<
>

Esteban Paredes en ESPN Radio: la crisis de Colo Colo, su dolorosa salida y el presente en Coquimbo

Esteban Paredes, el eterno goleador del fútbol chileno, fue el invitado de lujo de ESPN Radio, donde contó cómo se siente actualmente en Coquimbo Unido y brindó detalles sobre la profunda crisis que vivió en Colo Colo en el año en el que se salvó del descenso.

"En 10 años en Colo Colo nunca había vivido que haya golpes entre compañeros. Eso separó al plantel y ya era muy tarde. Había mucha incertidumbre", describió el Tanque, quien se mostró dolido por la forma en la que le comunicaron su salida del Cacique.

A continuación, las mejores frases de la entrevista:

"Estoy muy contento, muy feliz. Había pasado unas semanas muy amargas por lo que había en Colo Colo. Hoy me encuentro con aires. Quiero seguir disfrutando del fútbol, que es lo que más me gusta. Todavía le puedo dar al fútbol, por eso sigo jugando".

La salida de Colo Colo: "Nunca me lo imaginé así. Si a uno le dicen las cosas en la cara, lo entiende. Quieren rejuvenecer el plantel, encontrar nuevos horizontes y uno como grande lo entiende. Pero hay que decirlo en la cara. Con Aníbal (Mosa) nos llevábamos muy bien, hablábamos mucho en momentos críticos. Lo que más me dolió es que me lo dijeran por teléfono. Me lo mandó a decir a través de Víctor Vidal. No es la forma, me lo podía haber dicho él. No le tengo rencor para nada. Quiero que le vaya bien a Colo Colo porque soy hincha".

"Todo lo que se vivió el año pasado, la pandemia, las discusiones con los dirigentes... En 10 años en Colo Colo nunca había vivido que haya golpes entre compañeros. Eso separó al plantel y ya era muy tarde. Había mucha incertidumbre, los que cobraban, los que no, hacíamos reuniones todas las semanas y no nos poníamos de acuerdo. No debió pasar entre nosotros, nos equivocamos. Los cambios de entrenador también fueron una mala jugada. Si bien nosotros tuvimos la culpa, necesitamos armas para responder en la cancha".

"En Colo Colo había un contrato por derechos de imagen y eso era el bono del que se hablaba".

"De ninguna manera había cabrones en el club. Tuvimos un super mal año, se dijeron cosas que no pasaban. Tuvimos una mala racha y la prensa empezó a decir cosas que no son".

"Obviamente me sentí traicionado por Aníbal (Mosa), pero como ya dije no siento rencor. Como dice la canción: los jugadores y los dirigentes pasan, pero los hinchas quedan".

"Yo quería seguir jugando porque quería retirarme en Colo Colo. No pretendía un gran sueldo, quería retirarme en la cancha. Mi representante fue a hablar con Harold (Mayne Nicholls) y le cerraron la puerta en la cara".

"Yo no me perdía ningún entrenamiento en Colo Colo, ni contaba con un trabajo kinésico aparte. El problema es que tuve muchas lesiones..".

"Estuvimos peleando el descenso, gracias a Dios pudimos sacar ese partido adelante. Claramente tienen que irse muchos directivos".

"Tuve varios reuniones con (Gustavo) Quinteros y me dijo que estaba feliz conmigo porque apoyaba a los muchachos, porque siempre estaba a disposición del club. Un día me dijo que quería que me retirara en Colo Colo y después salió lo del llamado y la decisión del directorio".

"¿Mejor momento en Colo Colo? En 2014 cuando ganamos la 30
¿El mejor gol? Frente a la U en el Nacional
¿Portero al que tenía de hijo? Nico Peric y Johnny (Herrera)".

"Si estoy en un buen nivel, me encantaría volver a Colo Colo. Con el tiempo se verá...si no, llegar algún día para colaborar en otra área. Tengo pensado hacer un curso de técnico y otro de dirección deportiva".

"Me hubiera gustado jugar en Argentina. En 2010 tuve la chance de ir a Banfield con (Julio) Falcioni".

"Me hubiese gustado jugar más en la Selección, pero me siento feliz de haber ayudado a mis compañeros".

"Es mi sueño tener un partido despedida en el Monumental. Ojalá rebobinen y pueda estar ahí (risas)".

"Mi meta con Coquimbo es subir. El club hizo un esfuerzo grande por traer grandes jugadores".

"Cuando estaba en Santiago Morning nos daban un mes y medio de vacaciones, a veces dos meses. Era mucho... Yo paraba 10 o 15 días y después subía todos los días al cerro con el profe. Eso me ayudó muchísimo. Nunca dejé de entrenar, salvo por las lesiones".

"Los dos goles que me marcaron fueron uno contra Católica porque había fallecido mi abuelo en septiembre, era arquero y fanático de Colo Colo. Yo quería que me viera jugar y campeón. Pero no me pudo ver levantar la Copa. Y el otro el gol del récord que pude disfrutar con mi familia".