<
>

One-Hit Wonder: la oportunidad única de vencer a Rafa

play
La derrota de Nadal ante el 127° del mundo en Doha 2015 (6:22)

Michael Berrer tuvo su One-Hit Wonder ante el manacorí en primera ronda (Fuente: Eurosport). (6:22)

El inicio de una temporada siempre renueva las esperanzas. De unos y otros. De los que están arriba, de los aún no explotaron, de los jóvenes, de los que vienen de lesiones. En fin, miles de posibilidades. Pero si tu primer partido de cuadro principal de un año es frente a un jugador al que sólo le has ganado 4 games en dos partidos todas las ilusiones se te van a pique. Y más aún cuando el set inicial queda en manos de tu rival por un contundente 6-1. Siempre hay excepciones...

Michael Berrer vio una luz. Tres victorias en línea en la clasificación, dos de ellas bastante cerradas, le daban un plus de competencia al N°127 del mundo. El alemán llegaba a su duelo ante Rafael Nadal, en Doha 2015, con algo de ritmo de competencia. En contrapunto, el #2 del planeta había jugado apenas tres torneos en los últimos seis meses. Una lesión en la muñeca derecha y una apendicitis lo habían apartaron del segundo semestre de 2014.

Lo dicho. El primer set quedó en manos de Rafael Nadal por un avasallante 6-1. Pocos errores no forzados y un festival de winners de derecha. A tono con el 6-0 y 6-1 conseguido en Montecarlo 2010 y el 6-2 y 6-1 logrado en Indian Wells 2009. Parecía ser el tercer episodio de la saga. Pero Rafa no contaba con el as en la manga que Berrer tenía en su box. O pura casualidad. Un amuleto, tal vez. Dustin Brown, por entonces verdugo de Rafa en Halle 2014 (también lo vencería en ese 2015 en Wimbledon), miraba atentamente las acciones.

Un quiebre clave y cambio de roles. Berrer pasó a ser el dominador sorpresivo del duelo. "El primer set fue un golpe brutal, pero me di cuenta de algo: ¡estaba de buen humor! Cuando gané el segundo pensé que algo podía funcionar. Seguí en partido y luego cambié de lado 5-4 y saque para el partido", explicaba Berrer a Tennisnet sobre este partido. "Pensé demasiado en el banco y de repente me encontré 15-40", agregó el doble finalista de Zagreb, N°42 del mundo en 2010 y retirado hace ya cuatro temporadas. Afortunadamente para su historia, supo reaccionar y se quedó con un triunfo histórico.

"Él jugó bien. Volver a las canchas después de mucho tiempo me generó más nervios de lo habitual. Quería ganar. Sabía que ganar un par de partidos aquí me iba a ayudar en el regreso. Pero esto es todo. Al final, así es el deporte. Tengo en claro que volver después de una lesión lleva su tiempo", destacaba en su momento un analítico Nadal, viendo cómo se le escapó entre los dedos un regreso con gloria.

Y a tono, Berrer. "Es uno de los partidos que permanecerá en mi memoria para siempre, pero, seamos honestos, fue el primer partido de Rafa después de la lesión", marcó por entonces el alemán en la conferencia de prensa en Doha. Ni la euforia por la histórica victoria le hizo sacar los pies de la tierra. Pero nadie le podrá quitar este One-Hit Wonder.