<
>

La Selección de Italia con ADN argentino que logró la clasificación a la EuroHockey 2023

La cultura argentina tiene vínculos fuertes en la cultura italiana, tanto en idioma como costumbres y tradiciones, producto del movimiento migratorio a finales del siglo XIX. El deporte no es la excepción y las historias de vida de quienes deciden acceder a la doble nacionalidad crece cada día.

El seleccionado femenino de Italia logró la reciente clasificación a la 16° edición de la EuroHockey que se celebrará en Mönchengladbach del 18 al 27 de agosto de 2023. Lo hizo tras sortear con creces el triangular jugado en Lituania, después de dejar en el camino a las locales y a Ucrania. Italia tuvo que afrontar el clasificatorio luego de finalizar en la octava posición en la última edición de la EuroHockey (2021) que tuvo a Países Bajos como anfitrión y campeón, y será la novena vez que participe de este certamen. El plantel dirigido por el neerlandés Robert Justus –sucesor de Roberto Carta- contó con 15 ítalo-argentinas entre sus filas para lograr el cometido de acceder al torneo organizado por la Federación Europea de Hockey (EHF).

La presencia de argentinas nacionalizadas italianas en el seleccionado femenino no es algo nuevo, de hecho, el actual equipo se encuentra en un proceso de recambio tras la salida de históricas jugadoras. Otro histórico que fue clave en el crecimiento del seleccionado femenino de Italia fue Fernando Ferrara, actual DT de Las Leonas, quien estuvo al frente del cuerpo técnico entre 2007 y 2015.

Desde hace ya varios años un puñado de argentinas adquirieron la doble ciudadanía y les dijeron sí a las convocatorias para defender la camiseta azzurra. Saben que tienen mucho para aportar. “Es cierto que ambas culturas están muy arraigadas porque somos realmente muy parecidos cultural y socialmente hablando, por eso creo que no hay tal impronta argentina. En esta etapa de cambio y renovación, tanto a nivel juego como a nivel equipo, estamos buscando tener nuestra propia identidad”, le explicó a ESPN.com Lara Oviedo, una de las más experimentadas en el actual plantel de Justus.

Pero los colores también las conecta con sus ancestros y tal es el caso de Ivanna Pessina. “Porto la camiseta italiana con mucho respeto y con honor por todas las personas que atravesaron la situación de tener que migrar y volver a empezar”, confiesa desde Bélgica donde hoy se desempeña en el KHC Leuven. Su abuelo paterno italiano y su abuela rumana llegaron a Argentina tras escapar de la Segunda Guerra Mundial y desde hace cuatro años, cuando hizo su debut gran debut en la Copa del Mundo 2018, la vida le dio la oportunidad de transitar un nuevo camino, como el de sus abuelos, pero a la inversa; también lo describe como una revancha hockística. “El Mundial será un momento que voy a recordar siempre porque fue el resultado de mucho sacrificio, además de contar con la presencia de mi familia. Fue satisfactorio porque te da la garantía de decir que se puede, ya que llegamos como las menos favoritas y le demostramos al mundo que unidas y confiando la una en la otra, podemos vencer a países que parecían imposibles”, recuerda. La de Londres 2018 fue la segunda aparición mundialista para Italia que previamente había participado en la edición de 1976 donde se ubicó en la décima posición. En Inglaterra, la Azzurra finalizó novena, venciendo a China y a Corea como principales logros.

La tucumana Camila Machin, hoy en el Royal Victory belga, debutó en el clasificatorio y de hecho le tocó convertir el único gol de la final ante Ucrania que le permitió sacar el boleto al prestigioso certamen de la EHF. Además de destacar que Italia le abrió las puertas al hockey internacional –pese a las dos participaciones vistiendo la camiseta de Las Leonas en los Juegos Suramericanos de Cochabamba 2018- y conectarse con sus raíces por su abuela, se refirió al reciente torneo: “Teníamos un objetivo claro y habíamos trabajado mucho para eso. Lo disfruté muchísimo, aprendí y me fui con ganas de más. Es por eso que está entre mis expectativas seguir siendo parte de este equipo y seguir aportando todo lo que pueda desde mi lugar”.

Con el primer objetivo de la temporada cumplido, el equipo continuará con la modalidad de entrenamiento que viene llevando adelante desde la asunción del nuevo cuerpo técnico en marzo: juntarse cada dos semanas en Bélgica -en el KHC Dragons- como punto de encuentro. Sucede que del 11 al 17 de diciembre, Italia participará de la FIH Nations Cup en Valencia que también contará con la presencia de Canadá, España, India, Irlanda, Japón, Corea y Sudáfrica.

Otra ítalo-argentina es Sofía Maldonado, formada en el club Universitario de Córdoba y que esta temporada compartirá equipo con Agostina Alonso y Agustina Gorzelany en el GTHGC de Alemania. “Por más que haya nacido en otro país, yo me siento italiana y cada vez que me pongo la camiseta es un orgullo defenderla. Lo más parecido que tienen las dos culturas es la calidad de la gente y lo humano”, aseguró la cordobesa.

En relación al Europeo de 2023, Oviedo destacó que "es un gran torneo para jugar porque va a ser clasificatorio para los Juegos Olímpicos de París 2024, así que creo que todos los equipos van a estar a full y súper completos. Lo tomamos como lo que es, con mucha responsabilidad y ojalá tengamos una muy buena preparación para llegar y mejorar lo realizado en Ámsterdam (2021)". En el mismo sentido, su compañera, Maldonado, aportó: “Estamos más compactas y sólidas y queremos medirnos en ese nivel. En estos torneos se aprende y se crece un montón”.

El plantel que obtuvo la clasificación a la EuroHockey contó únicamente con tres jugadoras nacidas en Italia: Teresa Dalla Vittoria, Sara Puglisi y Federica Carta. A ellas se le sumaron: Lucía Caruso (Córdoba) Sofía Montserrat (Bs. As.), Eugenia Bianchi (Bs. As.), Camila Machin (Tucumán), Ivanna Pessina (Bs. As.), Ana Bertarini (Mendoza), Sofía Laurito (Bs. As.), Sofía Maldonado (Córdoba), Ailín y Lara Oviedo (Bs. As.), Mercedes Pastor (Bs. As.), Antonella Bruni (Mendoza), Pilar de Biase (Santa Fe), Agueda Moroni (Córdoba) y Emilia Munitis (Bs. As).

Y así es como cada una de las protagonistas presenta una historia distinta. Conectarse con sus raíces, permitirse crecer como jugadoras y como personas, ponerse nuevos desafíos. Pero todas comparten algo en común: a ninguna le gusta hablar de jugadoras argentinas y jugadoras italianas. Todas son italianas y así lo representan, con respeto y con orgullo.