<
>

La experiencia en la escuela secundaria de LeBron James no será la de Bronny

play
Bronny James encesta triple, en su primera canasta en el high school (0:21)

El hijo de LeBron James consiguió un triple en su primera canasta de la escuela secundaria. (0:21)

CADA MAÑANA, BRONNY James es conducido a 25 millas de la casa de su familia en el enclave de Brentwood, en el oeste Los Angeles, a través del recientemente devastado por el fuego Paso de Sepulveda y en un rincón tranquilo del San Fernando Valley.

El viaje de una hora entre el tráfico del 405 sería un viaje duro para cualquiera, pero él y su hermano de 12 años, Bryce, lo atraviesan para llegar a una institución que tiene numerosos atletas de élite, que tiene más del 40% no blancos, y donde las celebridades y los hijos de celebridades son comunes.

La Sierra Canyon School le da a Bronny algo que LeBron James no podría haber soñado hace 20 años cuando irrumpió en la escena nacional: una apariencia de normalidad.

La escuela secundaria tiene menos de 15 años, uno de sus miembros fundadores fue Will Smith, y la recaudación de fondos para abrir la escuela fue destacado por un concierto de Stevie Wonder que levantó siete cifras.

Scotty Pippen Jr. y Kenyon Martin Jr. fueron transferidos para terminar la escuela secundaria en Sierra Canyon el año pasado. Lo mismo hizo el actual estudiante de primer año de Duke, Cassius Stanley, quien es hijo del agente de la NFL y la NBA, Jerome Stanley. El jersey de Marvin Bagley III cuelga en una vitrina. Fue transferido, se graduó un año antes, fue a Duke y fue elegido número dos en el draft de la NBA 2018 por los Sacramento Kings.

"Cuando mi hijo vio cómo era en Sierra Canyon, no tenía interés en ninguna otra escuela", dijo el integrante del Salón de la Fama, Scottie Pippen, cuyo hijo se graduó el año pasado y ahora está jugando en Vanderbilt. "Le encantó lo que vio ahí y estaba muy cómodo".

Los Trailblazers están clasificados entre los cinco mejores equipos de escuelas secundarias del país por varios medios. Ellos juegan un calendario nacional de alto nivel con juegos planeados en ocho estados. Juegan una ofensa disciplinada y usan sistemas defensivos complejos mientras su entrenador los prepara para el baloncesto universitario de la División I.

Y ahora, con Bronny, tienen al estudiante de primer año de secundaria más famoso del país.

"Bronny es un chico bastante típico de 15 años que está tratando de encontrarse y aprender", dijo el entrenador Andre Chevalier. "Mantiene la cabeza baja y trabaja. Estoy impresionado con la forma en que maneja la atención".

Bronny tiene buen tamaño de 6 pies 2 pulgadas y está en excelente forma. Su andar elegante y su enfoque de primer equipo —es un pasador dispuesto y talentoso— son como los de su padre.

Pero a diferencia de su padre, que ya era el mejor jugador en su estado natal de Ohio como estudiante de primer año de secundaria, Bronny es actualmente un guardia en este equipo cargado y ha anotado en cifras dobles solo una vez esta temporada.

Los Trailblazers pasarán este fin de semana en Ohio, donde Sierra Canyon jugará contra el alma mater de LeBron, St. Vincent-St. Mary, en un juego de exhibición frente a lo que la mayoría espera ser una gran multitud en el estadio local de los Columbus Blue Jackets (transmitido por ESPN+). El muy favorecido equipo de California tiene un par de prospectos de cinco estrellas en el roster pero muchos de los espectadores y asistentes estarán allí para lo que esperan que sea el próximo LeBron.

A diferencia del espectáculo que LeBron realizó en Columbus a los 15 años, ganó el MVP del torneo estatal frente a una multitud llena en el cercano estado de Ohio, esto probablemente será más sobre la experiencia que las estadísticas de la familia James .

"Obviamente, todos saben lo que es St. Vincent-St. Mary cuando la gente comenzó a reconocerme desde un punto de vista nacional", dijo LeBron a Dave McMenamin de ESPN. "Y mi hijo está a punto de jugar un juego de la escuela secundaria contra mi alma mater en nuestro estado natal. Lo único que habría sido más emotivo es si mi hijo jugara contra St. Vincent-St. Mary en el LeBron James Arena en Akron, eso hubiera sido, como… eso hubiera sido demasiado".

LeBron donó un millón a su antigua escuela para renovar su gimnasio, proporcionó uniformes para todos los equipos deportivos de la escuela y otorgó otros $100,000 en 2018 con la promesa de nuevas donaciones. Pero incluso con su amor por la escuela que lo formó, LeBron a menudo ha expresado su esperanza de que Bronny pueda tener una experiencia diferente, un factor que contribuyó cuando decidió mudarse a Los Ángeles el año pasado.

Él quería un lugar como Sierra Canyon, con su equipo cargado y famoso, que también incluye al guardia senior Zaire Wade, hijo de Dwyane Wade, por la forma en que desarrolla atletas jóvenes de alto perfil y la experiencia controlada de la escuela secundaria que proporciona.

"Descubrí que estos ex jugadores quieren que sus hijos sean entrenados y que practiquen y jueguen junto a otros jugadores de élite", dijo Chevalier. "Quieren que tengan que ganarse su tiempo de juego y sus roles".


CUANDO LEBRON estaba en el último año de la escuela secundaria en 2003, había estado llenando arenas desde Carolina del Norte a Los Ángeles, jugando en la televisión por pago y obteniendo un contrato de calzado para Adidas en su escuela secundaria. Una cantidad incalculable de dinero rodeó al equipo tras la estela de LeBron.

Esa temporada, la Asociación Atlética de la Escuela Secundaria de Ohio lo despojó de su elegibilidad cuando salió a la luz que había aceptado algunos jerseys a cambio de autógrafos e imágenes.

Un juez redujo el fallo a una suspensión de un juego, pero el daño ya estaba hecho. LeBron nunca olvidaría la forma en que fue tratado.

Las lecciones que aprendió LeBron ahora aparecen en todas partes en Sierra Canyon. No se personifica tanto en Bronny, sino a un compañero de equipo senior, el ala de 6 pies y 6 pulgadas, B.J. Boston.

Boston, quien ya se había comprometido a jugar en Kentucky, se inscribió en Sierra Canyon para su último año.

"Vine aquí para que mi familia pudiera tener una mejor oportunidad, mi hermana menor y mi (primo)”, dijo Boston al explicar su decisión de mudarse del área de Atlanta. "Ya tenía mi beca (universitaria). Sabía que podía venir aquí, divertirme y aprender, pero lo hice por ellos”.

Su hermana está en séptimo grado y su primo, un estudiante de segundo año, es parte del equipo de fútbol americano que acaba de ganar el campeonato estatal de la Federación Interscolástica de California. Ambos recibieron ayuda financiera de la escuela, que cuesta casi $40,000 por año, pero proporciona ayuda a muchos estudiantes, según los funcionarios escolares.

Durante la era de la escuela secundaria de LeBron, este tipo de escenario podría haber sido visto como tratando de aprovechar su fama.

Pero no en Sierra Canyon. Es más como esto: un gran atleta moderno, una estrella joven que jugará frente a grandes multitudes y en televisión nacional con el nombre de la escuela en el pecho, dando a su familia la oportunidad de una educación de alto nivel. Una oportunidad para diversificar aún más.

"Ese joven solo ha hablado de ayudar a su familia desde el primer día que hablamos con él", dijo Jim Skrumbis, el director de la escuela. "Como soy afortunado de que los hijos de atletas profesionales paguen la matrícula completa, podemos ayudar a otras familias y mejorar nuestro cuerpo estudiantil".

ABOGADOS, DEMANDAS DE MEDIOS, agentes potenciales y ansiosos representantes de zapatos deportivos crearon una atmósfera a veces caótica en los días de escuela secundaria de LeBron. Pero incluso con una aparición en la portada de Sports Illustrated a los 17 años, que se presentó en los juegos televisados a nivel nacional y la suspensión antes mencionada, no hubo agencia para el fenómeno de Akron como atleta aficionado. A menudo, solo había locura.

Lo que Sierra Canyon se esfuerza por proporcionar es locura controlada, caos controlado. Es una escuela no solo familiarizada con la fama de los atletas sino también con la celebridad, que tiene complejidades más allá de lo que incluso LeBron había enfrentado.

Por ejemplo, Sierra Canyon no intenta restringir las redes sociales de los jugadores. Los jugadores reciben un curso de cuatro semanas para educarlos sobre sus beneficios y peligros. Pero a Bronny se le permite decir lo que quiera a sus 3.7 millones de seguidores de Instagram. Stanley y Pippen Jr. tienen cientos de miles de seguidores.

Ver esta publicación en Instagram

Heir To The Throne👑

Una publicación compartida por 0. (@bronny) el

"No queremos evitar que ninguno de nuestros jugadores construya sus marcas", explicó Chevalier. "Pueden usar eso más adelante en la vida, ya sea que lo hagan como jugadores de baloncesto o algo más".

Los padres y los funcionarios escolares de Bronny acordaron que Bronny no daría entrevistas con los medios esta temporada. Pero cuando Chevalier llama a un tiempo de espera, varias cámaras se colocan en posición alrededor de la banca y varios micrófonos bajan al grupo.

En 2003, un estudiante universitario que trabajaba en un proyecto escolar con una sola cámara de mano tomó algunas imágenes que finalmente se convirtieron en un documental basado en LeBron seis años después. Ahora hay dos series documentales en producción sobre el equipo de Sierra Canyon y sus jugadores, una de la plataforma de medios Uninterrupted de LeBron y la otra en conjunto con la casa de producción de Dwyane Wade. Después de los juegos, Bronny no habla con los periodistas, pero las cámaras de su padre lo siguen hasta su automóvil.

La idea, según los funcionarios de la escuela, es que habrá atención de los medios de todos modos. Entonces, ¿por qué no dejar que alguien en quien confían la escuela y los padres tenga acceso?

Hay muchos de estos tipos de escenarios en torno a Bronny y el equipo: una capa de protección y comodidad entretejida con la necesaria aceptación del nuevo orden mundial para la escuela secundaria elite de baloncesto.

Por un lado, LeBron quería que su hijo fuera a un entorno donde tuviera que ganar tiempo de juego y no siempre ser el centro de atención. Por otro lado, Bronny y Zaire fueron con el equipo en una gira de dos semanas por China durante el verano, donde ellos y su compañero de equipo chino de 7 pies 3 pulgadas, Harold Yu, fueron tratados como visitantes dignatarios. Luego participaron en el día oficial de los medios de la escuela con sesiones de fotos y filmaciones de video publicitario pre-juego producido profesionalmente. Eso fue seguido por el show de locura de medianoche de los Trailblazers, que incluyó a jugadores lanzando artículos con el logotipo a la multitud y un concurso de volcadas.

Los jugadores jóvenes sueñan con este tipo de galas, y Sierra Canyon trata de entregarlos responsablemente, siguiendo una línea de tratar de ser élite sin ser elitista.

"Esta temporada es exponencialmente más grande que los últimos años", dice Skrumbis. "Tratamos de reconocerlo y respetarlo".

Mientras tanto, un padre de la NBA está tratando de disfrutarlo tanto como su hijo.

La semana pasada, después de anotar 25 puntos en una victoria en Denver, LeBron vio por streaming la segunda mitad de un juego de Sierra Canyon mientras se remojaba los pies en hielo. Bronny había sido titular por primera vez esa noche, 20 años después del día en que LeBron hizo la suya. Cuando llegó al vestuario después del juego, las imágenes de la primera volcada en el juego de Bronny —con un pase de Boston— lo estaban esperando.

"Es simplemente algo genial. No sabes cómo se van a alinear las cosas en la vida y casi parece que todo está volviendo a un círculo completo, ver a mi hijo mayor haciendo las cosas que está haciendo. Estoy orgulloso de él y de su equipo de baloncesto ", dijo LeBron. “Son un gran equipo, pero lo más importante, son grandes niños".