<
>

Todo en orden en la AFC Oeste: Chiefs y Chargers al frente; Broncos y Raiders, muy lejos de las expectativas

play
Power Rankings Express NFL: Buccaneers y el sello de un contendiente (2:00)

Tom Brady y los Bucs suben en la clasificación tras romper la hegemonía de los Saints en un duelo complicado que, como buen equipo con aspiraciones, encontraron la forma de ganar. (2:00)

El guion indicaba que las cosas cambiarían radicalmente, pero a dos semanas de haber iniciado la temporada 2022 de la NFL, el panorama de la AFC Oeste está de cabeza, según las expectativas, con los Kansas City Chiefs al frente, Los Angeles Chargers justo atrás de ellos y unos Denver Broncos y Las Vegas Raiders que están lejos de las expectativas.

La diferencia en el desempeño de unos y otros, incluso, tiene a los Broncos y Raiders en la conversación de las mayores decepciones en la NFL en el amanecer de la campaña.

Es demasiado temprano para sacar conclusiones, pero en dos partidos, los equipos de la que se esperaba fuera la división más competitiva y dura de la NFL en 2022 ya ofrecieron material suficiente para detectar las razones por las cuales la AFC Oeste luce justo como no se esperaba.

Kansas City Chiefs

Patrick Mahomes advirtió que su ofensiva se las arreglaría para mantenerse productiva sin Tyreek Hill, pero pocos le creyeron y la sobrerreacción por la pérdida del receptor inquietó a todos, menos al quarterback de los Chiefs y al coach Andy Reid.

En los primeros dos juegos de la campaña, los Chiefs anotaron 44 puntos en uno y se recuperaron de dos déficits de 10 puntos en el segundo para ubicarse en el primer lugar de la AFC Oeste.

Travis Kelce (16 pases, 13 recepciones) se mantiene como el principal blanco de Mahomes, pero si algo ha caracterizado a la ofensiva de Kansas City sin Hill es la variedad, pues el No. 15 ha lanzado más de 10 pases a tres receptores más, JuJu Smith-Schuster (11), Marquez Valdes-Scantling (11) y Mecole Hardman (10), además de usar a sus corredores en comité y como válvulas de escape en el juego aéreo.


Los Angeles Chargers

Los Chargers han jugado como se esperaba y siguen firmes como candidatos principales a ganar la AFC Oeste pese a la derrota ante los Chiefs en la Semana 2, la cual estaba en su presupuesto.

La defensiva ha respondido a las expectativas que se tenían de ella tras ser reforzada con Khalil Mack, quien ha hecho sentir su presencia con 3.5 capturas, Kyle Van Noy y Sebastian Joseph-Day en la frontal, donde Joey Bosa ha capitalizado el desempeño de sus nuevos compañeros con presión constante en el backfield rival.

A la ofensiva, los Chargers iniciaron la temporada con buen ritmo. Justin Herbert es eficiente en la bolsa de protección, compra tiempo cuando es necesario y ante los Chiefs demostró que puede mover a su ataque por aire, aún sin contar con su principal receptor, Keenan Allen, al asociarse con buenos resultados con Mike Williams.

La cuestión con los Chargers es que se reforzaron, precisamente, para superar ese escollo llamado “Kansas City” y fallaron en su primera prueba, pero su desempeño va de acuerdo a las expectativas y a la larga, su buen eso debe ponerlos en buena posición de cumplir el cometido de superar a los Chiefs.


Denver Broncos

Los Broncos sufren un problema que nadie vio venir y éste tiene nombre y apellido: Nathaniel Hackett.

La manera en la que el nuevo coach de los Broncos ha manejado sus dos primeros juegos en ese rol hace cuestionar si el ex coordinador ofensivo de los Green Bay Packers estaba listo para tomar las riendas de un equipo en la NFL.

La manera en la que Hackett desperdició segundos valiosos al final del duelo de la Semana 1 en Seattle y la desconfianza que mostró en ese momento al ir por un gol de campo de 64 yardas en vez de darle el balón a Russell Wilson en cuarta y cinco se reflejan en el accionar colectivo de los Broncos.

Si un coach no proyecta seguridad, la desconfianza esparce hacia abajo y se refleja en el accionar de Wilson, quien parece no tener aún confianza en la protección de su línea ofensiva y luce ansioso en la bolsa de protección, listo para correr en cualquier momento, lo cual afecta su mecánica para lanzar, pues no tiene los pies bien plantados.

Los Broncos han cometido 25 castigos en sólo dos juegos. La indisciplina y errores son reflejo de lo que se transmite desde la banca y aunque Hackett seguramente aprenderá sobre la marcha a manejar mejor los partidos y a tomar decisiones con más determinación, a Denver se le podría acabar rápido el tiempo para cumplir con las expectativas en una competida AFC.


Las Vegas Raiders

Perder de visita ante Los Angeles Chargers probablemente estaba en el presupuesto de los Raiders. Lo que no estaba en las proyecciones era iniciar la temporada con dos derrotas, mucho menos sufrir el segundo revés tras ir arriba en el marcador por 20 puntos a la mitad del primer juego en casa.

Derek Carr ha lucido inconsistente y aunque lanzó 17 pases y completó 10 de ellos con Davante Adams para 141 yardas en la Semana 1, queda la percepción de que el quarterback no ha usado lo suficiente a su nuevo juguete pese a buscarlo siete veces en el duelo ante los Arizona Cardinals y en el que Adams sólo atrapó dos pases para 12 yardas.

Los Raiders tampoco han tenido mucho apoyo de su defensiva, reforzada con el ala defensivo Chandler Jones, y la cual sólo suma una captura en los dos primeros juegos de la campaña, lo que indica lo pobre que ha sido la presión al quarterback rival.

Los de negro y plata fueron considerados por varios como favoritos para ganar la AFC Oeste o, al menos, ir a Playoffs como equipo comodín, pero si no explotan con eficiencia a Adams y la defensiva no incomoda a los pasadores rivales, esas expectativas podrían quedar pronto sólo en eso.