<
>

Poyet y llave ante Palmeiras: "Nos tocó el último campeón y a por ellos vamos"

Durísimo. Así fue el sorteo de los octavos de final de Copa Libertadores para Universidad Católica. Si bien el panorama era complicado por la calidad de los rivales, a los cruzados les tocó el peor escenario: Palemiras, campeón vigente del torneo continental y uno de los equipos con mejor rendimiento en la fase grupal.

Pero a pesar de la complicada llave, en el elenco de la franja se lo tomaron con mesura y no temen al poderió del conjunto brasileño.

Por ejemplo, el técnico Gustavo Poyet expresó en declaraciones al club: "Fue un sorteo especial. El último campeón de la Libertadores, pero cuando uno llega a estas instancias sabe que debe jugar contra los mejores, y si quieres progresar tarde o temprano te van a tocar".

"Lo aceptamos como es. Va a ser difícil claramente, pero tenemos tiempo para preparar el partido e intentaremos por todos los medios sacar un resultado positivo, que sería fenomenal. Nos tocó el último campeón y a por ellos vamos", añadió.

En tanto, José María Buljubasich, gerente deportivo de Cruzados SADP, sostuvo: "Siempre en estos partidos estará arriba de la mesa la estadística y el historial de todos los equipos, pero creo que cada partido hay que jugarlo".

"Todos tenemos una ilusión muy grande de poder disputar esta llave con un rival de estas características y jerarquía. Seguramente nuestro cuerpo técnico y jugadores se prepararán de la mejor manera. Ojalá nos vaya bien", completo el "Tati".