<
>

Barcelona: 12 fechas clave para la conquista del triplete con Guardiola en 2009

play
Los jugadores del 'Triplete' en la actualidad (1:07)

Muchos continúan en el mundo del futbol, otros se dedican a la familia (1:07)

BARCELONA -- Entre el 13 de agosto de 2008 y el 27 de mayo de 2009 el primer Barcelona de Guardiola disputó 62 partidos oficiales, de los que ganó 42, empató 13 y perdió 7, marcando 157 goles (una media superior a 2,5 por encuentro) y encajando 54 para cerrar la primera campaña perfecta de su historia, conquistando todos los títulos en disputa.

Fue una temporada en constante crecimiento, con un difícil arranque en el que, incluso (por disparatado que parezca ahora), hubo voces que dudaron de la conveniencia de haber nombrado a Guardiola, “un entrenador sin experiencia y al que le viene grande la responsabilidad”. Pero aquellos malos augurios quedaron enterrados ante la explosión de un fútbol magnífico y que entre septiembre de 2008 y febrero de 2009 solo perdió un partido de 35 para mostrarse como el equipo más poderoso de Europa, a lomos de un Messi que se catapultó como la estrella indiscutible al mando de un grupo soberbio.

Estas serían doce fechas clave para entender y poner en perspectiva la que fue considerada mejor temporada de la historia.

La presentación. 13 de agosto de 2008.
El Barça de Guardiola juega el primer partido oficial de la temporada, recibiendo en un Camp Nou con apenas un 60 por ciento de aficionados en las gradas al Wisla Cracovia en la eliminatoria previa de la Champions. Vestido de amarillo golea por 4-0 con un doblete de Eto’o, indultado por el entrenador durante el verano, en un partido cómodo y sin más historia.

La crisis. 13 de septiembre de 2008.
Segunda jornada de Liga y tercer partido sin conocer la victoria. Tras caer en la vuelta de la previa de Champions, el debut liguero de la semana anterior se salda con una dolorosa derrota en Soria frente al Numancia (1-0) al que sigue un discreto empate en el Camp Nou ante el Racing de Santander. Al proyecto de Guardiola le cuesta trasladar al marcador su juego y entre los medios hay quien, incluso, cuestiona el acierto de su nombramiento mientras él se mantiene firme en sus convicciones: “Vamos a seguir igual”.

La ola. 8 de noviembre de 2008.
El día en que se cumplen seis meses desde que Joan Laporta anunciase a Guardiola como nuevo entrenador, el Barça golea (6-0) al Valladolid en el Camp Nou con un poker de Eto’o, enlazando ocho victorias consecutivas en la Liga, diez en once partidos oficiales, y su juego provoca elogios generalizados. “No somos un equipo perfecto ni tenemos los títulos” sentencia el entrenador para rebajar una euforia desatada y que provoca que el público azulgrana celebre su alegría con una ola generalizada en la grada.

El aviso. 9 de diciembre de 2008.
El Barça ya está clasificado para los octavos de final de la Champions como campeón de grupo cuando recibe en el estadio al Shakhtar Donetsk ucraniano, Que le derrota por 2-3, rompiendo una racha de veinte partidos sin perder (17 victorias y 3 empates). “Ya avisé que no somos imbatibles” avisa Guardiola, satisfecho a pesar de todo con sus jugadores pero que toma el resultado como un toque de atención, Horas después de que el Real Madrid despida a Schuster.

El Clásico. 13 de diciembre de 2008.
El Madrid se presenta en el Camp Nou con nuevo entrenador, Juande Ramos, y bajo un diluvio espectacular el Barça vence con solvencia el Clásico por 2-0, dejando a los merengues a 12 puntos de distancia, consumidas 15 jornadas en las que el equipo azulgrana es líder con ocho puntos de renta sobre Valencia y Sevilla. “Todavía queda mucho y no sé cómo lo haré para que todos pongan los pies en la tierra”, solventa el técnico azulgrana, incómodo al escuchar que el título de Liga está en el bolsillo.

El gol 5 mil. 1 de febrero de 2009.
El Barça remonta (1-2) en Santander y alcanza los 5 mil goles en la historia de la Liga, siendo Leo Messi el autor de la efeméride. Eto’o (19), Leo (16) y Henry (12) se reparten 47 goles en el campeonato en 21 jornadas, más que cualquier otro equipo de Primera División al completo, y el equipo azulgrana mantiene doce puntos de ventaja sobre el Real Madrid. “Aún queda Liga, pero hemos dado un paso importante”, resuelve el técnico culé, quien ya no puede evitar pensar en el título.

El susto. 1 de marzo de 2009.
El Barça pierde en el Calderón (4-3) ante el Atlético de Madrid y enlaza tres jornadas sin ganar, con dos derrotas consecutivas (la anterior en casa en el derbi frente al Espanyol). Disputadas 25 fechas de Liga su renta sobre el Real Madrid (que suma diez victorias al hilo desde que perdiera en el Camp Nou) se reduce a cuatro puntos y Guardiola debe salir al paso del pesimismo: “Nos levantaremos y seguiremos”.

El aplastamiento. 8 de abril de 2009.
Recuperado el tono, tras seis partidos sin derrota y lograr la clasificación para la final de la Copa del Rey eliminando al Mallorca, el Barça recibe en la ida de las semifinales de la Champions al Bayern Múnich, solventando el duelo con un incontestable 4-0 tras un partido memorable que le abre, prácticamente, las puertas de la final de Roma. Expulsado por protestar, Guardiola se muestra “orgulloso” de la entrega “innegociable” de sus futbolistas.

El 2-6. 2 de mayo de 2009.

El Clásico definitivo por la Liga llega con un Barça solvente y un Real Madrid lanzado y que a las órdenes de Juande Ramos ha enlazado 17 victorias y un solo empate desde que perdiera en el Camp Nou, para situarse a cuatro puntos del liderato con cinco jornadas por delante. El Madrid se avanza en el marcador… Y da paso a una exhibición monumental del equipo azulgrana, que le golea por 2-6 para sentenciar virtualmente el campeonato. “Es la mejor noche de mi vida” proclama el entrenador, avisando que nada está aún cerrado y entran en “el mes final de nuestras carreras”.

El milagro. 6 de mayo de 2009.
El Barça disputa la vuelta de semifinales de la Champions en Stamford Bridge ante un Chelsea que le arrancó un 0-0 en el Camp Nou y a los 9 minutos se adelanta por medio de Essien. Dominando pero sin rematar a puerta, con Abidal expulsado y abocado al desastre, en tiempo añadido Iniesta caza un obús desde la frontal que obra el milagro para darle la clasificación. “Persistir nos ha llevado a la final” sentencia Pep en la sala de prensa.

La Copa. 13 de mayo de 2009.
Tras once años de ausencia el Barcelona juega la final de la Copa del Rey, enfrentado en Valencia al Athletic de Bilbao. Toquero avanza a los leones al comienzo del partido pero el equipo azulgrana, con varios secundarios en su alineación, iguala antes del descanso y convierte la remontada en goleada, para ganar 4-1 y conquistar el primer título de la temporada. Tres días después, el 16, una derrota del Real Madrid en Villarreal le proclamará campeón matemático de Liga, con tres jornadas de adelanto.

El Triplete. 27 de mayo de 2009.

Campeón de Liga y Copa, el Barça disputa la final de la Champions frente al Manchester United, campeón en vigor del torneo y al que Guardiola califica como “el mejor equipo del mundo”. Los Diablos Rojos llegan a Roma como campeones de la Premier y soñando con ser el primer equipo en enlazar dos títulos en el máximo torneo desde que lo hiciera el Milan en 1990. Eto’o y Messi, con un cabezazo majestuoso, sentencian el triunfo por 2-0 para cerrar “el mejor año de nuestra historia” en palabras de Guardiola, capataz de un Barça que entra, de lleno, en la leyenda.