<
>

Los ingleses listos para volver a conquistar Europa en la Champions League 2021/22, ¿o alguien podrá detenerlos?

La Premier League es la mejor liga de Europa. Para muchos, es una verdad indiscutible. Para otros se trata de una cuestión de gustos por un estilo de juego. Y habrá quienes siguen prefiriendo el fútbol de otros países. Pero cuando las principales ligas de del Viejo Continente se miden mano a mano, los ingleses no dejan dudas: siempre (o casi siempre) compiten.

Eso es lo que se puede esperar seguro para esta nueva temporada de la UEFA Champions League. Sólo dos veces (2012/13 y 2014/15), desde que el certamen lleva esta denominación y cuenta con octavos de final, no hubo representantes de la Premier League entre los ocho mejores. En 29 temporadas, seis veces un conjunto inglés se coronó (Manchester United, Liverpool y Chelsea), en tres oportunidades en finales contra rivales de la misma nacionalidad y en otros cinco casos, cuadros de ese país llegaron hasta la definición y la perdieron.

Para la historia es irrefutable el dominio inglés en el certamen más importante a nivel de clubes. Es pasado y también es presente. Prueba es de ello es que Chelsea es el vigente campeón de Europa. Y Liverpool lo fue hace dos años, cuando se cortó el "reinado español", con la seguidilla del Real Madrid de Zinedine Zidane, alternado con el Barcelona de Lionel Messi.

Los representantes de la Premier League para la temporada que comienza, Chelsea, Liverpool, Manchester City y Manchester United llegan con todo para volver a estar entre los mejores. ¿Campeones? Quizás. Quizás ninguno pueda alcanzar la final de San Petersburgo, pero seguro van a ser protanistas.

Son fuertes, son poderosos económicamente y plagados de talento, pero en el camino se encontrarán con rivales a la misma altura. No muchos. Dos seguro: Bayern Munich, sin duda. París Saint Germain, muy probablemente. Un escalón más abajo, Atlético Madrid y Real Madrid, un poco más atrás Barcelona, Inter y Juventus. Y claro, siempre hay que dejar espacio para alguna sorpresa, que saliendo de estos equipos, se trataría de un sorpresón.

¿QUÉ TIENEN LOS EQUIPOS INGLESES QUE LOS CONVIERTE EN RIVALES A RESPETAR?
Por empezar, tres de ellos, Liverpool, Chelsea y Manchester City cuentan con Jurgen Klopp, Thomas Tuchel y Pep Guardiola, entrenadores experimentados y que ya levantaron la Orejona alguna vez. Saben de qué se trata, cómo administrar sus equipos para afrontar temporadas exigentes y de agendas muy apretadas. Manchester United en este aspecto se queda un paso atrás y, probablemente, en una mirada más general, es del que más se puede dudar sobre hasta dónde puede llegar en esta ocasión.

¿Cómo llegan a este inicio de la competencia internacional? De nuevo, tres de ellos tienen un equipo ya probado y rodado, porque mantuvieron su base. Chelsea sigue con su dibujo 3-4-2-1 con Edouard Mendy como una garantía en el arco, G'Ngolo Kanté sigue siendo un punto fuerte de su mediocampo, aunque Tuchel ha ido variando porque le sobran opciones, como Mateo Kovacic. Y acompañan Hakim Ziyech y Kai Havertz a un único punta, que solía ser Timo Werner, pero perdió su puesto por la llegada de Romelu Lukaku, que regresó a los Blues consolidado como un goleador implacable.

Es que el último mercado de pases para los ingleses ha sido de grandes inversiones pero en pocos refuerzos que les aporten mucha calidad.

Para Manchester City, que ha tenido un inicio de temporada un tanto irregular, el mayor gasto estuvo puesta en Jack Grealish, que hasta ahora no ha explotado. Pero en todo caso, Guardiola tiene un "plan B", que sería el "A" en cualquier otro lado. Pep prefiere un 4-3-3 y si el ex-Aston Villa tarda más de lo esperado en adaptarse, en el banco esperan Raheem Sterling, Kevin De Bruyne y Ryad Mahrez. Además de que al jugador de la Selección Inglesa lo acompañan en el XI inicial Gabriel Jesús y Ferran Torres.

En tanto, para Jurgen Klopp la buena noticia del mercado de pases fue que no perdió a ninguna de sus principales figuras: sigue contando con su tridente estrella Mané-Firmino-Salah, en el que también suele colar a Diogo Jota. Y además, recupera a Virgil van Dijk en la zaga, tras una larga ausencia por lesión. Los Reds se quedaron con las manos vacías la campaña anterior, pero en la actual parecen haber recuperado la memoria.

De nuevo, el diferente del grupo es Manchester United. Ole Gunnar Solskjaer es el quinto entrenador en la "era post Alex Ferguson", que ya lleva casi 8 años, y el club todavía no ha conseguido recuperar el rumbo ganador. El noruego está en su tercer año al mando y aún no ha consolidado un equipo.

Los Glazers rompieron el chanchito este verano y además de Jadon Sancho y Raphael Varane, devolvieron a Old Trafford a Cristiano Ronaldo, justo antes de se calzara la camiseta del City. ¿Esta incorporación bomba lo convierte en candidato? No. Si bien es cierto que el crack portugués es capaz de definir partidos por sí solo y la Champions es defitivamente un torneo que le sienta muy bien, habrá que ver cómo Solskjaer logra acomplarlo al 4-2-3-1 que venía utilizando.

La primera prueba, ante Newcastle en la Premier League, fue más que prometedora. CR7 estuvo como único punta con Sancho, Bruno Fernandes, Greenwood, Matic y Paul Pogba por detrás. Esta vez, Cristiano marcó dos goles. Pero también puede jugar más retrasado y ser asistidor, o tirarse más para las bandas como extremo. Además de su calidad para los tiros libres. Está claro que es una gran adición para el United, pero no lo es todo. Si no, pregúntenle a Juventus.

LA FASE DE GRUPOS: UN TRÁMITE NECESARIO PARA EN 2022 PONER RUMBO A RUSIA, ¿Y QUIÉN PODRÁ DETENERLOS?
Probablemente en el sorteo de zonas Manchester City y Chelsea hayan sido los más favorecidos. Mientras que Liverpool y Manchester United, quizás deban trabajar un poco más para llegar a los octavos de final. Pero, si no sucede nada muy extraño, los cuatro deberían seguir con vida en Europa para el próximo año.

Bayern Munich se presenta como la mayor amenaza para los ingleses, porque ninguno comparte grupo con éste, es decir que podría ser rival de cualquiera que no se clasifique 1° para la primera fase de "mata-mata". Es que el campeón alemán cambió de entrenador por el joven Julian Nagelsmann, pero mantuvo su base con el goleador estrella Robert Lewandowski y la aparición de una joven promesa como Jamal Musiala.

París Saint Germain es, el equipo sensación de Europa, porque logró capturar a un Lionel Messi que Barcelona dejó huérfano, además de Georgio Wijnaldum, Sergio Ramos, Achraf Hakimi. Figuras que se suman a Neymar, Ángel Di María y Kylian Mbappé, que finalmente no se fue al Real Madrid. Calidad sobra, pero como advirtió Mauricio Pochettino, ahora es su trabajo hacer un equipo con todas esas súperestrellas.

Con menos nombres y de la mano de Tuchel, Paris estuvo muy alcanzar el trofeo que desvela a los jeques. Si ahora el entrenador argentino consigue administrar los egos y conseguir un XI equilibrado donde todos puedan participar, ahí debería estar el próximo campeón.

La buena noticia para Manchester City es que al compartir el Grupo A con PSG, seguramente los pasajes a octavos se repatirán entre ellos dos y no podrán cruzarse en la siguiente instancia. Y si, los de Guardiola consiquieran ser líderes, casi podrían poner un pie en cuartos.

Chelsea, por su parte, es candidato a ser 1° en el Grupo H, secundado por una Juventus que, al menos en este inicio de temporada (aún no pudo ganar) parece haber perdido mucho más que a Cristiano Ronaldo. Si a alguno de los ingleses le toca como rival en octavos, serían favoritos en la serie.

Para Liverpool el Grupo B quizás no sea un paseo, aunque entre los Reds y Atlético Madrid deberían quedar las dos primeras posiciones. De todas formas no puede descartarse del todo a un AC Milan, que no contará por un tiempo con Zlatan Ibrahimovic, pero invirtió en refuerzos que le han dado buenos resultados en el comienzo de la Serie A.

En cuanto al Atlético de Diego Simeone es otro de los potenciales rivales de los que los ingleses deberían preocuparse. Con el título de LaLiga todavía fresco, sería lógico que el Cholo apunte todos sus cañones a la gloria europea, que tan cerca estuvo cerca (2013/14 y 2015/16), pero no se le pudo dar.

Los Colchoneros nunca dejan la Champions sin dar pelea y este año, Simeone recuperó a Antoine Griezmann, que deberá pelearle un lugar a Luis Suárez y Ángel Correa, quien se afirmó entre los titulares.

Y si se trata de amenazas de LaLiga, nunca hay que menospreciar al Real Madrid. El Merengue está en un momento de transición. Ahora bajo el ala de un DT experimentado como Carlo Ancelotti, ya sin el liderazgo de Ramos, pero aún con los goles de Karim Benzema, el talento joven de Vinicius Junior y a la espera del resurgimiento de jugadores como Eden Hazard o Gareth Bale.

Un cuadro parecido pero un poco más incierto es el del Barcelona. Sin dinero para refuerzos resonantes y tras perder a su amuleto, Leo Messi, y a Griezmann, Ronald Koeman está obligado a redescubrir a su equipo en plena competencia. Memphis Depay inyectó algo de optimismo, pero cuál es el verdadero nivel de este Barca es una incógnita y el factor sorpresa a veces puede ser clave en la Champions. Al compartir zona con Bayern Munich, es una probabilidad que los catalanes clasifiquen como segundos y, por lo tanto, sean potenciales rivales de los ingleses en octavos.

Cosa que no será una preocupación en principio para Manchester United, que primero deberá sortear el Grupo F, donde es uno de los tres "más fuertes", junto a Villarreal (con el que perdió la final de la última Europa League) y Atalanta (que viene en crecimiento desde la Serie A e hizo un buen papel en la UCL pasada). Lo que tienen a favor los Diablos Rojo -además de Cristiano- es el calendario: empiezan ante el rival más accesible, Young Boys, y completarán la primera rueda ante los otros dos rivales como local. Es decir que, si hace los deberes, tendría que llegar mejor parado a las revanchas que definirán los clasificados.

Finalmente, un equipo al que los ingleses deberían tener en el radar es el Inter de Milán, que comparte zona con Real Madrid. Si bien es cierto que hace rato que los italianos no trascienden en terreno internacional, la conquista del Scudetto le ha dado otro impulso e hizo recuperar el autoestima los dirigidos por Simone Inzaghi.

Sea el que sea el que se cruce en el camino de Chelsea, Liverpool y los Manchester, lo que es seguro es que los ingleses competirán y si el destino final de uno o dos será San Petersburgo, eso sólo se sabrá de aquí al 28 de mayo de 2022.