<
>
CONTENIDO EXCLUSIVO
Obtén ESPN+

¿Bryce Harper, candidato a Jugador Más Valioso? Él no quiere oír hablar de eso

play
El MVP de la temporada se pone bueno en la recta final (2:29)

Vladimir Guerrero Jr., Shohei Ohtani, Fernando Tatis Jr., Bryce Harper y otras estrellas pelean por se los mejores de la temporada. Con Carolina Guillén, Enrique Rojas te cuenta como va la pelea por el Jugador Más Valioso. (2:29)

El jueves por la noche fue el juego más importante de la campaña para los Philadelphia Phillies; cada juego es ahora el juego más importante de la temporada, ya que están en modo desesperado, tratando de rastrear a los Atlanta Braves en la División Este de la Liga Nacional, o a los St. Louis Cardinals, Cincinnati Reds y San Diego Padres por el segundo comodín. Ese es el drama y la presión de un empuje de playoffs al final de la temporada: cada juego se siente como un juego que debe ganarse; cada turno al bate está lleno de presión.

En su primera aparición en el plato en la parte baja de la primera, Harper enfrentó al veterano derecho de los Chicago Cubs Kyle Hendricks con un corredor en primera y un out, el juego seguía 0-0. Después de que Harper hizo swing al aire sobre una sinker en el primer lanzamiento, Hendricks lanzó seis cambios seguidos y Harper finalmente recibió base por bolas. Solo uno de los siete lanzamientos estaba en la zona de strike.

Harper abrió la parte baja de la cuarta, los Cubs ahora lideran 7-0 después de explotar y anotar siete carreras en la tercera entrada. Harper trabajó la cuenta al máximo, y Hendricks, que no quería caminarlo con una gran ventaja, lanzó un cambio en la parte superior de la zona que Harper conectó al jardín izquierdo a 100.7 mph y pegó en la parte superior de la pared para un doble.

Esa conexión inició un gran repunte de los Phillies, y Harper volvió a batear más tarde en la entrada, con el marcador 7-5 y corredores en primera y tercera con dos outs. Los Phillies utilizaban sus uniformes retro de los años setenta y ochenta, los uniformes azules con la franja granate en el costado. Harper miró fijamente a Hendricks, varios días de crecimiento en su barba, color perfectamente coordinado con las mangas granate e incluso una espinilla granate. Se veía tan resplandeciente como Mike Schmidt en su mejor momento. Hendricks le dio base por bolas en cuatro lanzamientos, y J.T. Realmuto saludó a un relevista con un sencillo que empató el juego.

La cuarta aparición de Harper en el plato llegó en la sexta, el juego aún estaba empatado a 7, corredores en primera y segunda con un out. No había ningún lugar donde ponerlo esta vez, a menos que quieras llenar las bases. Un novato con recta de humo de los Cubs llamado Manuel Rodriguez estaba lanzando. Lanzó una slider a un pie afuera, una slider para un strike, y luego Harper hizo swing a una recta de 98 mph. El siguiente lanzamiento fue una buena slider, justo al lado de la esquina exterior. Harper se fue maravillosamente con el lanzamiento y conectó un doble productor por la línea del jardín izquierdo para que los Phillies tomaran una ventaja de 8-7. Se paró en la segunda base y aplaudió dos veces.