<
>

División Central de la Liga Americana: Minnesota, Chicago y los demás

play
González se disculpa por el escándalo de robo de señas en los Astros (1:33)

Marwin González habló por primera vez sobre el escándalo de robo de señas de los Astros y pidió disculpas por ello a los jugadores afectados y a todos los afectados. (1:33)

Los Minnesota Twins dominaron la división central de la Liga Americana en el 2019 a fuerza de batazos, cuando impusieron el récord de 307 jonrones, la mayor cantidad para una franquicia en la historia de las Grandes Ligas.

Con una plantilla casi idéntica a la del año pasado, con las adiciones del antesalista Josh Donaldson y los abridores Kenta Maeda y Homer Bailey, los Mellizos partirán como favoritos para dominar nuevamente uno de los grupos más débiles de todo el béisbol.

La llegada de Donaldson hará que el dominicano Miguel Sano se mueva a la inicial, mientras que alrededor del segundo cojín repiten el quisqueyano Jorge Polanco en las paradas cortas y el venezolano Luis Arraez, una de las revelaciones del 2019, en la intermedia.

Los jardines están cubiertos de izquierda a derecha con el venezolano Marwin Gonzalez, el alemán Max Kepler y el puertorriqueño Eddie Rosario, con Byron Buxton como cuarto guardabosques.

En medio de la alineación, el veterano dominicano Nelson Cruz sigue siendo una presencia imponente, mientras Mitch Garver calzará los arreos, con el versátil Willians Astudillo como segundo.

La ofensiva está garantizada de primero a noveno, para apoyar un cuerpo de abridores que encabeza el boricua Jose Berrios y cuenta, además de los recién llegados Maeda y Bailey, con Jake Odorizzi, en tanto la quinta plaza la ocuparía el novato Randy Dobnak, hasta tanto estén disponibles el quisqueyano Michael Pineda, suspendido por 60 juegos debido al uso de sustancias prohibidas, y el zurdo Rich Hill, sometido a una cirugía de codo y proyectado a regresar a mitad de la campaña.

El zurdo Taylor Rogers, salvador de 30 juegos en el 2019, será el cerrador de un bullpen que tiene como principales brazos al derecho Trevor May, a Tyler Clippard y al mexicano Sergio Romo, un hombre más que probado.

MEDIAS BLANCAS, LISTOS PARA EL GRAN SALTO

Esta vez no la tendrá tan fácil Minnesota, que el año pasado fue el único equipo del grupo presente en los playoffs.

Los Chicago White Sox terminaron su prolongado proceso de reconstrucción y si la salud acompaña a sus lanzadores, estarán listos para el gran salto.

El zurdo Dallas Keuchel fue la gran firma del invierno para mejorar el cuerpo de abridores, que encabeza Lucas Giolito, el derecho que tuvo en el 2019 su campaña consagratoria.

El dominicano Reynaldo Lopez ha mostrado destellos de su talento y sólo necesita la consistencia que le permita convertirse en una realidad, mientras que el veterano zurdo Gio Gonzalez puede aportar su experiencia, junto al joven Dylan Cease, a la espera de la vuelta de Michael Kopech y Carlos Rodon, ambos en proceso de recuperación de sendas cirugías.

El dominicano Alex Colome será nuevamente el cerrador, mientras que el bullpen tiene en Steve Cishek y el colombiano Tayron Guerrero nuevas caras, para unirse al quisqueyano Kelvin Herrera y a Aaron Bummer.

La ofensiva luce sólida, sobre todo con la suma del veterano Edwin Encarnacion, firmado como agente libre para ocupar el papel de bateador designado, aunque puede alternar también en la inicial con el cubano Jose Abreu, el líder del conjunto patiblanco.

Precisamente Abreu, Encarnación y el también cubano Yasmani Grandal estarán en el medio de una alineación plagada de talento joven y ascendente.

Así luciría el line up de “el otro equipo de Chicago” para el Día Inaugural: el cubano Yoan Moncada (3B), Tim Anderson (SS), Abreu (1B), Encarnación (BD), Grandal (C), el dominicano Eloy Jimenez (LF), su compatriota Nomar Mazara (RF), el superprospecto cubano Luis Robert (CF) y Nick Madrigal (2B).

De Robert se hablan maravillas y no por gusto el equipo le dio una extensión contractual por seis campañas y 50 millones de dólares sin haber pisado jamás un terreno de Grandes Ligas, mientras que Madrigal parece estar tan listo que el equipo se dio el lujo de dejar en libertad a un sólido defensor de la intermedia como el venezolano Yolmer Sanchez, ganador del Guante de Oro en el 2019.

LOS INDIOS SÍ, PERO NO

Los Cleveland Indians van a batear mucho en el 2020, pero a sus lanzadores les van a hacer muchas carreras.

Shane –No Justin- Bieber quedó como cabeza de la rotación, tras la salida de Corey Kluber hacia Texas y de Trevor Bauer a Cincinnati.

El venezolano Carlos Carrasco, recuperado milagrosamente tras ser diagnosticado con leucemia a mitad de la pasada campaña, asegura estar en su mejor forma, pero está por verse si los jóvenes Zach Plesac y Aaron Civale pueden soportar los rigores de una temporada completa, mientras que Mike Clevinger no obtendrá su estado óptimo hasta ya empezada la temporada, debido a que se perderá todos los entrenamientos primaverales, tras someterse a una operación de rodilla.

Con esos truenos tendrá que lidiar el manager Terry Francona, con todo y un line up con Francisco Lindor (SS), Oscar Mercado (LF), Carlos Santana (1B), Jose Ramirez (3B), Franmil Reyes (BD), Cesar Hernandez (2B), Domingo Santana (RF), Roberto Perez (C) y Greg Allen (CF).

Los Indios, el equipo que más tiempo lleva sin ganar una Serie Mundial (1948), alargarán su espera al menos un año más.

REALES Y TIGRES, GRACIAS POR PARTICIPAR

A poco pueden aspirar los Kansas City Royals y los Detroit Tigers, dos de los peores equipos no sólo de la Liga Americana, sino en todo el béisbol.

Ambos tendrán si acaso atractivos individuales, como el cubano Jorge Soler, primer jugador de los Reales que disparó más de 40 jonrones en una temporada en toda la historia de la franquicia, o el venezolano Miguel Cabrera, que podría llegar este mismo año a los 3,000 imparables y 500 bambinazos, para cimentar aún más su camino hacia Cooperstown.

Fuera de eso, tanto a Kansas City, como a Detroit, sólo les queda completar el calendario de 162 juegos con la mirada en tratar de evitar nuevamente las 100 derrotas.