<
>

Lakers, Heat, Bulls: los compradores y vendedores de la NBA

play
El Power Ranking de la NBA: Sebastián M. Christensen escoge los cinco mejores; ¿el campeón se queda fuera? (3:46)

Caro Guillén y Sebas analizan al top 5 de la NBA. Pero, ¿no se olvidan de un peso pesado? (3:46)

La fecha límite de intercambios en la NBA es el 6 de febrero, y aunque generalmente suele ser más el ruido previo que los cambios que en efecto se terminan concretando, la realidad es que me sorprendería si no se vienen unas semanas movidas.

Por eso, vamos a enfocarnos en los equipos que deberían comprar y los que deberían vender, y en cuáles serían las principales necesidades de las respectivas franquicias.

Compradores

Los Angeles Lakers

En la superficie, parece no haber necesidad de que los Lakers se muevan mucho, e igual serían considerados uno de los principales candidatos al título. Siempre que tienes a un dúo como LeBron James y Anthony Davis, el cielo es el límite. El problema es la extrema dependencia que tienen de estos dos jugadores.

A principio de año, los Lakers pensaban que Kyle Kuzma podría ser esa tercera opción anotadora, pero producto de las lesiones y que no se ha desarrollado como esperaban, la consistencia sencillamente no ha estado allí. Además, Kentavious Caldwell-Pope tiene una cláusula de no cambio, y fuera de ellos dos, los Lakers no tienen muchas piezas de interés para otros equipos. Dicen que todos los caminos conducen a Roma, y en este caso todos los caminos apuntan a que al menos Los Angeles escuche ofertas por Kuzma. Lo cierto que es que los Lakers necesitan un tercer anotador consistente para consolidarse como serio candidato al título, y nombres como Derrick Rose y Bogdan Bogdanovic. A la vez, una presencia defensiva importante como Andre Iguodala sigue siendo vinculada con el equipo angelino.

Miami Heat

Después de un inicio de temporada demoledor, el Heat ha empezado a mostrar algunas deficiencias y perdió dos encuentros consecutivos por primera vez en la temporada. Principalmente necesita otro hombre grande versátil, porque si bien Bam Adebayo ha tenido una temporada digna de All-Star, cuando él descansa, el equipo sufre. Ha quedado demostrado que los equipos con longitud como los Lakers, los 76ers o los Bucks le generan muchos problemas, y eso ha exhibido algunas carencias defensivas.

A la vez, a Miami le encantaría deshacerse de algunos jugadores como Dion Waiters o James Johnson, pero ninguno de los dos tiene real valor de cambio, producto de sus contratos y sus indisciplinas. Por eso, tal vez el nombre a ser movido sea Justise Winslow, que es un muy buen defensor y es joven, pese a que todavía tiene que desarrollar más su repertorio ofensivo. Recientemente, Winslow ha sufrido una lesión que podría complicar el panorama. Además de un hombre grande versátil, el Heat ha sido vinculado con Jrue Holliday, quien tiene una muy buena relación con Jimmy Butler.

Oklahoma City Thunder

El caso del Thunder es uno de los más fascinantes de toda la liga. Iniciaron la temporada como seguros vendedores y posiblemente terminen siendo compradores. Es que cuando el Thunder vio cómo Russel Westbrook se convertía en el tercer MVP de la liga en dejar su equipo (James Harden y Kevin Durant los otros dos), otra reconstrucción parecía inminente.

Sobre todo, porque llegó Chris Paul, quien se especulaba tendría una estadía corta en Oklahoma City, pero los dos años restantes de contrato y los más de 85 millones que le deben ya siendo un veterano, alteraron el panorama. Pero no sólo son los números los que cambiaron la ecuación, sino también el fenomenal nivel que ha mostrado Paul; nadie ha sido mejor que él en los momentos definitivos. El Thunder es el segundo equipo con más victorias desde el inicio del mes de diciembre, y por ahora se encuentra firmemente en playoffs. Es decir que, pese a que sonaron los nombres de Steven Adams y Danilo Gallinari para ser traspasados, ahora es hasta viable que Oklahoma City termine sumando un anotador más.

Philadelphia 76ers

En el papel, no hay mejor equipo que Philadelphia en la Conferencia del Este. No obstante, hasta el momento han decepcionado con su nivel y ha quedado en evidencia la principal deficiencia de este equipo. Los 76ers necesitan un tirador más.

Todos sabemos que Joel Embiid es un talento extraordinario, pero la mayoría de las veces que es doblado, Philadelphia no puede capitalizar a distancia. Tal como Milwaukee rodea a Giannis Antetokoumpo de tiradores, lo mismo deben hacer los 76ers; así los rivales se encuentran en una situación de escoger su veneno. Es decir, si no doblan a Embiid, el talentoso centro les hace pagar en la pintura. Y si lo doblan, los tiradores le hacen precio a distancia. Ni Tobías Harris, ni Josh Richardson ni Al Horford son amenazas perimetrales consistentes, y Ben Simmons tiene sus principales fortalezas en el juego interno. Habrá que ver cuánto tiempo está fuera Embiid por la lesión en su dedo, pero necesitan ayuda. Repatriar a J.J. Reddick sería genial o buscar a alguien como Davis Bertans vía cambio.

Vendedores

Cleveland Cavaliers

Si los Cavs no mueven uno o más jugadores antes de la fecha límite, algo está realmente mal en Cleveland. El vestidor ha estado en llamas durante toda la temporada, y son varios los jugadores que han solicitado públicamente un cambio.

Jordan Clarkson ya fue movido a Utah el mes pasado, pero dudo que sea el último en partir. El nombre de Kevin Love ha sonado fuerte para ser movido en los últimos meses. El problema es que se le deben 90 millones de dólares por tres años de contrato, y dudo que muchos equipos estén dispuestos a aceptar esos números. En otras palabras, Cleveland tendría que sumar otra pieza para hacer más atractiva la oferta. El contrato de Tristan Thompson está expirando y podría ser una pieza sólida para algún contendiente que necesita ayuda en la pintura.

Detroit Pistons

Hablando de nombres que hace rato suenan para ser movidos, el de Andre Drummond tiene que estar al tope de la lista. Sobre todo, después de la lesión de Blake Griffin, que aleja definitivamente a los Pistons de toda potencial pelea por clasificar a la postemporada.

Drummond se hace llamar “el mejor reboteador de todos los tiempos” y lidera a la NBA en ese departamento. El problema es que tiene una opción de jugador de 28 millones de dólares para la próxima temporada, por lo cual hay posibilidades de que sea apenas un alquiler para el equipo que lo reciba. Eso dificulta la ecuación para los Pistons, que quisieran mover a Griffin, pero sus rodillas lo están traicionando. Reggie Jackson y Derrick Rose son otros nombres que han despertado interés. Hay olor a nueva reconstrucción en Detroit.

Sacramento Kings

Los Kings son uno de los equipos más jóvenes y talentosos de la liga, y por eso todos nos rascamos la cabeza cuando sumaron a Trevor Ariza y Dewayne Dedmon en esta temporada baja. Ahora ninguno de los dos está viendo muchos minutos, y ya ambos han expresado su interés en dejar a los Kings.

Sin embargo, entre el deseo y la realidad a veces hay un largo trecho. A Dedmon se le deben 26 millones de dólares en los próximos dos años, y no es un jugador ofensivamente dotado. Es verdad que ha expandido su rango, pero veo más viable que Ariza, cuyo contrato expira, despierte interés. Muchos equipos han llamado a los Kings para preguntar por Bogdan Bogdanovic, y será interesante ver si los Kings están dispuestos a soltarlo; tal vez pueden utilizar ese nombre para sumar a Dedmon en la negociación. Lo cierto es que el plantel de Sacramento debería lucir distinto después del 6 de febrero.

Chicago Bulls

Nunca compré el núcleo joven alrededor del cual los Bulls querían resucitar. Si bien todavía clasificar a los playoffs es matemáticamente posible, la realidad es que éste no es el equipo que quieren tener si aspiran a ser verdaderos contendientes.

La buena noticia es que tienen varias piezas interesantes que demandarán atención del resto de los equipos. Lauri Markkanen es un talento inusual, que, si puede mantenerse saludable, podría ayudar a un contendiente; lo mismo que Thaddeus Young. Zach LaVine es uno de los jugadores más dotados de la liga a la ofensiva para aquellos que buscan a un anotador, aunque defensivamente todavía debe mejorar bastante. Kris Dunn es un perro de presa, defensivamente hablando, y Tomas Satoransky es uno de los talentos más subestimados de la liga. Vidriera bastante rica, aunque está claro que esa combinación de piezas no funciona en Chicago.