 8.2
John Hiller, 1973: 7.9
Mark Eichhorn, 1986: 7.3
Bruce Sutter, 1977: 6.5
Ted Abernathy, 1967: 6.2

Eichhorn había alcanzado brevemente las mayores en 1982 como un lanzador convencional por encima del brazo, pero después de sufrir problemas en el hombro y una disminución en la velocidad, hizo la transición al estilo submarino en 1985, a lo Dan Quisenberry. Fue un último recurso. "Acababa de perder mis armas. Un año más y podría haber estado fuera del béisbol", Eichhorn dijo en 1986. El nuevo estilo ayudó a su hombro. Él comenzó a hacer ejercicio con tres libras de peso en Triple-A en 1985 y se sintió lo suficientemente fuerte más tarde durante esa temporada para subir el ángulo de su brazo y lucir más como un pitcher lateral, similar al actual Joe Smith, casi saltando lateralmente tras completar su mecánica de pitcheo.

Eichhorn había sido agente libre de ligas menores después de 1985, pero volvió a firmar con los Blue Jays. Nadie más estaba interesado, y una nota burlesca en Sports Illustrated decía que Blue Jays lo invitó a los entrenamientos de primavera de las Grandes Ligas solo porque necesitaban alguien para lanzar en la práctica de bateo. Una clave fue desarrollar un cambio esa primavera, eso lo hizo efectivo contra los zurdos. Alguien escribió que él tiró el "lanzamiento imbateable más lento en la liga". Los bateadores promediaron solo .192 contra él, con los derechos haciéndolo para un indefenso .135.

En 2020, todavía existen submarinistas: Tyler Rogers, de los Giants, y Adam Cimber, de los Indians, son los ejemplos más extremos. Algunos otros como Smith y Steve Cishek también lanzan desde un ángulo bajo, por lo que este tipo de lanzador no ha muerto. ¿Pero la idea de que el relevista lance tantas entradas y sea tan valioso como los mejores titulares de la liga? Eso no esta pasando.

Eric Davis, 1986-87 Reds (162 juegos, .308, 47 HR, 98 bases robadas)

Quizás ningún otro jugador de los años 80 inspire ese dulce néctar de nostalgia como Davis. Parte de esto se sustenta en el escenario del qué hubiera sucedido si... ¿Qué pasaría si Davis hubiera podido mantenerse saludable? Parte de esto es un "¿Lo viste jugar?" Justo el otro día, alguien en Twitter publicó un video de Davis bateando un jonrón de Dave Stewart en la Serie Mundial de 1990, con las manos colgando en la zona de strike y sobre el plato, el bate ondeando como si estuviera a punto de sacar un conejo de un sombrero mágico. "Al crecer viendo a los Reds, él era la definición de genial", respondió un lector. "Nadie tiene la velocidad de Eric El Rojo", dijo otro.

"Estás enamorado de una fantasía", le dice la novia de Gil, Inez, en un momento de la película. Excepto con Davis, durante un año calendario esa fantasía fue absoluta, descaradamente cierta. Desde el 11 de junio de 1986 hasta el 4 de julio de 1987, Davis jugó 162 juegos, comenzando 152 de ellos. Bateó .308 / .406 / .622 con 47 jonrones, 98 bases robadas, 149 anotadas y 123 carreras impulsadas.

En julio de 1986, Davis bateó .381 / .465 / .702 con seis jonrones y 25 bases robadas en 26 intentos en 24 juegos. "Las estadísticas parecen imaginarias", escribió Joe Posnanski hace dos años en MLB.com. "Piensa en Eric Davis como el mejor héroe popular de todos". Sports Illustrated puso a Davis en su portada en mayo de 1987 y lo comparó con Willie Mays, Hank Aaron y Roberto Clemente.

"Eric", dijo su compañero de equipo de los Reds, Dave Parker en la historia de Ralph Wiley, "está bendecido con una velocidad de clase mundial, una gran capacidad de salto, el cuerpo para jugar hasta los 42 años, una velocidad y potencia de bate tremendas, y un brazo de lanzar que no creerías". "Hay un aura en todo lo que hace".

Davis trató de bajar de tono las comparaciones. "Estoy siendo comparado con lo imposible", comentó Davis. "¿Qué hay de las personas que enfrento todos los días? ¿Tim Raines es el mejor? [Don] Mattingly es el mejor? ¿Por qué no compararme con mis compañeros?"

No pudieron. Por ese breve momento cuando Davis fue el mejor en el juego, no pudieron.

Jose Canseco, 1988 Athletics (.307, 42 jonrones, 40 bases robadas)

Quizás no debería incluir a este. Después de todo, Ronald Acuña Jr. casi fue 40/40 en 2019, terminando con 41 jonrones y 37 robos. Él podría hacerlo, si la pelota se mantiene viva y él sigue corriendo, aunque tendrá que decidir si vale la pena exponer su cuerpo al castigo de robar bases. Mike Trout robó 49 bases como novato y luego 33 como jugador de segundo año y bajó a 11 robos la temporada pasada.

Antes de Canseco, Bobby Bonds había sido el rey de la temporada 30/30 y lo había logrado cinco veces. Dale Murphy en 1983 se convirtió en el primer jugador que no fuera Bonds en hacerlo desde 1970, y cuatro jugadores lo hicieron en la temporada de la bola súper viva (rabbit-ball) de 1987, incluido Davis, quien terminó con 37 jonrones y 50 bases robadas. En los entrenamientos de primavera del '88 Canseco anunció su objetivo alto y claro: se convertiría en el primer jugador 40/40 del béisbol.

Se jactó de su velocidad. "La gente me ve correr, y dicen que me veo perezoso, desadaptado", dijo Canseco esa temporada. "Luego me cronometraron, y no lo pueden creer. He hecho un 3.8 desde el plato hasta primera, y eso es desde el lado derecho de la caja de bateo. He corrido contra casi todos en esta organización, y nadie me ha vencido todavía. Mi zancada es engañosa".

La persecución comenzó después de un comienzo rápido. El Miami Herald, el periódico de su ciudad natal, publicó una actualización 40/40 en curso sobre Canseco. Fue la historia más importante en el béisbol ese año, al menos hasta que los Dodgers vencieron a sus Athletics en la Serie Mundial. Él lideró la liga en jonrones y carreras impulsadas y fue el ganador unánime del MVP. Canseco había hecho que el combo de velocidad y potencia fuera una cosa. El número de temporadas 30/30 alcanzó su punto máximo en la década de 1990, y Barry Bonds, Alex Rodríguez y Alfonso Soriano finalmente se unieron a Canseco en el club 40/40, pero la disminución en las bases robadas ha llevado a una disminución en las temporadas 30/30:

1920s: 1
1950s: 2
1960s: 2
1970s: 5
1980s: 7
1990s: 20
2000s: 17
2010s: 10

Por supuesto, la temporada de Canseco fue el catalizador de otro tema de béisbol que se calentaría en la década de 1990: los esteroides. A fines de septiembre, el columnista del Washington Post, Thomas Boswell, participó en "Nightwatch" de CBS con Charlie Rose y declaró a Canseco el "ejemplo más conspicuo de un jugador que se ha hecho grande con los esteroides" (aunque Boswell nunca hizo la denuncia en el periódico). Boswell agregó que otros jugadores de la Liga Americana llamaron a los esteroides "el batido de José Canseco". Canseco negó las acusaciones.

Orel Hershiser, 1988 Dodgers (23-8, 2.26 ERA, 15 Juegos Completos, 8 blanqueadas)

Están las 59 entradas consecutivas sin permitir anotaciones, por supuesto. Ese sigue siendo el récord.

Están los 15 juegos completos, que han sido igualados por solo dos lanzadores desde entonces: Jack McDowell en 1991 y Curt Schilling en 1998, y son 12 más que los lanzados por cualquiera en 2019.

Hay ocho blanqueadas y ... bueno, incluso solo cinco equipos tuvieron más de una blanqueada en 2019. (Los Indians lideraron con cinco).

Hay 267 entradas, cifra a la que nadie se acercó en 2019, aunque vale la pena señalar que Hershiser lanzó 3,535 pitcheos en la temporada regular de ese año, menos que Trevor Bauer (3,687) o Lance Lynn (3,553) en 2019.

Todo eso es notable, un resultado de la época en combinación con la grandeza de Hershiser. Se necesitan más lanzamientos para acumular ponches, por lo que los pitchers ahora pueden tirar tantos lanzamientos o casi tantos durante una temporada mientras trabajan muchas menos entradas en general.

Pero he aquí por qué Hershiser está incluido aquí, su desempeño en postemporada. Mira esto:

Oct. 4, SCLN Juego 1: 8⅓ IP (sin decisión)
8 de octubre, SCLN Juego 3: 7 IP (sin decisión)
9 de octubre, SCLN Juego 4: ⅓ IP (salvado)
12 de octubre, SCLN Juego 7: 9 IP (blanqueada)
16 de octubre, Serie Mundial Juego 2: 9 IP (blanqueada)
20 de octubre 20, Serie Mundial Juego 5: 9 IP (victoria)

Si estás contando los días de descanso, son 3, 0, 2 (o 3 desde su última apertura), 3 y 3. Eso es cuatro inicios con tres días de descanso, incluyendo dos blanqueadas.

Lo sé, estás pensando en Madison Bumgarner de 2014, y eso también fue una actuación histórica. Sin embargo, hasta su aparición final como relevo en el Juego 7, Bumgarner hizo todas sus aperturas con cuatro días de descanso. Dicho de esta manera: Hershiser lanzó 42⅔ entradas en 17 días; Bumgarner lanzó 52⅔ entradas en 29 días. En 2019, sin embargo, solo dos lanzadores abrieron un solo juego de postemporada con tres días de descanso (sin contar las apariciones de relevo): Justin Verlander y Dallas Keuchel.

Al final de "Midnight in París", Gil se da cuenta de que necesita abrazar el presente en lugar de romantizar sobre el pasado. Rompe con Inez y sale a caminar por el Sena a altas horas de la noche. Empieza a llover. Se encuentra con Gabrielle, una mujer que dirige un puesto de antigüedades donde Gil había comprado un disco viejo. Ambos aman París bajo la lluvia.

La década de 1980 fue maravillosa, pero estoy listo para un poco de béisbol.