Claudio Bravo se despidió del Barcelona; irá al Manchester City

BARCELONA -- A falta del anuncio oficial, el traspaso de Claudio Bravo al Manchester City, por una cantidad que oscilaría entre los 20 y los 24 millones de euros, es ya una realidad.

El portero chileno, con permiso del Barcelona, ya no se entrenó este domingo con sus compañeros y en las próximas horas estaría previsto su viaje a Inglaterra, para pasar reconocimiento médico y firmar su contrato con el club citizen.

Bravo, de 33 años y que cerrará su etapa azulgrana alineándose en 75 partidos oficiales (ninguno de ellos en Champions League), acudió a las instalaciones en Sant Joan Despí para vaciar su casillero y decir adiós a sus compañeros y demás personal del Barcelona, en una corta pero "emotiva" despedida de acuerdo con personas del club que le desearon suerte en su nueva aventura.

"Muchas gracias por estos años de compañerismo en el vestuario y por los títulos que he podido ganar", fue el corto y sentido discurso que dedicó en el interior del camerino a todos sus compañeros, que le despidieron con una gran ovación y las fotografías de rigor que a buen seguro podrán verse próximamente en las redes sociales.

La marcha de Bravo comenzó a gestarse en su retorno de las vacaciones, cuando su representante acudió a las oficinas del Barcelona para dar cuenta que tenía una oferta del Manchester City y trasladar al club su deseo de que accediera a negociar su traspaso en el caso de que, tal como sospechaba, perdiera protagonismo en la titularidad.

Siempre de cara, el portero también se lo dijo a Luis Enrique, cuyo discurso franco respecto a que las decisiones deportivas eran suyas y no iba a prometer la titularidad a nadie, no convenció a Bravo, cuyo agente acabó cerrando un acuerdo con el City a la espera de que el Barça se sentara a tratar el traspaso.

Y el acuerdo, reconocido por Robert Fernández, llegó este mismo sábado, en paralelo al OK entre Barcelona y Ajax por el traspaso de Cillessen, que ocupará la plaza de Bravo en el vestuario azulgrana.

Cillessen aterrizará en el Camp Nou por expreso deseo de Luis Enrique, consciente de que Bravo no iba a cambiar de opinión y que dio su brazo a torcer, tras la disputa del trofeo Gamper, pero condicionando la venta del chileno a la llegada de un portero de garantías para "disputar la titularidad" a Ter Stegen, por cuanto el entrenador ni estaba ni está dispuesto a 'regalar' el puesto al meta germano.

Diego Alves fue el mejor colocado en un principio para incorporarse al club, pero Robert Fernández entendió el poco entusiasmo que mostró el portero brasileño, y unos informes de Jasper Cillessen provocaron que el Barcelona se fijara en el meta holandés.

Y en cuanto el Barcelona, este sábado, concretó con el Ajax el fichaje del portero, de 27 años, por una cifra que se especula en torno a los 13 millones de euros, dio por cerrado el traspaso de Bravo al Manchester City.