<
>

Iga Swiatek recuperó la sonrisa en Cincinnati

Volvió a sonreír. Iga Swiatek, número uno del mundo, derrotó en el debut del WTA 1000 de Cincinnati a la estadounidense Sloane Stephens (57ª) y se plantó con autoridad en los octavos de final. Luego de una hora y 39 minutos de juego, la polaca cerró la historia por 6-4 y 7-5.

No era un estreno simple para la dueña de Roland Garros 2020 y 2022 ya que del otro lado de la red se encontraba la campeona del US Open 2017. Sin embargo, la nacida en Varsovia, con un total de 17 tiros ganadores y 25 errores no forzados, sacó a flote un compromiso trabajado y entretenido, en el que debió exigirse al máximo.

Sin el nivel que la llevó a ganar seis torneos (Doha, Indian Wells, Miami, Stuttgart, Roma y RG) y a acumular 37 victorias consecutivas desde el 22 de febrero y hasta el 2 de julio de este año, Swiatek contó con grandes pasajes de tenis y fue protagonista en el estadio Grandstand. Sin embargo, algunas pequeñas lagunas y el poderoso juego de la norteamericana, que nunca se dio por vencida, la pusieron en problemas en algunos tramos del desarrollo.

Un debut no suele ser sencillo y la polaca, que llegó a Ohio tras perder en Canadá con la brasileña Beatriz Haddad Maia, fue capaz de simplificar un encuentro de alta complejidad. Se metió en los octavos de final y va por más.