<
>

Los Ravens no planean modificar su identidad defensiva; mandarán cargas a Josh Allen, QB de Bills

OWINGS MILLS, Md. -- Los Baltimore Ravens no planean modificar su estilo e juego defensive con frecuentes paquetes de carga ante Josh Allen, quarterback de los Buffalo Bills y quien fue uno de los mejores pasadores que manejó la presión en la temporada.

De cara al juego de la Ronda Divisional de la AFC, los Ravens fueron líderes de la NFL al mandar paquetes de carga en el 41 por ciento de sus jugadas a la defensiva. Allen ha brillado contra presión al terminar como líder de la NFL con 19 pases de touchdown cuando lo presionan.

Para algunas defensivas, la eficiencia de Allen podría ser una preocupación. Aparantemente, no para Baltimore.

“(Josh) sabe que va a haber presión, seguro”, dijo Don Martindale, coordinador defensivo de los Ravens. “Así somos. Eso es lo que hemos hecho”.

Allen, quien fue seleccionado al primer Pro Bowl de su carrera en la actual temporada, se convirtió en el primer quarterback en rebasar las 4,500 yardas por aire, lanzar 35 pases de touchdown y correr para cinco más en una temporada y tiene la habilidad para eludir a los defensivos atrás de la línea de scrimmage y vencer a las defensivas con pases profundos.

Al hablar sobre Allen con su staff defensivo, Martindale describió el reto de enfrentar a un quarterback de estas características.

“(Josh) es un joven Ben Roethlisberger por su tamaño y por la forma en que extiende jugadas con el brazo de (Dan) Marino”, explicó.

Allen tuvo uno de los peores juegos de su carrera de tres años ante Baltimore en diciembre de 2019, cuando los Bills cayeron 24-14 ante los Ravens. Tuvo el segundo porcentaje de pases completos más bajo de su carrera (43.6 por ciento) al acertar 17 de 39 y fue capturado en seis ocasiones.

Sin embargo, Martindale destacó la mejoría de Allen desde aquél encuentro. El pasador de los Bills aumentó su eficiencia dramáticamente en la actual temporada al ir de 58.8 por ciento de sus pases completos en 2019 a 69.2 en 2020.

“Regularmente, cuando evalúas a un quarterback y no es preciso, es difícil para ellos quitarse esa etiqueta”, destacó Martindale. “Lo que (Josh) hizo en el receso de temporada y lo que ha hecho este año es sorprendente. Es precisión en movimiento. Es precisión fuera de la bolsa de protección. Se ha hecho más eficiente en todo”.

La dificultad con Allen es que puede vencerte con las piernas y el brazo. El quarterback ha sido el líder corredor de los Bills en sus dos juegos de Playoffs. Los únicos quarterbacks en la era del Super Bowl (desde 1966) que terminaron como líderes corredores de sus equipos en tres juegos consecutivos de Postemporada son Stev Young y Lamar Jackson.

Una semana después de limitar al líder corredor de la NFL en 2020, Derrick Henry, a su total más bajo de la campaña con 40 yardas por tierra, Martindale dijo que su defensiva necesitará un esfuerzo físico similar para frenar a Allen.

“Taclearlo, más vale que los jugadores grandes lleguen a él, porque Allen tiene un cuerpo grande. Se lo dije a la defensiva, ‘Necesitamos taclerarlo como si taclearan a Henry, porque esa es la forma en que corre. Es un fuerte reto el que tenemos”, finalizó el coordinador defensivo.