<
>

El quarterback de los Packers Aaron Rodgers ha sufrido apenas 89 intercepciones, y las recuerda todas

play
¿Qué realidad veremos de Chiefs y Packers en la Ronda Divisional? (2:23)

Los Chiefs ganaron la primera siembra en a AFC, pero su explosiva ofensiva batalló en la recta final de la temporada regular, mientras que el ataque de los Packers llega a Playoffs como el más consistente. (2:23)

GREEN BAY, Wisconsin -- Ver todas las intercepciones del mariscal de campo de los Green Bay Packers Aaron Rodgers no constituye una tarea ardua. Solo existen 89 jugadas de este tipo, totalizadas en 16 temporadas regulares de la NFL, aparte del hecho que la tecnología facilita su disponibilidad.

Sin embargo, existe una intercepción que parece haber escapado de la permanencia de los archivos de NFL Game Pass (cuya recopilación apenas se remonta al 2009), la base de datos de videos de ESPN.com e incluso, de las infinidades de YouTube.

Es la intercepción número 7 en la carrera de Rodgers, ocurrida en 2008, durante su primera temporada en condición de titular.

No hay necesidad de buscar el video, ya que Rodgers puede describir con toda exactitud cómo el ex apoyador de los Bears Brian Urlacher logró cortar su envío.

"Él me engañó", recordó Rodgers durante una conversación con ESPN en víspera de Año Nuevo, mientras conducía en camino a su residencia desde el Lambeau Field. "Hizo como si no me veía. Parecía que iba a caer, luego aceleró e hizo una buena jugada, justo entre medio de la cobertura. No fue un gran lance, de ninguna forma, pero él jugó conmigo".

Probablemente, Rodgers no sea capaz de recordar la totalidad de sus 89 intercepciones con tanto detalle: no obstante, su recuento de la jugada de Urlacher, incluso mientras conducía su auto de vuelta a casa (con todo y una parada para buscar una botella de Dom Perignon) nos dice dos cosas: Cómo las intercepciones le afectan personalmente y la poca cantidad que han sumado sus rivales.

Cuando Rodgers alcanzó los 400 pases para touchdown de por vida durante la Semana 13 de la presente temporada, apenas había lanzado un total de 88 intercepciones. No solo fue el quarterback que sumó 400 pases para anotar con mayor rapidez, superando a Drew Brees por 13 partidos; asimismo, fue el único en sumar menos de 100 intercepciones para el momento en el cual alcanzó la histórica cifra.

Rodgers dijo que vería si era capaz de alcanzar los 500 pases para anotación antes de lanzar para su intercepción número 100. De hecho, lo cree posible.

"Cuando lo dije, lo hice con toda sinceridad", insistió Rodgers.

Rodgers se apresta a jugar el partido del sábado de ronda divisional de la NFC contra Los Angeles Rams luego de sumar una campaña con 48 anotaciones y 5 intercepciones. Sus 412 pases para touchdown y 89 intercepciones se han producido en un total de 6,587 intentos de pase en temporada regular.

"Ambas cifras son impresionantes por igual", afirmó el comentarista de ESPN Matt Hasselbeck, quien lanzó para 212 anotaciones y 153 intercepciones durante su carrera de 17 años en la NFL. "Para poder contar con semejante longevidad en la NFL en la posición de mariscal de campo durante más de una década, creo en una frase, que es esta: 'La seguridad con el balón es seguridad laboral'. Esa es una de las múltiples razones por las cuales Aaron es percibido, constantemente, como uno de los mejores de este deporte".

'¿Tim me interceptó dos veces?'

Durante la mayor parte de su carrera, Rodgers fue poseedor del récord histórico de la NFL en promedio entre anotaciones e intercepciones. Actualmente, posee marca de 4.63/1; aunque recientemente fue superado por el joven mariscal de campo de los Kansas City Chiefs Patrick Mahomes (4.75).

Rodgers sigue siendo dueño del récord de la NFL de pases consecutivos sin sufrir intercepciones, con 402 (racha que concluyó con su intercepción número 80 de por vida), por parte del profundo libre de los Chicago Bears Eddie Jackson, con un balón que se escapó de las manos del ala cerrada Jimmy Graham, justo en la meta durante su compromiso de la Semana 15 de la campaña 2019. Adicionalmente, Rodgers disfrutó de una seguidilla de 251 pases al hilo en temporada regular sin ser interceptado por los rivales. La intercepción número 73 puso punto final a la cadena, durante la Semana 1 de la temporada 2017, en un encuentro contra los Seattle Seahawks, cuando el liniero defensivo Nazair Jones captó el pase corto.

"De hecho, esa fue mi primera intercepción en la liga", expresó Jones, entre risas. "Eso es lo verdaderamente alocado de esa jugada. Por cierto, me golpeó en la cara con el ovoide. La punta del balón me pegó en el ojo. Se hinchó y después, tuve un hematoma que cubría toda la parte inferior del ojo por un par de meses".

Jones es apenas uno de dos jugadores que produjeron sus únicas intercepciones de por vida enfrentándose a Rodgers. Cuando se le preguntó si podía mencionar alguna de esas jugadas, Rodgers se mostró inicialmente perplejo.

"¿Es Chase Blackburn uno de ellos?", preguntó Rodgers.

Blackburn fue autor de la intercepción número 37, durante la Semana 13 de la temporada 2011, cuando el apoyador de los New York Giants retrasó a cubrir su área. Esa fue una de sus cuatro intercepciones de por vida.

"Pues bien, uno de ellos fue el chico de Seattle contra la cortina", recordó Rodgers, refiriéndose a Jones.

Cuando se le comentó que la otra intercepción fue la número 4 de su carrera, ocurrida en la temporada 2008 durante un partido contra los Tampa Bay Buccaneers, pudo recordar las circunstancias de inmediato.

"Oh, cierto, [se produjo] cuando remontabámos [aunque] no recuerdo quien fue", expresó Rodgers, quien había olvidado que la intercepción fue hecha por el atajador defensivo Gaines Adams, quien falleció en enero pasado, producto de un paro cardíaco.

Un total de seis jugadores han sumado más de una intercepción contra Rodgers.

De forma instantánea, Rodgers mencionó el nombre de Urlacher. Luego de pensar por unos segundos, agregó: "Conozco a [otro] de ellos y es asombroso. Bacarri Rambo me [interceptó] en dos ocasiones". Recordaba las intercepciones números 56 y 57, en un encuentro contra los Buffalo Bills de la Semana 15 en 2014.

Posteriormente, mencionó el nombre de Tanard Jackson de los Buccaneers. Sin embargo, Jackson solo cuenta con una intercepción; específicamente, un "pick-six" para completar la número 19, durante la Semana 9 en 2009 (sobre la cual ampliaremos posteriormente).

Cuando se le indicó a Rodgers que otros dos jugadores aparte de Rambo le capturaron sus pases en el mismo partido, esto puso a trabajar su memoria.

"Oh, cierto, [el ex receptor de los Packers] Greg [Jennings] falló al intentar capturar aquella recepción, y [en la otra] fallé justo sobre la línea", afirmó Rodgers con respecto a las intercepciones números 8 y 9, producidas en la Semana 12 de 2008 por Jason David de los New Orleans Saints.

Cuando se le comentó que el esquinero Janoris Jenkins, que entonces jugaba con los New York Giants, lo interceptó en par de ocasiones (las intercepciones números 67 y 68, durante la Semana 5 de la temporada 2016), expresó: "Oh, la desviación [cuando el ovoide cayó de las manos del ex receptor de los Packers Jordy Nelson], y luego atrapó el pase siguiente".

Los otros jugadores en sumar más de una intercepción contra Rodgers son Elbert Mack de Tampa Bay, con las intercepciones números 17 (Semana 9, 2009) y 36 (Semana 11, 2011) y Tim Jennings de los Chicago Bears, que sumó las intercepciones números 40 (Semana 2, 2012) y 52 (Semana 17, 2013).

"¿Tim me interceptó dos veces?", dijo Rodgers, con expresión de sorpresa en su voz. "Recuerdo una, ocurrida en 2013. No recuerdo la segunda".

Al comentársele que Jennings cortó una ruta trazada por James Jones en 2012, Rodgers dijo de inmediato: "Oh, Dios mío, estaba sobre nuestra banda, en medio de una ruta algo agitada".

Rodgers solo cuenta con tres "pick-six" (intercepción de la defensa que termina en anotación) durante su trayectoria: la intercepción número 19, autoría de Jackson (que defendía la causa de Tampa Bay); la número 75, hecha por William Jackson (jugador de los Cincinnati Bengals, en la Semana 3 de la temporada 2017) y la numero 85, concretada por Jamel Dean (Tampa Bay, Semana 6 de la campaña 2020).

De las 89 intercepciones de Rodgers, 24 fueron producto de caídas: 14 de las manos de los receptores y otras 10 que fueron desviadas por un defensor, o que rebotaron de una parte del cuerpo de un jugador de los Packers.

Incluyendo playoffs, instancia en la cual Rodgers suma 40 anotaciones y 12 intercepciones en 18 salidas como titular, solo Rodgers ha capturado los envíos de Rodgers en tres ocasiones.

Pleasant Valley, donde las intercepciones perdieron la vida

A muy temprana edad, Rodgers descubrió cuánto los entrenadores detestan las intercepciones.

El mariscal de campo del segundo equipo, que cursaba segundo año en la secundaria Pleasant Valley de Chico, California, tuvo una mala racha, sumando múltiples intercepciones.

Es allí cuando ingresa al escenario Ron Souza, coordinador ofensivo del segundo equipo de dicha casa de estudios en aquella campaña.

"Creo que él sentía en ese momento que yo jugaría mejor, consciente de que, si seguía perdiendo el balón, terminaría en la banca; aunque no había manera de que quedara como suplente, porque no tenía un chico detrás de mí que pudiera jugar", afirma Rodgers. "Pero, simplemente era su forma de motivarme y decir: 'Oye, ésto no basta; si no comienzas a resolverlo, tendremos que poner a jugar a alguien más'".

Souza le dijo a Rodgers que el 90% de las intercepciones sucedían debido a las malas lecturas antes de hacer la entrega del balón; por ende, lo primero que Rodgers necesitaba hacer era dominar los conceptos de lo que querían hacer las defensivas rivales.

No requirió de mucho tiempo para comprenderlo.

"[Rodgers] cuenta con una memoria fotográfica, y cuando uno busca un mariscal de campo, esa es una característica ideal", expresó Souza. "Si sabes qué tienen [los oponentes] entre manos, has reducido tus posibilidades de sufrir una intercepción en 10 por ciento".

Ese 10%, según cree Souza, depende de no forzar un lanzamiento. Y es allí donde Rodgers se metía en problemas, en su condición de atleta de segundo año de secundaria.

"Antes de la entrega, todo estaba bien; sin embargo, él intentaba forzarlo", indica Souza. "Por ende, literalmente le inculcábamos esos conceptos a diario. Y eso fue realmente lo que sucedió. Desde una edad temprana, se le insistió en ello".

El objetivo de Rodgers siempre fue jugar fútbol americano universitario. Al revisar las estadísticas de los mariscales de campo en la lista Rivals 100 (la única fuente sobre reclutamiento de prospectos que conocía en aquel entonces), se dio cuenta de un patrón omnipresente.

"Todos estos chicos tenían un montón de anotaciones, pero no muchas intercepciones; y pensaba que esa es la única cosa que había hecho, pero otros no ... y era lanzar demasiadas intercepciones", dijo Rodgers. "Para mi último año de estudios, cuidé el balón mucho mejor. No recuerdo exactamente con cuántos touchdowns terminé la campaña, pero mis intercepciones se redujeron sustancialmente".

En Butte College, durante su única campaña en junior college, Rodgers lanzó para 28 anotaciones y apenas cuatro intercepciones. Con la Universidad de California, sumó cinco intercepciones en su primera temporada y ocho en la segunda, antes de incursionar en la NFL.

Rodgers cuenta con dos campañas en la NFL que superan la decena de intercepciones: 13 en 2008 y 11 en 2010.

'Un pecado mortal'

Probablemente, fueron las palabras de Souza, en vez de las del ex entrenador de quarterbacks y coordinador ofensivo de los Packers Tom Clements, las que salieron a relucir en la mente de Rodgers cuando éste lanzó para su intercepción más reciente, en el partido de los Packers de la Semana 16 contra los Tennessee Titans.

Caption: Green Bay pasó de un extremo con Brett Favre (quien sumó récord histórico de 336 intercepiones en la NFL) al otro con Aaron Rodgers (89) AP Photo/Morry Gash

La intercepción número 89 rompió una de las primeras reglas aprendidas por Rodgers. Él lo entendió de inmediato.

"Sólo pensaba en la voz de Tom Clements, que sonaba en mi mente justo en medio de la cancha, hablándome sobre uno de los pecados mortales del mariscal de campo, que acababa de cometer", expresó Rodgers después del encuentro.

De hecho, había infringido dos de esas normas: Cuando iba por mitad de cancha y al lanzar impulsándose con todo su cuerpo.

"Cuando él hizo ese lanzamiento, no recuerdo bien qué gritó, creo que fue una mala palabra, pero él lo supo de inmediato, cuando el balón salía de sus manos", expresó el centro de los Packers Corey Linsley. "No sé qué sucedió, pero estaba consciente de cuál sería el resultado, justo cuando el ovoide salía de sus manos y él, simplemente ... se molestó".

Rodgers recuerda qué palabra soltó a voz en cuello.

"Creo que, probablemente fue "jo---", que es una de las más fáciles de decir", indicó. "Me enfadé conmigo mismo, porqué sé que ese es un pecado mortal que aprendí mientras crecía en la liga, aparte de que fue innecesario en ese momento, con el marcador a favor 33-14, moviéndome hacia la derecha. O hacía eso, o la lanzaba hacia un lado y despejábamos".

"Nuestra defensiva está jugando bien. Solo fue un movimiento innecesario, producto del impulso. Fue uno de esos lanzamientos rápidos que he hecho con anterioridad, aunque me dan un porcentaje realmente muy bajo. Simplemente, no he hecho muchas jugadas como esa, razón por la cual me enfadé".

El anti-Favre

La semana pasada, Rodgers compareció como invitado en un programa radial sobre la NFL, transmitido por la cadena satelital SiriusXM y presentado por el ex mariscal de campo de los Packers Brett Favre. Al aire, Favre le dijo a Rodgers: "Estás rompiendo todos mis récords, y rompes mi corazón durante el proceso".

No todos los récords.

Apenas dos semanas después que Favre superara la marca histórica de la NFL en pases para anotación (que actualmente posee Tom Brady con un total de 581), Favre impuso el récord de más intercepciones de por vida (y que permanece en su haber, con 336).

Rodgers presenció la peor temporada en intercepciones de la carrera de Favre en primera fila. Era un novato en 2005 cuando Favre lanzó para 29 intercepciones.

"Definitivamente, fue muy interesante verle jugar ese año", afirmó Rodgers, recordando una campaña con récord 4-12 con un equipo diezmado por las lesiones y que redundó en el despido del entrenador Mike Sherman. "'Favrey' jugaba de la forma en la que acostumbraba jugar, asumiendo riesgos, e intentábamos remontar en muchos partidos, durante un año difícil".

Rodgers nunca vio el peor partido de Favre en cuanto a intercepciones (tres de dichas intercepciones terminaron en anotación) durante una derrota en el partido de playoff divisional de la NFC en 2001 contra los Rams. Después del encuentro, Favre expresó una frase que se hizo célebre: "Pude haber lanzado para ocho [intercepciones] de haber recuperado el balón".

"El elemento que se destaca, a mi criterio, es que siempre me he enorgullecido en mantener [las intercepciones] en cifras bajas, aunque también mantengo las oportunidades en un número bajo", expresó Rodgers. "No siento que haya tenido un montón de intercepciones que legítimamente haya dejado caer; por ejemplo, si uno de ellos debía haber tomado el lanzamiento y lo deja caer. Está aquella intercepción del 2018 [del jugador de los Chicago Bears Kyle] Fuller. Le golpeé en el pecho, cuando era una legítima interferencia de pase. Simplemente, no creo que haya sumado muchas de esas a través de los años".