O.J. Simpson, 25 años después: "La vida es buena"

O.J. Simpson dijo vivir una "vida buena" en Las Vegas, a 25 años del incidente que lo pusiera en el ojo del huracán. AP Photo

LOS ANGELES -- Luego de 25 años de vivir bajo la sombra de uno de los asesinatos más famosos de la nación, O.J. Simpson dijo que su vida ha entrado a una fase que describe como "zona de no negatividad".

En entrevista telefónica, Simpson, de 71 años de edad, dijo a The Associated Press que se encuentra sano y contento viviendo en Las Vegas. Y ni él ni sus hijos desean mirar atrás para charlar sobre el 12 de junio de 1994, cuando su ex esposa Nicole Brown Simpson y su amigo Ronald Goldman fueron acuchillados, mientras Simpson pasó de ser un héroe del Salón de la Fama del fútbol americano a un sospechoso de asesinato.

"No necesitamos regresar para revivir el peor día de nuestras vidas", dijo. "El tema del momento es el tema que nunca quiero volver a vivir. Mi familia y yo hemos llegado a lo que llamó la 'zona de no negatividad'. Nos enfocamos en lo positivo".

Simpson vive una vida de relativamente bajo perfil estos días. Juega al golf casi todos los días. Las rodillas que le ayudaron a alcanzar la gloria en el fútbol americano con la Universidad de Southern California y con los Buffalo Bills de la NFL han sido reemplazadas, y recientemente se sometió a una cirugía Lasik en sus ojos. Dijo que sigue teniendo cercanía con sus hijos y otros familiares.

"La vida es buena", dijo.

Parientes de la ex esposa de Simpson y Goldman están indignados por el hecho de que Simpson puede vivir como lo hace, mientras sus seres queridos vieron cortada de manera trágica sus vidas.

"No me sofoco en mi pena", dijo la hermana de Goldman, Kim, a AP en una entrevista la semana pasada. "Pero cada fecha importante a la que llega mi hijo, cada fecha importante que tengo yo, ustedes saben, son recordatorios de que no lo puedo compartir con mi hermano y todo lo que se perdió".

Ella se pregunta si Simpson sigue las condiciones de su libertad probatoria.

"Sí, entiendo que vive una gran vida allá en Las Vegas, siendo tratado como rey", dijo con sarcasmo Goldman. Pero ella agregó que rara vez piensa en él a menos que alguien mencione el nombre.

Ron Goldman, entonces de 25 años de edad, devolvía un par de gafas de sol que la madre de Nicole Brown Simpson dejó en un restaurante donde él laboraba cuando él y la ex esposa de Simpson fueron acuchillados docenas de veces.

El televisado 'Juicio del Siglo', de Simpson, duró casi un año y se convirtió en una obsesión nacional, empapado con temas de racismo, conducta policiaca inapropiada, celebridad y abuso doméstico.

Representado por un "Dream Team" legal que incluyó a Johnnie Cochran Jr. y F. Lee Bailey, fue absuelto por un jurado en 1995 en un veredicto que dividió al país a lo largo de líneas raciales, con muchos americanos caucásicos creyendo que se salió con la suya con los asesinatos, y muchos afroamericanos considerando que era inocente.

Sigue manteniendo su inocencia. El caso quedó oficialmente listado como no resuelto.

Las familias de las víctimas interpusieron subsecuentemente una demanda civil en su contra, y en 1997 se le ordenó pagar 33.5 millones por las muertes negligentes de su ex esposa y Goldman. Algunos de sus bienes fueron incautados y subastados, pero la mayor parte no ha sido pagada.

Para un hombre que alguna vez vivió bajo los reflectores, Simpson ha mantenido en general un perfil bajo desde su salida de la prisión en octubre de 2017 tras cumplir nueve años por robo y secuestro en Las Vegas. Insiste que su condena y sentencia por intentar recuperar su propia memorabilia fue injusta, pero dijo: "Creo en el sistema legal y lo honro. Cumplí mi tiempo".

Luego de salir de prisión en Nevada, muchos esperaban que volviera a Florida, donde había vivido por varios años. Pero amigos en Las Vegas le persuadieron a quedarse allí.

"El pueblo ha sido bueno conmigo", dijo Simpson. "Todos los que conozco parecen estarse disculpando por lo que me sucedió aquí".

Su tiempo en la ciudad no ha transcurrido sin polémica. Un mes después de su liberación, una salida a un restaurante en la Las Vegas Strip culminó en disputa. Se le ordenó a Simpson salir de la propiedad y se le prohibió regresar.

No han ocurrido problemas similares desde entonces, y Simpson está entre las figuras más buscadas en la ciudad para tomarse fotografías por aquellos que se lo encuentran en restaurantes o eventos atléticos a los que asiste ocasionalmente.

Su oficial de libertad condicionada le permite tomar viajes cortos, incluyendo a Florida, donde sus dos hijos menores, Justin y Sydney, han hecho sus carreras como agentes inmobiliarios. Su hija mayor, Arnelle, vive con él la mayor parte del tiempo.

También visita a familiares en Louisiana, dijo, y habló con un grupo de jueces afroamericanos y fiscales en New Orleans.

Simpson dijo que el glamour de antes en su vida es solamente un recuerdo ahora.

Luego de su carrera como jugador de fútbol americano, Simpson se convirtió en estrella de comerciales, actor y comentarista. Alguna vez un multimillonario, dijo que la mayor parte de su fortuna se gastó en su defensa a los cargos por asesinato.

Simpson declinó discutir sus finanzas, más allá de decir que vive de pensiones.

Para coincidir con el aniversario del miércoles, Kim Goldman lanzará un podcast de 10 episodios, "Confronting: O.J. Simpson", en el que entrevistará a amigos de su hermano, al detective que investigó las matanzas, a los abogados de la defensa y fiscales, y a dos de los 12 jurados que absolvieron a Simpson.

Ella seguirá argumentando que Simpson era culpable.