<
>

Portugal, con un tridente de 235 millones y Francia 'no soñaba' con Mbappé: así cambiaron desde la final del 2016

play
Mauricio Ymay: 'Francia busca dejar fuera al campeón' (2:07)

Nuestro experto analiza qué se espera en la definición del Grupo F de la Euro, donde Portugal podría dejar vacante el título ante los galos. (2:07)

Las dos selecciones reeditan la final de la pasada edición de la Eurocopa disputada en suelo francés con muchos cambios en sus plantillas

Con las clasificaciones en marcha para los octavos de final de la Euro 2020, Portugal y Francia se enfrentarán este miércoles en el Estadio Ferenc Puskás en Budapest, Hungría por la tercera y última ronda del grupo F. Además de la necesidad de ganar el partido para avanzar sin problema a los octavos de final, los dos equipos también reeditan la final de la pasada edición de la Eurocopa disputada en suelo francés y que acabó con los portugueses ganando el título.

Y desde entonces, aunque no lo parezca, ha cambiado mucho los dos equipos que saldrán al campo este miércoles. Los nuevos jugadores, la mayoría de ellos aún jóvenes, han reemplazado a otros que ya ni siquiera defienden a sus respectivos países. Sin embargo, todavía siguen algunas estrellas.

La principal figura es Cristiano Ronaldo de Portugal, que a sus 36 años disputa su quinta Eurocopa y con 12 goles, ya es el máximo goleador de la historia de la competición. En Francia, el portero Hugo Lloris, de 34 años, que también fue titular en 2016, sigue vistiendo la camiseta número 1 de los Bleus.

En la Final de 2016, disputada en el Stade de France, de París, y ganada por los portugueses por 1-0, con gol de Éder marcado en la prórroga, los lusitanos entraron al campo con: Rui Patrício; Cédric Soares, Pepe y José Fonte; William Carvalho, João Mário, Renato Sanches y Adrian Silva; Nani y Cristiano Ronaldo.

De estos nombres, sólo cuatro permanecen entre los titulares de Fernando Santos, que sigue siendo el técnico; los jugadores son: Rui Patrício, Pepe, William Carvalho y Cristiano Ronaldo. En otras posiciones, Portugal ha ganado nuevos nombres como el defensa Rúben Dias y los mediocampistas Bruno Fernandes y Bernardo Silva, que en conjunto valen 235 millones de euros, según el sitio Transfermarkt, y que han marcado la diferencia en el equipo actual.

Además de ellos, otros jugadores como los delanteros Diogo Jota, de 24 años, que está en el Liverpool, y João Félix, de 21 años, del Atlético de Madrid, así como el delantero Nuno Mendes, de solo 19 años, del Sporting, también son novedades esta edición.

Francia, por otro lado, sufrió aún más cambios. Del equipo que disputó la final de 2016, solo el portero Lloris, el centrocampista Paul Pogba y el delantero Antoine Griezmann permanecen en el once inicial. En ese momento, Kylian Mbappé, todavía de 16 años, ni siquiera soñaba con defender la camiseta de la selección francesa.

También llegaron jugadores como Benjamin Pavard, Kimpembe y Lucas Digne, el mediocampista defensivo N'Golo Kanté, que también estuvo en 2016, pero no era titular. Por no hablar de Adrien Rabiot.

En ataque, el madridista Karim Benzema, ahora de 33 años y que en 2016 no fue convocado por Didier Deschamps, dejó atrás las polémicas y volvió a ser llamado para la Eurocopa de este año. Por su parte, Olivier Giroud, delantero centro titular en la edición anterior, pero ahora es suplente.

Para la actual Euro, Deschamps también convocó algunas apuestas como el portero Mike Maignan, 25 años, del Lille, el defensa Jules Koundé (22 años), del Sevilla, y el delantero Marcus Thuram (23 años), del Borussia Mönchengladbach.

De hecho, una de las características de los dos equipos es la mezcla de experiencia y juventud. Tanto es así que la edad media de Portugal y Francia es de 27,8 años y 27,9 años, respectivamente.

Líder del grupo F, Francia tiene cuatro puntos, por lo que matemáticamente está clasificada, y si Alemania derrota a Hungría, se clasifica como uno de los cuatro mejores terceros clasificados.

Portugal, con tres puntos, ocupa actualmente el tercer lugar del grupo, pero hay que esperar que Hungría no gane a los alemanes en Múnich. Un empate con Francia sería suficiente para los actuales campeones, que tienen una diferencia de goles de +1.