<
>

Pese a la derrota del Celta, buena actuación de Néstor Araujo

Getty

El Club Atlético Osasuna logró una nueva victoria que le coloca con 48 puntos gracias a un gol en el tiempo añadido de Arnaiz que premió la superioridad del conjunto navarro y que aplaza la salvación matemática del Celta.

Néstor Araujo, defensa del Celta de Vigo, no pudo evitar la caída de su equipo 2-1 ante el Osasuna pese a que tuvo un juego destacado en el que estuvo casi perfecto y en el que tuvo, incluso, opciones de gol en jugadas a balón parado.

Araujo saltó al terreno de juego como titular y jugó los 90 minutos. Fue en la segunda mitad donde tuvo más trabajo, pues con el empate momentáneo en el marcador, el Osasuna buscó ganar en casa y el zaguero mexicano cortó tantos avances como pudo siendo el líder de la parte baja.

Fue hacia el minuto 90 cuando Araujo vio cómo entraba el gol del Osasuna, pues no pudo hacer nada para evitar el remate de José Amaiz y así evitar la derrota de los suyos.

El Osasuna quería reencontrar su versión competitiva a la que ha acostumbrado en la mayoría de partidos a sus aficionados, pero no pudieron empezar peor las cosas para un conjunto navarro que tuvo que hacer frente al gol de Santi Mina tras un pase lateral de Iago Aspas en el minuto 11, después de que el exjugador del Valencia ganase la posición a David García.

Desde ese momento, los ‘rojillos’, que vistieron de blanco en honor a las fiestas de San Fermín, cambiaron el chip y se centraron en su juego para secar las acometidas del cuadro vigués que nacían de las botas de Rafinha.

Los de Arrasate hilaron una rápida jugada por la banda izquierda antes de que Estupiñán pusiera un maravilloso centro a la cabeza de Gallego que entró como un camión sin frenos para introducir el balón en el portería del canterano Villar.

El Celta pudo haberse adelantado en alguna ocasión aislada, pero la voz cantante durante la primera mitad la llevo el equipo que en esta ocasión lucía al cuello un pañuelo rojo impreso con el escudo de Navarra en la parte posterior de la camiseta. Con empate se llegó al final de los primeros 45 minutos.

Comenzó la segunda parte con alternativas, llegadas y ritmo por parte de ambos equipos que salieron a por todas para lograr los 3 puntos de un partido bonito y disputado.

Iván Villar vistió el mono de trabajo durante los 90 minutos para salvar a su equipo en varias ocasiones. Roberto Torres a bocajarro e Íñigo Pérez, quien se encontró cómodo durante todo el encuentro, no pudieron adelantar a Osasuna en dos ocasiones muy seguidas.

Arrasate introdujo sobre el verde cambios con la intención de lograr el segundo gol que, intento, buscó y consiguió un Osasuna que puso más ganas que los gallegos, unos visitantes que todavía no están salvados.

A 3 minutos del final, el capitán rojillo Oier Sanjurjo puso un centro templando para que José Arnaiz metiese de cabeza su primer gol con Osasuna y para sumar tres nuevos que corroboran la notable temporada de los rojillos.