<
>

La furia española despertó y arrolló a Liechtenstein

MADRID (Paola Núñez, ESPN Digital) -- Dos años después, Diego Costa rompió la sequía con su primer 'doblete' con España. También Álvaro Morata y David Silva firmaron dos goles por cabeza en la goleada por 8-0 sobre Liechteinstein con que la Roja inició su camino rumbo al Mundial 2018.

A los diez minutos de iniciado el partido y a consecuencia de la primera llegada de peligro de la Roja, el atacante del Chelsea marcó el 1-0 con un cabezazo en una jugada a balón parado. Un gol que encaminaba la victoria para España, pero que no era ni remotamente suficiente. Los de Julen Lopetegui debían aprovechar la oportunidad frente al rival más débil del grupo para iniciar con ventaja en la diferencia de goles, pues aunque a dos años de distancia, será un factor determinante para definir al equipo que consiga la clasificación directa.

Tardaron una hora en encontrar cómo, pero cumplieron y con creces.

Lopetegui había mandado un equipo muy parecido que brilló ante Bélgica; apenas dos cambios que, al final, resultaron determinantes. Diego Costa partió como centro delantero en lugar de Morata mientras Sergi Roberto ocupó de inicio el lateral diestro en lugar de Dani Carvajal. Un equipo sólido y dinámico, pero al que costó encontrar la fórmula para mostrar la superioridad esperada. En su condición de equipo limitado técnicamente, Liechteinstein se replegó lo más que pudo, defendía con ocho y contraatacaba caóticamente. No le daba mayor problema a la zaga ibérica, pero tampoco permitía el paso.

El partido se sumía en la lentitud y hacía más insoportable el sofocante calor hasta que Lopetegui hizo la modificación que lo cambió todo. Thiago ya no volvió tras el medio tiempo, dejando su lugar a Nolito. Sergi Roberto, mientras tanto, adelantó su posición al centro del campo dejando a Jordi Alba, Piqué y Ramos en una línea de tres para proteger a De Gea. El cambio tardó poco en surtir efecto. Con dos balas por las bandas y Silva detrás de Costa, España produjo una jugada de gol tras otra y pasó de ceder poco el balón a arrebatarlo por completo y en un periodo de diez minutos marcó cuatro goles para sellar la victoria.

El 2-0 llegó al 55, un cabezazo de Sergi Roberto para estrenarse como goleador con la Roja; tres minutos después, David Silva aprovechó un pase de Vitolo para poner el 3-0 y convertirse en el quinto máximo anotador de España al lado de Morientes con 27 goles. A la siguiente jugada, el canario devolvió el favor para que el atacante del Sevilla subiera la cuenta ibérica a cuatro. Antes de abandonar la cancha para dar entrada a Morata, Diego Costa firmó el 5-0.

Para entonces Liechteinstein se sabía acabado y apenas oponía resistencia. Los locales, con la seguridad de que había poco o nada que pusiera en riesgo la victoria, se dedicaron a disfrutar los diez minutos que quedaban de partido. Y aún con calma y haciendo el mínimo esfuerzo, los de Lopetegui tuvieron para marcar tres tantos más y cerrar la cuenta en ocho.

Morata contribuyó con dos finalizar un par de jugadas de conjunto orquestadas por Silva y Marco Asensio. El canario, que había visto su segundo tanto de la noche anulado un minuto antes, puso el broche de oro con el octavo para conseguir un buen colchón a futuro y llegar con una sensación de seguridad a octubre, cuando visitarán a Albania e Italia.