Impera la confianza en Pittsburgh a pesar de los cambios de plantilla

Recae sobre Ben Roethlisberger exprimir al máximo a sus nuevas armas ofensivas. AP Photo

PITTSBURGH -- Las bajas de Antonio Brown y Le'Veon Bell podrían mesurar las expectativas para los Pittsburgh Steelers, pero no aquellas desde dentro del vestidor del equipo.

Cuando se le preguntó acerca del estatus de desfavorecido que se percibe alrededor de los Steelers, el quarterback Ben Roethlisberger se mantuvo con lo suyo.

"He estado aquí por largo tiempo. Seguimos siendo los Pittsburgh Steelers", dijo Roethlisberger en el primer día del minicampamento obligatorio del equipo. "Seguiremos saliendo a intentar ganar todos los partidos. Ha pasado mucho tiempo desde que ganamos uno grande, pero si todos ponen el esfuerzo que creemos poder brindar, con el talento que tenemos aquí, tenemos mucha confianza de que seremos muy buenos".

Por años una elección de moda entre los cinco favoritos de pretemporada, los Steelers ranquean N° 16 en el Football Power Index de ESPN para esta temporada. Los Cleveland Browns son el equipo a seguir en la AFC Norte, al menos por ahora, tras la adquisición de Odell Beckham Jr.

Pese a quedar fuera de los playoffs con marca de 9-6-1 el año pasado, los Steelers nunca han tenido una temporada perdedora en los 15 años de Roethlisberger como quarterback, y se metieron a playoffs cuatro temporadas al hilo del 2014 al 2017. El equipo del año pasado perdió tres encuentros decembrinos por 3 puntos cada uno, quedando a medio juego del título divisional.

Luego del boicot por la designación de jugador franquicia de Bell, ahora miembro de los New York Jets, y la ausencia de cierre de temporada Brown antes de que forzara su salida vía canje a los Oakland Raiders, jugadores de los Steelers están ansiosos por mantener el enfoque en el fútbol americano y fuera de las noticias.

"Pienso que las cosas han cambiado para bien aquí", dijo el guardia David DeCastro. "Simplemente regresar y verlo, hablando con la gente. Estoy emocionado, realmente lo estoy, por jugar al fútbol americano".

Cuando se le preguntó acerca de las diferencias tangibles en el receso de temporada, DeCastro dijo "todos estamos en la misma página, orientados hacia el equipo. ese es el mayor paso".

El peso descansa sobre Roethlisberger, líder pasador el año pasado con 5,129 yardas, para exprimir el máximo de su nuevo grupo de armas ofensivas. JuJu Smith-Schuster edifica sobre su primera campaña de 100 recepciones, pero los candidatos para la titularidad como James Washington y Donte Moncrief deben demostrar que pertenecen.

Roethlisberger describe el proceso como "un reto grandioso".

"Será divertido ver si podemos producir del modo que creemos", dijo. "Al final, lo que tratamos de hacer es ganar un campeonato. Para poder hacerlo, necesitamos estar a nuestro mejor nivel".