<
>

Luka Doncic regala otra noche de marcas en México

play
Luka Doncic: 'Me ha gustado muchisimo jugar en México' (1:46)

El esloveno expresó su felicidad de haber hecho historia en tierra azteca tras vencer a los Pistons. (1:46)

MÉXICO -- El gran atractivo para los juegos 2019 de la NBA en México era el esloveno Luka Doncic, quien dejó claro que es una de las estrellas emergentes de la liga y los aficionados arropan al jugador europeo, como lo demostró la gran presencia de jugadores con su ya característico N°77 en diferente versiones como la del Real Madrid y la de su ahora equipo, los Dallas Mavericks.

En años anteriores, otras grandes estrellas habían desfilado por los pasillos de la Arena Ciudad de México, pero el guardia de la quinteta texana lo hacía con un perfil más bajo al que han manejado con anterioridad otros elementos o más específicamente Russell Westbrook, quien en su oportunidad no dejó de presumir parte de su repertorio de joyas.

El excompañero de Gustavo Ayón optó por una vestimenta más discreta a la que suele verse entre los grandes elementos de la NBA y su guardarropa va de la mano con su desenvolvimiento en los calentamientos.

Por supuesto que eso no importaba a los aficionados que se dieron cita en el recinto de Azcapotzalco ya que inclusive algunos, pese a no obtener respuesta, no se cansaban en gritarle ¡Luka, Luka! Mientras se preparaba para el choque ante los Detroit Pistons.

Pero llegó el momento de la primera interacción con los seguidores mexicanos y no pudo tener mayor atino que mandar un simple mensaje que se definió con un "Hola México ¿cómo están? Es un placer para nosotros estar aquí. Gracias por el recibimiento y una cosa más: ¡Viva México, güey!". Lo que de inmediato provocó un gran estruendo previo a la participación de Blake Griffin, quien fue opacado.

Tras ese corto pero sentido 'saludo', Doncic ahora sí se enfocaba en lo suyo: el basquetbol.

Se acercó a los árbitros, estrechó la mano de cada uno de ellos para después dirigirse con sus 'adversarios', quienes, de una forma u otra, reconocieron el gran momento que vive el jugador de segundo año, estrechándose en un abrazo, para después soplarse en ambas manos, tocar la red con la derecha y posteriormente el tablero.

Desde el primer momento quiso tomar el comando del compromiso, pero lucía desatinado, con la mira desviada, como quedó en evidencia con sus primeros tiros libres ya que inició 1 de 4, pero finalmente, con 7:31 por jugar en el cuarto inicial, embocó su primer triple y a partir de ahí ya no se detuvo hasta finalizar como el líder anotador con 15 puntos, tres asistencias y siete rebotes.

Fue innegable por supuesto que tuvo el primer momento donde se sintió visitante cuando Derrick Rose ingresó a la duela ya que mucha gente recordó su paso por los Chicago Bulls y su campaña de MVP, por lo que no faltó quien le regaló una ovación de pie, aunque hoy se trataba de la noche de Luka.

El esloveno visitó la banca para comenzar el segundo cuarto --la altura lo ameritaba-- pero ni eso lo detuvo ya que, como apunta ESPN Stats&Info, se convirtió en el primer jugador de los Mavericks con 20 puntos y diez rebotes en una mitad desde que lo hiciera Dirk Nowitzki en 2014.

Eso, aunado a la amplia diferencia que empezaban a montar los "visitantes" invitó a que los aficionados corearan el ¡MVP, MVP! Cuando se acercaba a la línea de tiros libres o volvía a embocar triples para dejar en claro que esta noche era la noche de Luka Doncic.

Para el último cuarto, ya con una amplia ventaja y tras un descanso prolongado, volvió a la cancha contra los pronósticos con la encomienda de convertirse en el primer jugador que firma un triple-doble al sur de la frontera ya que la marca de más puntos en un juego celebrado en México (39) parecía cuestión de tiempo para que la rompiera, superando lo que hizo Devin Booker en 2017, al llegar a 41 unidades con menos de dos minutos por jugar.

Lo único que quedó en claro es que hoy Doncic nos regaló una noche acorde a lo que vive semana a semana en Estados Unidos y que lo encaminan a ser un serio contendiente al Jugador Más Valioso y pudimos disfrutar de un fuera de serie en plenitud y que hoy no suena lejano decir que está a la altura de Giannis Antetokounmpo, James Harden, Kawhi Leonard y otros nombres de esa élite.