<
>

Texas debe dejar ir a Hamilton

Hamilton ha promediado apenas 129 juegos por temporada desde que llegó a Texas. Matthew Emmons/US Presswire

Un equipo con una temporada decepcionante de 93 victorias suena quizás como una contradicción, pero ahí es donde se ubican los Vigilantes de Texas después de perder un liderazgo de de 5 juegos en la División Oeste de la Liga Americana a una semana de terminar la temporada y luego de ser despachados por los Orioles de Baltimore en el juego por el comodín. Al cerrarse en la noche del viernes la ventana exclusiva para que los equipos firmen a sus propios agentes libres, ya no queda tiempo para reflexionar sobre lo que salió mal en octubre.

El invierno pasado, los Cardenales de San Luis y los Cerveceros de Milwaukee estaban en una posición en la que necesitaban tomar decisiones gigantescas para el futuro de sus franquicias ya que Albert Pujols y Prince Fielder se encaminaron hacia la agencia libre. Este año, los Vigilantes se encontraron a sí mismos en el mismo cruce de caminos con Josh Hamilton, sin firmar y en busca de un compromiso de nueve cifras por mucho años futuros. ¿Romperán un banco por un jugador que registró .912 de OPS en Texas y fue una parte clave en elevar a los Vigilantes a la Serie Mundial en el 2010 y el 2011? ¿O saldrán de Hamilton en virtud de su edad (31 años) y costo para resolver otras necesidades? Aquí está una lista de los pros y contras de algunos posibles escenarios que los Vigilantes examinarán -- o deberían hacerlo -- durante el próximo mes.

Entonces, ¿qué pasa si los Vigilantes firman a Hamiton? En un sentido, esta es la solución más atractiva, aunque más cara, al dilema en que se encuentra el gerente general Jon Daniels ahora. Hamilton es una figura importante en la historia de los Vigilantes de Texas, uno de los principales contribuyentes a la mayor carrera de éxitos de la franquicia desde que viera la luz en 1961. No es fácil de reemplazar 43 jonrones y con el interminable contrato deMichael Young finalmente llegando a su fin después del 2013, pronto habrá un poco de dinero adicional.

El problema con traer de vuelta Hamilton es que uno de los mayores peligros que enfrenta un equipo es pagar a los jugadores por lo que hicieron en el pasado, no por lo que sea probable que hagan en el futuro. La línea ofensiva de Hamilton de .285/.354/.577 en el 2012 fue excelente, pero se benefició de un parque muy favorable para los bateadores, es más adecuado para un lugar en las esquinas de los jardines en este momento de su carrera, y que cumplirá 32 años en mayo. Los Vigilantes no tienen la opción de buscar grandes cantidades de dinero en efectivo para firmar la versión 2008-2012 de Josh Hamilton, sólo pueden firmar la versión 2013 de Hamilton y así, sucesivamente.

Las métricas defensivas no siempre coinciden, pero en el caso de Hamilton, todas concuerdan en que su defensa en el jardín central ha bajado considerablemente desde hace unos años, lo suficiente para que a pesar de su ofensiva en el 2012, solo resultara ser un jugador equivalente a cuatro victorias en este año. Un equipo debe esperar pagar alrededor de $20 millones por el valor de 4 victorias, pero si eso es lo que Hamilton puede hacer a los 32 años, nadie debería esperar que lo siga haciendo los 35, o 38.

El sistema de proyección ZiPS prevé que Hamilton registrará un 3,8 de WAR en el 2014 y 15,5 en los próximos 5 años. Suponiendo que el costo de una victoria se incrementa en 4 por ciento cada año, eso sugeriría un contrato de cinco años por $87 millones del contrato como el valor justo de mercado de rendimiento de Hamilton en el futuro. A pesar de que Hamilton desapareció a mitad de temporada con un .754 de OPS en junio y en .607 en julio, se trata del jugador ofensivo más excitante disponible y con nuevos contratos de televisión, hay mucho dinero dando vueltas alrededor del béisbol para hacer el trabajo por $87 millones.

Entonces, ¿cuál sería el plan si los Vigilantes siguen adelante? Lo bueno de esto es que Texas tiene opciones internas para el jardín central. Craig Gentry solo es considerado por ZiPS para batear .260/.321/.349 como regular a tiempo completo en Texas, pero es un jugador fabuloso en el jardín central y buen corredor de bases, lo suficiente para ser un jugador promedio de la liga. Gentry tiene problemas frente a los buenos derechos, así que necesitas compartir el tiempo con el zurdo Leonys Martin. No podrán reemplazar el desempeño de Hamilton en el 2013, pero el precio es adecuado y les da a los Vigilantes la flexibilidad de tomar decisiones donde quiera.

Colby Lewis ya fue firmado nuevamente para el 2013, pero dado que está garantizado que perderá una parte importante de la temporada después de someterse a una cirugía del brazo, los Vigilantes estarán en el mercado en busca de un lanzador abridor. Y si ahorras dinero por no traer de regreso a Hamilton, los Vigilantes tienen las finanzas para perseguir al mejor abridor disponible en el mercado de la agencia libre, Zack Greinke. ZiPS proyecta que Greinke valdrá 24 de WAR en los próximos cinco años como Vigilante, lo cual significa que puedes justificar un contrato muy superior a los alrededores de $100 millones desde un punto de vista objetivo.

Otro beneficio de no firmar a Hamilton es que le das al equipo más flexibilidad para lidiar con la acumulación en el campo medio. Con más recursos disponibles, los Vigilantes pueden fácilmente explorar una extensión de contrato de largo plazo con Elvis Andrus, asumiendo que no lo cambien en el invierno. Andrus representa 3-4 victorias como jugador y es muy probable que cueste $15-$20 millones al año, a partir del 2015.

A veces, un equipo tiene que seguir adelante sin su jugador franquicia. Los Vigilantes han llegado a ese punto con Josh Hamilton, y por difícil que pueda ser desprenderse de un pedazo de la historia de tu equipo, ha llegado el momento para Hamilton y el conjunto de partir por caminos separados.