Argentina está obligado a protegerse mejor

RIO DE JANEIRO (Enviado especial) -- Más allá de la reciente aparición de defensores europeos con precios exorbitantes, el mercado marca la pauta. Los grandes clubes pagan fortunas por los goleadores, los gritos se cotizan y los más poderosos se pelean por los que son capaces de resolver los partidos.

En los últimos 20 años, la Selección no escapó a esa lógica y la discusión siempre giró en torno a la elección de los atacantes, los mejores exponentes que le ofreció el fútbol argentino al mundo. Al mismo tiempo, le costó consolidar mediocampistas y defensores centrales.

Durante la Copa América de Brasil, Lionel Scaloni fue muy cuestionado por no haber apostado desde el arranque por Lionel Messi y otros dos puntas. Una vez que juntó al capitán con Kun Agüero y Lautaro Martínez, la aceptación fue unánime.

Sin embargo, se puso poco el foco en las dificultades defensivas que tuvo el equipo. El DT lo dejó en claro con la cantidad de variantes que hizo en ese sector. En el lateral derecho, Saravia jugó de titular ante Colombia, perdió el puesto con Casco ante Paraguay y volvió frente a Qatar. Mientras que Pezzella le dejó su lugar en el tercer encuentro a Foyth, al que reemplazó en los minutos finales de Porto Alegre.

Sin generar tantas chances, Colombia lastimó en el segundo tiempo con los espacios que tuvieron los ingresados Roger Martínez y Duván Zapata. Richard Sánchez entró al área sin que nadie le haga sombra para el gol de Paraguay y la dupla Derlis González-Almirón metió peligro en cada contra. En tanto que Qatar se adueñó por un rato del balón, pero no tuvo ideas para golpear.

La fragilidad del fondo no es exclusiva responsabilidad de los defensores. En el centro del campo también se metió mano. Arrancó Guido Rodríguez, tuvo su oportunidad Pereyra y se afianzó De Paul. Salvo en la única victoria, Lo Celso estuvo lejos de su nivel habitual. Y en los pocos minutos que jugó, Acuña ofreció una dinámica que puede resultar muy útil.

La posición de los jugadores y la pasividad que se tuvo en la presión cuando el rival tiene la posesión, seguramente sean cuestiones a corregir en los próximos días.

La apuesta de tres delanteros parece haber llegado para quedarse y no queda otra que protegerse mejor.