<
>

Checo Pérez no debe caer en el juego de Lando Norris

play
Áspero duelo entre Checo Pérez y Lando Norris (0:50)

Con toque incluido, el mexicano terminó superando al inglés en el GP de Países Bajos. (0:50)

Lando Norris disfruta cada vez que complica una maniobra a Sergio Pérez, incluso frente a la prensa no tiene empacho en regodearse en sus hazañas, pero el mexicano del equipo Red Bull tiene problemas más grandes por resolver en lugar de enredarse en un duelo con el inglés de McLaren.

Son ya, por lo menos, dos ocasiones en que Norris ha cerrado la puerta a Checo Pérez, al pelear posición, sin contar las que el británico se ha interpuesto con todas las de la ley por delante del tapatío.

La primera grave fue en Austria, cuando Pérez intentó adelantar al inicio de la carrera. Lando se hizo todo lo ancho que pudo y mandó el RB16B de Checo a la tierra, lo que le costó perder 7 u 8 posiciones, mientras que al inglés le dieron cinco segundos que, para su fortuna, no le afectaron gran cosa.

Luego de la carrera, las declaraciones de Lando Norris fueron con sorna: 'qué esperaba', 'él tomó el riesgo'. Checo le advirtió vía los medios que la próxima vez no sería tan 'decente'.

La segunda, el domingo en el Gran Premio de Países Bajos. Sergio Pérez era notablemente más rápido y lo pasó por el noveno puesto, en una maniobra por fuera en la curva 1, llamada Tarzán, pero Norris lo vio por el espejo y deliberadamente lo dejó sin el espacio que ya se había ganado por derecho el tapatío.

Lo que siguió fue un contacto fuerte que dañó el auto de Pérez, pero logró el rebase. Al final de la carrera, Norris, muy divertido comentó a la televisión "No le voy a facilitar la vida (a Pérez)... yo también quiero esos puntos. Le di espacio, no mucho, pero suficiente".

La actitud de Norris era la del gato que se comió el ratón y nadie se dio cuenta.

Antes en Portugal, Styria, luego Mónaco, por derecho propio y grandes actuaciones, Lando se convirtió en el 'coco' de Pérez, una batalla deportiva, pero que Norris quiere convertir en un juego mental.

Ahora mismo, Norris es cuarto en el campeonato con 114 puntos, por 108 de Checo, ambos debajo de Valtteri Bottas, quien tiene 123. Pero lo cierto es que Pérez debería estar más preocupado por Bottas que por Norris.

El mexicano tiene un trabajo por hacer que es superar al finlandés para que Red Bull se corone en el campeonato de Constructores. Tras el GP de Países Bajos corrido en Holanda, la diferencia es de 12 unidades en favor de Mercedes.

Distraerse con Norris para buscar revancha es el peor error que puede cometer Pérez. Su foco debe estar en su objetivo no en un talentoso joven de 21 años, 10 menos que él, quien ya lo escogió como el blanco favorito de sus ocurrencias.

Como ya lo habíamos dicho, Checo debe tener viernes sólidos, sábados brillantes y domingosen el podio. Centrarse en Mercedes y dejar atrás a McLaren y recordar, si la escuchado una canción de Fito Páez que dice, "nunca hay que hacerse de enemigos, que no estén a la altura del conflicto".