<
>

Diego Pérez: las enseñanzas de Paolo y Darío, su presente en Bologna y el futuro de Cavani

play
Cuarenta años del Ruso Pérez, volante de garra y sensibilidad (2:43)

El jugador uruguayo le contaba emocionado a Diego Muñoz, en una entrevista realizada en 2012, la historia de su familia. (2:43)

Diego 'El Ruso' Pérez repasó gran parte de su carrera y habló de su actual trabajo en el Bologna de Italia este domingo en declaraciones el programa Locos por el Fútbol (99.5 FM Del Sol).

“Terminé mi carrera y comencé como colaborador de un equipo de tercera de Bologna, y hace un año me presentaron un proyecto para formarme para trabajar en el plantel principal”. Desde Italia, el Ruso comentó cómo sigue su vínculo en el fútbol luego de haberse retirado profesionalmente en el 2015.

Debutó en 1998 con la camiseta de Defensor, luego pasó a Peñarol. En 2004 fue incorporado al Mónaco y las últimas cinco temporadas las jugó en Bologna. Además de jugar 89 partidos con la mayor de Uruguay: “Desde los 21 años que empecé con la selección, y además estuve afuera casi once años, fueron muchos viajes, torneos, mucho cansancio, solo tenía quince días de vacaciones por año, fue una carrera linda, estresante y agotadora”.

Sobre su no regreso al fútbol uruguayo comentó: “Pude volver a jugar en Defensor y Peñarol, pero acá en Italia terminé con 35 años y con un proyecto que me plantea el club para quedarme con mi familia en Bolgona; puse en la balanza muchas cosas y decidí parar, decir basta y lamentablemente no pude volver, no se dio no por ningún otro motivo, simplemente porque las circunstancias de la vida me dejaron aquí en Italia”.

El Ruso también manifestó que hubiera sido bueno compartir más tiempo profesionalmente con su hermano Omar, con quien compartió seis meses en Defensor Sporting en 1999: “Él era lo contrario a mí, era todo técnica, dos pies, potencia, pase, era el complemento, hubiera sido lindo jugar más tiempo juntos”.

En la selección uruguaya debutó en el 2001 y comenzó a ser citado regularmente camino al Mundial de Alemania 2006: “En ese grupo de eliminatorias fue con la que más aprendí, Paolo Montero y Darío (Rodríguez) me han enseñado mucho; la sensación y el respeto a la selección fue siempre igual”.

“Para el 2010 se dio que la mayoría de los integrantes de la selección jugábamos en equipos importantes y con continuidad en las ligas europeas, en la selección anterior no había mucha continuidad”, destacó el Ruso. El exfutbolista fue factor fundamental en el Mundial de Sudáfrica 2010 y concurrió (sin minutos en cancha) a la Copa del Mundo Brasil 2014.

Su último partido con la celeste fue en mayo del 2014 (amistoso ante Irlanda del Norte) y opinó sobre el cambio que ha tenido el mediocampo de Uruguay con jugadores (Valverde, Bentancur, Vecino) que tienen diferentes características a las suyas o a las de Egidio Arévalo Ríos.

“En el 2010 se jugaba de una manera y es normal que cambie el fútbol y que se actualice, hoy estamos hablando de este fútbol y más adelante puede ser otro mejor. Veo una mitad de la cancha a lo que tiene que ser hoy el fútbol mundial, volantes mixtos que puedan hacer los dos roles, atacar y defender, hoy Uruguay está enderezado en un muy buen centrocampo, la manera que juegan hoy es la manera en que se debe jugar, lo veo con mucho orgullo”, explicó.

Por último, comentó sobre el futuro de Edinson Cavani, cuyo contrato con París Saint-Germain vence próximamente. Además de ser compañeros de la selección, también se generó una linda relación debido a que coincidieron durante tres temporadas en el Calcio italiano.

El Ruso aseguró que no sigue constantemente las noticias que involucran al delantero pero recordó: “Cavani alguna vez me había contado que tendría la necesidad de volver a Napoli, es lo único que me dijo una vez a mí, volver a Italia para batir algunos récords de goles que en ese entonces eran de Maradona, fue hace mucho tiempo pero me decía que su intención era volver a Napoli”.