Familia de Tim Hague presenta demanda por muerte

La familia del ex peleador de peso completo canadiense Tim Hague, quien murió dos días después de sufrir una hemorragia cerebral en una pelea de box en Edmonton hace dos años, presentó una demanda multimillonaria argumentando que un oficial de deportes de la ciudad fue criminalmente negligente por permitirle pelear a Hague. La demanda también acusa al réferi, los médicos del cuadrilátero, la ciudad y otros acusados de proteger y cuidar de manera inadecuada a Hague antes, durante y después de la pelea.

Hague, de 34 años de edad, murió el 18 de junio del 2017, menos de 48 horas después de haber sufrido cuatro caídas y sufrir un nocaut técnico en el segundo round. Fue su tercera derrota consecutiva en el boxeo y dejó su récord en 1-3. También tuvo una marca 21-13 en una década como peleador de artes marciales mixtas, incluyendo 1-4 en el UFC.

Apenas dos meses antes de enfrentar a Adam Braidwood en esa última pelea fatal, Hague fue noqueado por Jared Kilkenny en 40 segundos en un evento híbrido de boxeo y artes marciales mixtas. Braidwood, por otra parte, entró al ring contra Hague con un récord 7-1 y ahora tiene marca 13-2.

La comisión de deportes de combate de Edmonton (ECSC por sus siglas en inglés) sancionó a Hague como rival de reemplazo para Braidwood dos semanas antes de la pelea, cuando el rival programado se retiró. Sin embargo, bajo las reglas de la ECSC, Hague estaba sujeto a una suspensión de toda competencia luego de su nocaut del 7 de abril del 2017 ante Kilkenny --su tercera derrota en deporte de combate por nocaut o nocaut técnico en menos de 12 meses-- que lo habría hecho inelegible para enfrentar a Braidwood el 16 de junio.

La demanda por homicidio culposo, menos de dos semanas antes de la fecha límite para iniciar tal reclamo, describe a Hague como "extremadamente superado" por Braidwood, ex ala defensiva de Washington State y de los Edmonton Eskimos de la Canadian Football League.

La demanda busca al menos 5 millones de dólares canadienses (más de 4 millones de Estados Unidos) en daños compensatorios y punitivos y acusa a Pat Reid, entonces director ejecutivo de la ECSC, de acciones que fueron "criminalmente negligentes, ya que mostró una indiferencia imprudente o sin sentido por la vida y seguridad de Tim Hague". De acuerdo a la demanda, Reid y la comisión no vigilaron apropiadamente ni consideraron el récord e historial médico ni aplicaron las suspensiones obligatorias, incluso antes de sus últimas dos peleas.

"Es simplemente triste", indicó el abogado de la familia Hague, Ari Schacter a "Outside the Lines" de ESPN. "Hubo una completa abdicación de la supervisión con respecto a Hague y probablemente otros peleadores durante la estancia de Pat Reid y David Aitken (otro acusado, que contrató y retuvo a Reid)", sentenció Schacter.

Reid, quien de acuerdo a reportes fue removido de su cargo en la ECSC luego de la muerte de Hague, es profesor asistente de gestión deportiva en la Universidad de Brock en Ontario.

La demanda señala que la autopsia concluyó que Hague tenía encefalopatía traumática crónica, la enfermedad cerebral degenerativa asociada con golpes repetidos en la cabeza. A Hague, quien también trabajaba como profesor de primaria, le sobreviven sus padres, su esposa, un hijo de nueve años, una hermana y un hermano.