<
>

Lenglet regresa a Old Trafford, donde el Barcelona decidió su fichaje

play
Arrancan los cuartos de final de la Champions Legue (3:05)

Para Carolina Guillén cada partido será una batalla. Manchester City llega imbatible para medirse a Tottenham. Porto, campeón de Portugal, se enfrenta a un Liverpool fotalecido. Barcelona y Juventus, a demostrar de que están hechos ante el United y Ajax. (3:05)

MANCHESTER -- Clement Lenglet era seguido de cerca desde hacía meses por el área deportiva del Barcelona que, por orden de Roberto Fernández, tenía marcado su nombre de manera especial. Rápido en la anticipación, de fuerte carácter en el campo, buen manejo de balón y dominador del juego aéreo, el francés se destacaba entre los centrales que controlaba el club azulgrana. Hasta que el Sevilla jugó en Old Trafford y su fichaje pasó de posible a prioritario.

El Manchester United de Mourinho había arrancado un empate sin goles del partido de ida y se presentaba en la vuelta como inequívocamente favorito en los octavos de final de la pasada edición de la Champions que se decidía en el Teatro de los Sueños. Roberto Fernández, el secretario técnico del Barça estimó que aquel partido podía ser el mejor y definitivo examen para Lenglet, enfrentado al poderoso Lukaku, al eléctrico Alexis y al veloz Rashford en una noche sin vuelta atrás. Y cuando acabó el partido el central francés ya era el elegido.

Aburrió a Lukaku y salvó un remate envenenado de Alexis Sánchez para mantener en pie a un Sevilla al que dos goles de Ben Yedder en la segunda mitad catapultaron a la clasificación a los cuartos de final. El delantero belga solo le pudo vencer en una ocasión para marcar el 1-2 definitivo y Lenglet se ganó la aprobación de Roberto, que ya había cerrado el fichaje de Arthur Melo y después concretaría el de Arturo Vidal en las que fueron sus últimas operaciones antes de dejar el Barça en el verano de 2018.

El secretario técnico convino con el área deportiva la necesidad de fichar al central y el Barça, al acabar la temporada, pagó los 35 millones de euros en que estaba marcada su cláusula de rescisión para convertirle en el tercero de la fila, por detrás de Piqué y Umtiti, sin sospechar que los problemas físicos de su compatriota le catapultarían a una posición en la que ahora aparece como indiscutible.

Así, un año después de su confirmación, Clement Lenglet regresa a Old Trafford, al reencuentro con Lukaku y convertido en fijo para Ernesto Valverde.