<
>

Los 15 mejores atletas de la década

play
¿Cómo reaccionó Cristiano cuando le gritaron "Messi, Messi" en Riad? (0:36)

A minutos de haber perdido la Supercopa de Italia, algunos hinchas 'molestaron' a Ronaldo ¡cantando por la Pulga! Imperdible reacción del 7. (0:36)

Nos encanta meternos en problemas, por eso hacemos un ejercicio de encontrar a los mejores atletas de la década. Todos los aquí mencionados tienen los méritos, seguro para cada lector faltará uno o varios, sobrarán también un par, pero éste es el listado de ESPN Digital basado en la trascendencia (dentro y fuera de la cancha, alberca o arena), valor deportivo e histórico, de estos personajes, sin dejar de lado las formas que los hacen únicos, no sólo la suma de sus logros.

1

Lionel Messi

¿Es el mejor futbolista de la historia? Eso es cuestión de gustos, pero innegablemente el mejor de esta era y de esta década. Es el atleta más reconocido universalmente. En esta década, ‘nada más’: Siete Ligas, cinco Copas del Rey, cinco supercopas, dos Champions, dos Supercopas de Europa, dos Mundiales de Clubes, cinco Balones de Oro, seis Botas de Oro, una Bota de Oro del Mundial y un The Best. Messi es símbolo de excelencia, competitividad y deportivismo. Ha estirado al máximo la capacidad de asombro de fanáticos y expertos

2

Serena Williams

Poder, voluntad, resiliencia. Una fuerza dominante en el tenis femenil. La maternidad la humanizó (parecía fuera de este mundo) y a la vez la hizo más competitiva. Serena ganó 12 Grand Slams, 37 torneos totales y una medalla de oro en los últimos 10 años.

3

Roger Federer

Elegancia, longevidad, carisma, regularidad, clase, elegancia, caballerosidad. Tal vez en algún momento Rafael Nadal o Novak Djokovic lo rebasen en número de Grand Slams ganados, pero se mantendrá como el prototipo del tenista perfecto, técnicamente insuperable y un deleite para el aficionado. Cinco Grand Slams ganados entre 2010 y 2019, dos títulos de ATP Finals, 12 de ATP 1000… En total 40 torneos ATP en el decenio, todos con más de 29 años de edad. Ahora con 38, no quiere dejar de jugar.

4

LeBron James

El Rey. El rostro de la NBA en esta década. Jugó ocho Finales consecutivas, “sólo” ganó tres, dos con Miami y una con su querido Cleveland.

No tiene la plasticidad o carisma de Jordan, pero lo hace todo bien, habla por su comunidad y en los hechos es un campeón cada día que uno de eso niños de Akron va a la escuela gracias a él.

5

Usain Bolt

El hombre más rápido de la historia. Seis veces medallista de oro en Olímpicos, solamente en esta década, sin contar que inició su camino dorado en 2008 en Beijing. El jamaiquino estableció la marca de 9.63’’ en los 100 metros planos, y lo hizo con una sonrisa.

6

Simone Biles

Son 1.42 metros de magia pura. Y con ellos una chapa de oro de 19 títulos mundiales y 25 medallas en esos certámenes. Reina absoluta de los Juegos de Brasil 2016 con cuatro oros y un bronce. Apenas tiene 22 años.

7

Tom Brady

Más allá de balones desinflados, espionaje de coaches y simpatías políticas es de necios no reconocer (hablo por los millones de anti Pats del mundo) que Tom Brady es el mejor quarterback que haya jugado en la NFL. Los anillos y apariciones en Super Bowl (9 en su carrera hasta ahora y 5 en esta década con seis anillos en total) lo ponen apenas arriba del legendario Joe Montana, quien sabemos levantó cuatro trofeos Lombardi.

Tres ganados y dos perdidos en el Gran Domingo, con tres MVP’s de la NFL, dos en este decenio. 10 de 10 en Playoffs, en fin, sobran los datos que soportan la aseveración de que Brady es el mejor de esta década.

8

Lewis Hamilton

Un hombre que rompe barreras y está por romper todos los récords de la F1. Se llevó cinco de los 10 títulos de la Fórmula 1 de la década y no parece tener fin su hambre de triunfo.

9

Cristiano Ronaldo

En sus propias palabras: Es rico, es guapo y es el mejor jugador. El último adjetivo es el más subjetivo de todos, pero para algunos lo es. Nadie puede escatimarle al portugués que sea el único futbolista que entra en la conversación de grandeza de esta era, junto a Messi.

Dos Ligas en España con el Real Madrid y una con la Juventus, cuatro Champions, una Eurocopa y Liga de Naciones con Portugal hacen de su currícula un pergamino único e interminable, y no olvidemos sus cuatro Balones de Oro y un The Best.

10

Michael Phelps

El nadador y atleta olímpico más laureado de la historia con 28 metales, dos decenas de ellos en los Juegos Olímpicos de 2012 y 2016. Simplemente irrepetible.

11

Rafael Nadal

El nombre del manacorí Rafael Nadal es uno de los más grandes en la historia del tenis. Su rivalidad (y dominio en general) con Roger Federer siempre es el plato fuerte de cualquier torneo. No son en sentido estricto, ni él ni el suizo, los más ganadores en estos 10 años, pero sí son una de las dos rivalidades más grandes del deporte. Aún así, sus 13 Grand Slams y 48 torneos gobernados son la segunda marca del decenio.

12

Novak Djokovic

El tenista más ganador de los últimos 10 años y el mérito de poder entrar en la conversación Federer-Nadal, ése es Djokovic. Sus 15 Grand Slams y 61 torneos ATP ganados le dan un lugar en la lista, amén de su simpatía y carisma. El serbio se metió a empujones en la historia y nadie le ha regalado nada.

13

Megan Rapinoe

Dos veces campeona del mundo, pero sobre todo la voz de la inclusión y la equidad en el futbol mundial. Megan Rapinoe no tiene miedo de oponerse a Donald Trump, apoyar a Colin Kaepernick o de pedir a Messi y Cristiano que usen su posición para cambiar el estatus quo.

14

Mike Trout

El pelotero perfecto en un equipo que no lo es. Año tras año, los expertos lo califican como el jugador más completo promedio, OBP, WAR, etc., en todo es impresionante. Tres veces MVP de la Liga Americana, pero solamente una aparición en playoffs con los Angels.

15

Floyd Mayweather

Su récord sin derrotas pero muchos asteriscos de 50-0. Sólo peleó 10 veces en la década y tiene de todo en su lista de derrotados: un artemarcialista que no boxeaba, pero también están Canelo, Pacquiao, Maidana, Mosley y Cotto. Las grandes bolsas y la expectación de sus peleas fueron inversamente proporcionales a la satisfacción del espectador luego de verlas. 
Perfeccionó el arte de no ser golpeado y sobre todo el de hacer dinero.