<
>

NBA: Entrenadores de 'edad avanzada' podrán viajar a Orlando

play
A pesar de las dudas, la temporada se va a reanudar como estaba estipulado, el 30 de julio en Orlando (2:38)

Sebastián Martínez-Christensen le da contexto a la declaración de Adam Silver, quien por primera vez puso en duda que la temporada pudiera reiniciar por la pandemia. (2:38)

La NBA aseguró a la Asociación de Entrenadores que "la mayoría de edad" no será motivo para evitar que un entrenador vaya a Disney World para participar de la reanudación de la temporada 2020.

"Todo el mundo pasa por un proceso de selección, pero la liga nos ha asegurado que no impedirá a los entrenadores de mayor edad ir a Orlando", dijo el presidente de la Asociación y coach de los Dallas Mavericks, Rick Carlisle. "Eso fue algo muy positivo para nosotros de escuchar, pero como dije, todos en las 22 franquicias, pasan por un proceso de selección significativo. Veremos quién termina yendo", agregó.

Tanto el director ejecutivo de la Asociación, David Fogel, así como también Carlisle, expresaron su preocupación en junio por el hecho de que varios asistentes y tres entrenadores en jefe podrían verse restringidos a trabajar en Orlando debido a su 'avanzada' edad. Entre ellos, Gregg Popovich, de San Antonio (71 años); Mike D'Antoni, de Houston (69); y Alvin Gentry, de Nueva Orleans (65).

D'Antoni reiteró el miércoles que no había escuchado nada de la liga sobre su intención de seguir entrenando a los Rockets desde el banquillo, como de costumbre.

"Pueden estar tratando de 'atraparme', pero no estoy respondiendo mi teléfono ni nada. Así que estaré en Orlando. simplemente apareceré, tocando la puerta para entrar", dijo entre risas D'Antoni.

Gentry, por su parte, indicó el martes que espera entrenar a los Pelicans en Orlando. El vicepresidente de operaciones del equipo, David Griffin, dijo que "eso está por determinarse", pero agregó que no tiene ninguna razón para creer que Gentry no pueda ir.

Los protocolos de salud y seguridad de 113 páginas enviados a los equipos el mes pasado describieron un proceso de varias etapas para la identificación y la "protección" potencial de los empleados. Todos los miembros del personal del equipo completarán un cuestionario sobre los factores de riesgo individuales, que incluyen: asma; problemas del corazón; tratamientos continuos contra el cáncer; hábito de fumar; un índice de masa corporal superior a 40 como medida de obesidad; enfermedades renales o hepáticas; y otras indicaciones de un sistema inmune comprometido.