<
>

Vistazo a la evolución de Carmelo Anthony como anotador en 19 años de carrera en la NBA

play
Westbrook encuentra a Carmelo para el alley-oop (0:41)

Russell Westbrook lanza un pase alto a Carmelo Anthony, quien termina con una volcada de dos manos contra los Warriors. (0:41)

Desde sus días como novato con los Denver Nuggets, a convertirse en un protagonista en Nueva York, a adquirir apodos basados en su vestimenta, hasta su preeminencia en la competencia internacional, la reputación de baloncesto de Carmelo Anthony ha ido en constante evolución en sus 19 años en la NBA.

Sin embargo, a medida que Anthony comienza a forjarse un papel con su sexta franquicia, Los Angeles Lakers, algunas cosas siguen igual.

“Él ha sido un dolor de cabeza para cada uno de esos equipos”, dijo el entrenador de los San Antonio Spurs, Gregg Popovich, quien ha diseñado esquemas defensivos para tratar de frustrar al anotador número 9 en la historia de la liga durante casi dos décadas.

A lo largo de la carrera de Anthony, tan omnipresente como su sonrisa de megavatios, ha sido su marca como un anotador certificado.

“Una amenaza”, así lo describió LeBron James. “Es un francotirador. Como lo llamamos en nuestra liga: tipos que no necesitan mucho espacio aéreo para disparar debido a su gatillo rápido”.

Anthony promedió más de 20 puntos en cada una de sus primeras 14 temporadas con los Nuggets y los New York Knicks, ganando el título de anotación en 2012-13 con 28.7 puntos por partido para Nueva York.

Ha anotado 50 puntos cuatro veces y superó los 40 puntos en 40 ocasiones.

“Todavía estoy aquí haciéndolo”, dijo Anthony, de 37 años. “Creo que eso es lo que honestamente me emociona. Estoy aquí en mi año 19 y sigo haciendo lo que puedo hacer. Aún me apasiona el juego. Aún me apasiona venir a trabajar todos los días y mejorar”.

Si bien Anthony fue la opción número uno indiscutible en esos equipos de los Nuggets y los Knicks, su rol tomó diferentes formas en paradas recientes, refinando su juego para adaptarse a las listas en las que se encontraba como un jugador complementario, en lugar de como el líder de la manada.

Así es como pasó de una supernova con los Nuggets a un jugador de rol de alto nivel en Los Ángeles.


El Melo Olímpico

Como el atleta olímpico más condecorado (tres medallas de oro, una de bronce) en la historia del baloncesto masculino de Estados Unidos, el tiempo de Anthony en ese equipo probablemente será considerado el mejor baloncesto de su carrera.

Comenzó en el ‘Redeem Team’ en Beijing 2008, pero estuvo en su mejor momento durante los Juegos de Londres en 2012 como el segundo máximo anotador detrás de Kevin Durant, promediando 16.3 puntos con 53.5% de campo y 50% del arco de triples saliendo de la banca. Si bien Durant promedió 19.5 puntos durante la carrera de 8-0 de Estados Unidos hacia el oro, lo hizo en 26.1 minutos por juego, con Anthony jugando solo 17.9 minutos por juego como reserva.

Anthony promedió más puntos que James, el tercer mejor anotador en la historia de la liga, y Kobe Bryant, el número 4.

Durante ese tramo, tuvo una de las actuaciones más alucinantes en la historia del baloncesto internacional, anotando 37 puntos en solo 14 minutos de tiempo de juego contra Nigeria. Anthony acertó 10 de 12 intentos de triple en ese juego, y Team USA ganó por 83 puntos.

“Cuando comenzó a salir de la banca, fue perfecto”, dijo a ESPN Jim Boeheim, entrenador universitario de Anthony en Syracuse y asistente de Team USA. “Tuvo el partido contra Nigeria, hizo como 100 triples... Fue una locura”.

Anthony es el máximo anotador de todos los tiempos (336 puntos) y rebotero (125 rebotes) en la historia de la selección nacional de baloncesto masculino de Estados Unidos.

Para Boeheim, quien entrenó a Anthony cuando era adolescente y llevó al Orange al título de la NCAA en 2003, y nuevamente años después como parte de varios equipos olímpicos, era obvio que Anthony podía encajar su juego para cualquier equipo en el que jugara.

"Lo que es interesante es que cuando nadie quería firmarlo hace tres años o lo que fuera, le dije a algunas personas: ‘Bueno, salió de la banca en los Juegos Olímpicos y jugó bien. No es como si no estuviera disponible para salir del banco y hacer tiros porque eso es lo que hace’”, recordó Boeheim. “Así que eso es lo que me sorprendió un poco de todo el asunto”.


El Melo de Thunder/Rockets/Trail Blazers

La última media década ha visto a Anthony saltar a un puñado de equipos, incluida una pausa de casi un año en la que estuvo fuera de la liga.

El período de agitación comenzó con un canje al Oklahoma City Thunder justo antes del inicio de la temporada 2017-18.

“Me encantó Carmelo”, dijo el entrenador de los Chicago Bulls, Billy Donovan, quien entrenó a Anthony en OKC. “Fue genial trabajar con él. Creo que fue una situación muy, muy difícil para todos nosotros porque el cambio para él ocurrió el día antes de la apertura del campo de entrenamiento”.

Anthony pasó de promediar 18.8 tiros por juego con los Knicks a 15 por juego para el Thunder. Comenzó los 78 juegos que jugó en la temporada regular y los seis en los que apareció durante la derrota de la primera ronda de Oklahoma City ante el Utah Jazz. Tuvo problemas en la postemporada, promediando 11.8 puntos con un 21.4% de triples. Esto, por supuesto, después de marcar la pauta para su tiempo en Oklahoma City con una respuesta en una conferencia de prensa durante el campamento de entrenamiento que algunos en la liga consideraron que él no estaba dispuesto a hacer un cambio.

“¿Quién, yo?”, bromeó Anthony con un periodista cuando se sugirió que podría salir de la banca para el Thunder. “No sé dónde comenzó eso, de dónde vino eso. Oye, P (Paul George), dijeron que tenía que salir de la banca”.

Mirando hacia atrás, Donovan dijo que la reputación de Anthony sufrió un golpe injusto.

“Todas estas cosas sobre ser titular, salir de la banca, siempre he encontrado a Carmelo como un muy, muy buen hombre de equipo”, dijo Donovan. “Realmente bueno en el vestuario. Creo que los muchachos realmente disfrutan estar cerca de él. Creo que es un tipo auténtico, genuino, sincero y real. Y todo lo que le pedimos que hiciera, lo intentó hacer lo mejor que pudo”.

El experimento de OKC duró solo una temporada. Luego de un canje a los Atlanta Hawks, quienes lo dejaron ir luego de la rescisión del contrato, Anthony formó un nuevo ‘Big Three’ en Houston con James Harden y Chris Paul.

Y ese experimento duró solo 10 juegos, dos de ellos en los que Anthony apareció como jugador de banco por primera vez en su carrera en la NBA, antes de que los Rockets le dijeran, en esencia, que se fuera a casa. Finalmente fue cambiado a los Chicago Bulls, que lo dejaron ir sin jugar un partido.

Luego vino el período de más de un año en el que Anthony estuvo sin equipo antes de que los Portland Trail Blazers, luchando al comienzo de la temporada 2019-20, lo contrataran, y sus estrellas, los escoltas Damian Lillard y CJ McCollum, respaldaron la movida.

“Estuvo cerca de que casi nadie se arriesgara”, dijo Boeheim. “Solo piensa que si Portland no hubiera hecho eso, no creo que jugara. Y entonces todos tienen una perspectiva completamente diferente sobre él”.

Anthony inició 58 juegos en su primera temporada con los Blazers y demostró que aún podía desempeñarse en el ‘clutch’, marcando tiros en salto clave al final del juego en la ronda de siembra en la burbuja de Orlando, Florida

“Estuvo genial”, continuó Boeheim. "Quiero decir, él estaría ocho minutos sin disparar y en ese equipo, es posible que no recibas un tiro. Y luego él haría dos. Y para su crédito, irían hacia él en la recta final, terminaría haciendo un triple al final para ganar el juego. Fue una locura, de verdad”.

Anthony jugó una temporada más en Portland y salió de la banca en 66 de 69 juegos. En los playoffs, a pesar de que Portland perdió ante los Denver Nuggets en la primera ronda en seis juegos, a Anthony le fue mejor como reserva que como titular de postemporada con OKC, promediando 12.3 puntos en 23.9 minutos y disparando 37.8% en triples.


El Melo de Lakers

Anthony es un punto brillante en una temporada de altibajos en los Lakers.

A lo largo de sus primeros 18 juegos, todos saliendo de la banca excepto tres, Anthony está disparando un 46.1% de 3 puntos, una marca personal. Anthony inclusive ha estado jugando mejor de local, donde la fanaticad de Los Ángeles se enamoró rápidamente de él, disparando 53.2% en triples, el mejor porcentaje en la NBA para cualquier jugador que juegue en partidos en casa con un mínimo de 30 intentos de triples.

"Él sabe quién es como jugador y encuentra lugares donde puede ser útil, y esto es un gran ejemplo de eso", dijo Popovich sobre el éxito de Anthony en Los Ángeles. "Lo ha vuelto a hacer. Se cuida a sí mismo. Es un profesional. Y hace que todos los equipos sean mejores. Así que estoy feliz por él".

Anthony promedia 15.2 puntos con solo 11.2 tiros por juego y a menudo se le pide que llene las alas y abra el perímetro. Ha acertado 47 triples de atrapar y disparar esta temporada, el mejor total en la liga de cara a los juegos del lunes, superando a Grayson Allen (46) de Milwaukee, según el seguimiento de Second Spectrum.

"Está en un gran ritmo", dijo James. "Simplemente está tomando sus tiros y encestándolos".

Si bien Anthony no ha ido tan lejos como para mal hablar de los Rockets por enajenarlo y a los 28 equipos fuera de los Blazers por no contratarlo, se ha disfrutado de su tiempo con los Lakers.

"En cuanto a lo que puedo hacer en la cancha, no creo que eso vaya a cambiar", dijo Anthony. "No necesito mucho. Elijo mis lugares, llego a lugares abiertos, tiro cuando estoy abierto, mis compañeros de equipo me buscan. Ahora, no soy el tipo de jugador de posesión que viene a la cancha con la ofensiva jugando a través de mí, así que puedo ver el juego de manera diferente, desde una perspectiva diferente".

Anthony ya ha sido nombrado entre candidatos tempranos por el Sexto Hombre del Año y ha sido clave para el éxito de los Lakers. L.A. tiene marca de 7-2 esta temporada cuando Anthony anota 15 puntos o más, y es un gran factor que marca la diferencia para la ofensiva. Los Lakers promedian 108.6 puntos por cada 100 posesiones con Anthony en la cancha y solo 97.0 puntos por cada 100 posesiones sin él. Ese diferencial en el índice ofensivo, un plus-11.6, está empatado con James por el más grande del equipo.

"No creo que él diría que lo ve como un jugador de rol", dijo Boeheim. "Creo que cuando entra, lo ve como, 'Voy a anotar puntos'. ¿Tienes un promedio de 14-15 por partido en qué, 22-23 minutos? Eso es casi un juego de calidad de estrella. Así que creo que cuando entras, quienquiera que seas, tienes que pensar: 'Soy una estrella'. Y él cree en sí mismo, siempre lo ha hecho, y hay una razón para ello. Es bueno. Quiero decir, está probado".

"¿Qué es, el noveno anotador de todos los tiempos en la NBA? Eso es bastante bueno”.