¿Cuáles son los posibles cambios de Argentina?

EFE

BELO HORIZONTE (Enviado especial) – El 0-2 en el debut ante Colombia marcó a las claras que Argentina debe cambiar. Lo que se desconoce a 48 horas del partido frente a Paraguay es si las variantes tienen que ver con los nombres o con lo posicional.

Claramente la primera modificación tiene que ser actitudinal. La Selección asumió una postura ofensiva recién el 2º tiempo cuando logró adelantarse en el campo. Fue en ese momento en el que los jugadores de mejor pie pudieron llevarle algo de peligro a David Ospina.

¿Se puede pensar en el ingreso de otros jugadores? Por supuesto. Lionel Messi y Leandro Paredes fueron los únicos que se escaparon de la chatura generalizada. Por otra parte, los que salieron a jugar en el Arena Fonte Nova de Salvador son los que trabajaron juntos la mayor cantidad de tiempo desde el arribo a Brasil. Se supone que si Lionel Scaloni repitió tanto en los primeros días de ensayo, el convencimiento no puede desaparecer tan rápidamente.

El breve ciclo de su antecesor Jorge Sampaoli, del que formó parte en su cuerpo técnico, se caracterizó por cambios constantes que terminaron por desconcertar a los jugadores. No sería inteligente que repita el mismo camino. Por eso, no sorprendería si decide repetir a los 11.

La otra pregunta que se puede hacer es: ¿los que esperan su chance pueden cambiar tanto el panorama? Rodrigo De Paul entró por Ángel Di María y no fue tan determinante. Guido Pizarro reemplazó a Guido Rodríguez para hacer lo mismo. Matías Suárez ingresó por Kun Agüero y no tuvo ninguna chance clara de gol.

En la previa del debut se especuló con Roberto Pereyra para darle mayor dinámica al mediocampo, pero hace varios días está trabajando diferenciado por una sobrecarga en la región inguinal. Marcos Acuña, quien podría aportar un buen despliegue por izquierda, tiene una sobrecarga en el aductor.

¿Milton Casco por Renzo Saravia? Es cierto que el ahora exlateral de Racing no la pasó bien en el primer partido, pero es poco probable y hasta injusto que pague los platos rotos de la derrota.

Si finalmente De Paul le gana la pulseada a Di María habría que preguntarse si realmente Scaloni estaba entusiasmado con la posibilidad de contar con el hombre de PSG, al que citó solamente en la última Fecha FIFA, aunque tuvo que ser desafectado por lesión. Lo mismo pasa con Agüero, quien apareció recién en la lista de 23.

Argentina está obligado a cambiar. A puertas cerradas se define bien el qué y el cómo.