Un acuerdo con MLB a los 13 años: por qué algunos están listos para cambiarlo

Major League Baseball sigue esforzándose en su intención de establecer un draft internacional y está recibiendo la aceptación de entrenadores influyentes cansados de ver cómo peloteros con edades tan jóvenes como 13 años terminan pactando con organizaciones de la pelota grande, según indican fuentes con conocimiento de la situación a ESPN.

En una reciente reunión sostenida entre Major League Baseball y los involucrados en el Trainer Partnership Program (TPP), creado por la oficina del Comisionado, un grupo de buscones (entrenadores que hallan y preparan talentos amateur en República Dominicana y Venezuela con el propósito de conseguirles contratos con las organizaciones de Grandes Ligas luego de cumplir 16 años) lamentó el actual brote de acuerdos prematuros y expresaron que un draft disminuiría la presión que sienten estos preadolescentes por firmar contratos por varios millones de dólares. Al menos cuatro peloteros correspondientes al periodo de firmas de 2021-22 firmaron sendos contratos con equipos a los 13 años, según indican fuentes familiares con estos acuerdos; además, la mayoría de los jugadores de élite ya se encuentran comprometidos con algún equipo a los 14 años.

Es frecuente ver a los mejores peloteros de la República Dominicana abandonar la escuela a edades tan jóvenes como los 10 y 11 años para iniciar sus entrenamientos con miras a hacer carrera en el béisbol. La edad cada vez más temprana en la cual estos peloteros están firmando (lo cual infringe las reglas de Major League Baseball, raramente ejecutadas) ha servido como incentivo para el uso de sustancias prohibidas por parte de estos niños, aspirando conseguir cuerpos desarrollados que impresionen lo suficiente a los scouts y así terminen ofreciendo lucrativos bonos por firmas. Si bien estos acuerdos no son vinculantes, los equipos temen que romper un contrato termine causando fuertes represalias por parte de los buscones, quienes controlan prácticamente el 30 por ciento de los jugadores de Grandes Ligas y cerca de la mitad de los peloteros que hacen vida en las Menores.

Un draft internacional requeriría del apoyo de la Asociación de Peloteros de Grandes Ligas (MLBPA, por sus siglas en inglés), la cual desestimó en sus más recientes discusiones de contrato colectivo la posibilidad de un draft a favor de un sistema con topes fuertes para los bonos. En el periodo actual de inversión en jugadores internacionales, que comenzó el 2 de julio de 2018 y terminará este 15 de junio, los equipos han desembolsado aproximadamente $150 millones en peloteros amateur de origen internacional, cifra cónsona con lo invertido el año anterior, según lo indicado por fuentes. Durante el periodo 2016-17, el último año sin restricciones, los equipos invirtieron más de $203 millones, incluyendo penalizaciones pagadas por exceder su cupo destinado para bonos.

Un draft internacional podría emerger como punto de negociación cuando Major League Baseball y el sindicato de peloteros entren en conversaciones a mediados del periodo de vigencia del contrato colectivo para discutir temas económicos. Estas negociaciones, anticipadas durante mucho tiempo, no se han iniciado, según indican fuentes y no está pautada una reunión entre sindicato y liga. Considerando lo fundamental que será la distribución de ganancias en esa discusión, la brecha entre lo que ganan anualmente los jugadores amateur internacionales y los oriundos de Estados Unidos seguramente se convertirá en punto de controversia.

En el draft del próximo mes de junio, a cada equipo se le permitirá invertir un cupo de dinero en bonos por firmas. El total de dichos cupos rondará cerca de los $266 millones y los equipos podrán exceder sus respectivos cupos hasta en un 5 por ciento sin incurrir en penalizaciones sustanciales. Los cupos para jugadores internacionales son fijos y totalizan $166.2 millones. La diferencia de $100 millones en inversiones potenciales en jugadores amateur podría reducirse como parte de un acuerdo para establecer un draft internacional.

Durante esa reunión del TPP, Major League Baseball entregó información relativa a los bonos más altos de la camada de prospectos internacionales del periodo 2018-19: apenas 31 jugadores firmaron contratos por siete cifras. Eso representa menos de la mitad de los 66 peloteros del draft que firmaron por más de $1 millón. El joven de 16 años mejor remunerado, el campocorto Orelvis Martínez, recibió $3.51 millones por parte de los Toronto Blue Jays.

Esa cifra fue sustancialmente menor a lo recaudado por los 14 principales jugadores del draft, comandados por Casey Mize, seleccionado en el puesto 1, que firmó por $7.5 millones con los Detroit Tigers. El valor combinado de los 180 bonos internacionales más altos: aproximadamente $114.4 millones. Lo invertido en los primeros 180 peloteros elegidos en el draft: $232.6 millones.

Esas cifras hacen que los opuestos a un draft internacional tomen pausa. Varios buscones han expresado su temor a que el draft cause una depresión artificial en el valor de los jugadores elegidos. Considerando las cifras invertidas antes del establecimiento de los topes, esas preocupaciones son válidas, particularmente si tomamos en cuenta que, frecuentemente, los buscones perciben hasta el 40 por ciento de los bonos de firma de sus pupilos. La preocupación radica en que un draft con topes duros, el valor de los buscones como híbrido entre entrenador y agente desaparezca y el paradigma de convertirse sólo en entrenador no implique percibir comisiones por valores tan significativos.

A pesar de lo anterior, existen otros temas que hacen que un grupo de buscones participantes del TPP aspiren ver cambios. Una parte del programa implica la práctica de pruebas antidopaje entre los peloteros con el objetivo de erradicar a los entrenadores implicados en la administración de sustancias prohibidas a menores. También se hacen esfuerzos en contra de otros actos de corrupción que han plagado durante décadas al mundo de los prospectos en la República Dominicana, tales como el pago de sobornos a empleados de equipos para incentivar remuneraciones excesivas a peloteros.

Garantizar pagos por millones de dólares a niños pubertos es otro tema singular en la pelota latinoamericana y que incluso ya cuenta con un rostro visible. El campocorto Robert Puason había firmado un contrato con los Atlanta Braves a los 13 años antes de que una investigación hecha por Major League Baseball implicó a la organización en una trama para crear paquetes con varios jugadores y así evitar las restricciones a los bonos. El entonces gerente general de los Braves, John Coppolella, fue cesanteado y vetado del béisbol; por su parte, se espera que Puason, quien ahora tiene 16 años, firme este 2 de julio con los Oakland Athletics.