<
>

Robinson Canó no se rinde, quiere recuperar al 'Viejo Canó'

play
Robinson Canó: 'Es lamentable lo de Beltrán, pero Luis Rojas trajo una gran energía al equipo' (3:10)

El jugador dominicano habló con Enrique Rojas acerca de su recuperación y las expectativas que tiene para la nueva temporada. También se refirió a la salida de Carlos Beltrán y la llegada de Rojas como mánager de los Mets. (3:10)

PORT ST. LUCIE, Florida -- Después de 15 temporadas, ocho Juegos de Estrellas, más de 2,500 hits y una fortuna que ronda los $300 millones de dólares, Robinson Canó sigue encontrando la motivación necesaria para jugar al béisbol.

Canó, de 37 años, se reportó al campamento de entrenamientos de los New York Mets para su segunda temporada con el club de la Liga Nacional, un año después de que múltiples lesiones lo condenaran a los peores números de su carrera. El año anterior había perdido la mitad del calendario, suspendido por violar el programa antidopaje de las Grandes Ligas.

Además de los $24 millones que recibirá cada año por las próximas cuatro temporadas y el desafío de recuperar el sitial que ocupó por mucho tiempo como uno de los mejores del negocio, hay otras cosas.

"También están el hambre y el deseo de querer jugar", dijo Canó a ESPN Digital en el Clover Park, la instalación principal del renovado complejo de entrenamientos de los Metropolitanos.

"Hay personas que dejan de jugar por un pequeño dolor en una corva, en el cuello, pero cuando tienes hambre, sales a jugar hasta usando un bastón", afirmó Canó. "Mi hambre está como el primer día en Grandes Ligas. Tengo esa hambre, ese deseo, esto es lo que amo, lo que sé hacer y lo que siempre me ha gustado hacer", agregó.

Desde que debutó en Grandes Ligas con los New York Yankees en el 2005, Canó batea .302 y encabeza a todos los bateadores del béisbol con 2,570 hits y 562 dobles y es cuarto con 1,234 anotadas y 1,272 impulsadas. Entre los jugadores activos es tercero en bases totales (4,170) y extrabases (919) y el único intermedista que supera sus 308 jonrones en la historia es Jeff Kent (351).

Pero el año pasado, su primero con los Mets, Canó, quien visitó la lista de lesionados en tres ocasiones por molestias en las piernas y en otras dos ocasiones fue golpeado en las manos, bateó .256 con un OPS de .736, las peores cifras de su carrera. Después de accionar en al menos 150 juegos cada año del 2007 al 2017, Canó jugó 80 por la suspensión en el 2018 y 107 en el 2019.

Para tratar de mantenerse más tiempo en el campo, el quisqueyano se sometió a un régimen para fortalecer sus piernas durante la temporada muerta, que ha extendido a los campos de entrenamientos. Como parte de su plan de preparación, Canó no apareció en los primeros cuatro juegos de exhibición de los Mets, aunque trabaja diariamente en las rutinas del equipo.

"Me siento bien, gracias a Dios. He trabajado en fortalecer las piernas, donde tuve las lesiones el año pasado. [Sólo me queda] pedirle a Dios que no me den más pelotazos en la mano este año", indicó Canó, quien conectó ocho extrabases y tuvo OPS de .856 en 21 juegos en el último mes de la temporada pasada.

"No diría que tengo que demostrar algo, pero sí [quiero volver a ser] el mismo Robinson Canó que he sido siempre. Usar los canales y mantener mi bateo, que siempre ha sido mi fuerte", prosiguió el pelotero.

Los Mets del 2020 tienen altas expectativas, igual que el año pasado, cuando terminaron con marca de 86-76 (a 11 juegos de los Atlanta Braves y a siete de los Washington Nationals, que eventualmente ganaron la Serie Mundial), y el desempeño de Canó podría ser crucial para convertirlas en realidad.

En sus primeras nueve temporadas en las Grandes Ligas, Canó estuvo en siete postemporadas y ganó la Serie Mundial del 2009 con los Yankees. Desde que firmó su contrato de $240 millones de dólares por 10 años con los Seattle Mariners el mejor lugar que han tenido sus equipos fue el segundo lugar que obtuvo Seattle en el 2016 en la División Oeste de la Liga Americana.

"La química está muy buena, adquirimos un par de piezas que serán claves", dijo Canó sobre los Mets. El veterano intermedista dijo que tiene bien clara cuál es su principal meta en el 2020. Y no tiene nada que ver con estadísticas individuales.

"Ganar la Serie Mundial", subrayó Canó.

"Tenemos las piezas. Nadie esperaba que los Nationals ganaran el año pasado", recordó.