<
>

El show está en marcha

Sí, es Manny Pacquiao, el de las grandes batallas. Sí, es el hombre que a los 40 años dice que tiene el mismo entusiasmo de siempre. Cuando asistimos a su victoria ante Lucas Matthysse, en julio del año pasado en Kuala Lumpur, fue también el promotor de la pelea.

-Pero yo ante todo, soy un boxeador –dijo tras la fácil victoria por nocaut-, y el día que ya no sienta la necesidad de entrenar todos los días, de ir por más, recién entonces tendré que aceptar que el boxeo ya no es para mí.

Si, es Manny Pacquiao, a los 40.

Pero está Keith Thurman, quien a los 30 y con menos de la mitad de combates del filipino (70 contra 30 del norteamericano) ha pronosticado que noqueará en cuatro. Considerado por muchos como la nueva estrella del boxeo, una lesión en la mano y otra en el codo lo mantuvieron alejado de los rings casi por dos años. Y cuando este año le ganó a Josesito López en Brooklyn –fue el 26 de enero y por puntos-, no terminó de deslumbrar a nadie. ¿Se terminó la magia? Thurman, por supuesto, no solamente lo niega. Enfatiza en que noqueará a Pacquiao. Y aunque siempre es de esperar este tipo de chisporroteos verbales, lo cierto es que Manny está en el momento más difícil de su carrera: el de perdurar, enfrentando a jóvenes leones.

Sin embargo, cuando Lucas Matthysse parecía un rival peligroso –especialmente por su tremenda pegada-, Manny se hizo dueño del cuadrilátero y lo venció sin dificultades. Y el 29 de enero de este año, cuando Adrien Broner subió al ring como un adversario que podía dar algo más que una batalla, tampoco lució y terminó perdiendo por puntos.

Los que creemos que Manny tendría problemas ante algún rival que lo lleve por delante, dudamos en parte de Thurman.

Este hombre, invicto con 29 victorias, 22 antes del límite y una sin decisión, venció a hombres peligrosos como Shawn Porter o Danny García, pero fue en 2016 y 2017, respectivamente. Las lesiones, más la inactividad, más un estilo que a veces ofrece resquicios y hasta lagunas, juegan en su contra. Salir a noquear en 4 a Manny puede ser o un recurso publicitario o una forma de controlar rápido la pelea, teniendo en cuenta la agresividad y resistencia del héroe de Filipinas.

Pacquiao tiene 61 victorias, 39 por la vía categórica –Thurman, recordemos, suma 30 peleas-, ha perdido 7 (y 3 por nocaut) y empató 2. Aquellas tremendas batallas con Erik Morales, Marco Antonio Barrera, Juan Manuel Márquez (quien lo noqueó de manera fulminante, espectacular), Antonio Margarito, Miguel Cotto… Sin contar su triunfo ante Oscar De La Hoya y su derrota frente a Floyd Mayweather, dos encuentros sin mayores sufrimientos, más allá de los resultados. Es posible que algunos de esos tremendos encuentros hayan dejado alguna secuela, pero para comprobarlo, hay que pegarle y no dejarle resquicios.

¿Será el estilo de Thurman el adecuado para lograrlo?

Seguramente hay mucho para desmenuzar hasta que llegue el sábado 20 de julio cuando, en el ya legendario ring del MGM de Las Vegas, toque la campana y llegue el momento de la verdad…

No se lo pierdan el 20 de julio por #ESPNKnockOut en ESPN para toda Latinoamérica (excepto México y Brasil).