<
>

Lakers llevan la mala suerte a Miami en viernes 13

play
Combinación aérea entre LeBron James y Anthony Davis (0:16)

NBA: Los Angeles Lakers vs. Miami Heat (0:16)

MIAMI – Por un lado, Los Angeles Lakers no habían perdido ningún partido fuera del Staples Center. Del otro lado, el Miami Heat estaba invicto en el American Airlines Arena.

A uno de los dos tenía que acabársele la buena suerte el viernes 13 y le tocó al joven quinteto de Florida, que vio detenida su racha de 11 victorias en casa, su mayor cantidad para empezar una temporada en toda su historia.

Aun así, el Heat vendió cara su derrota contra el equipo con el mejor récord en toda la NBA.

El marcador final de 113-110 refleja lo peleado que fue el encuentro de principio a fin, con constantes cambios de ventajas y empates, sin que ninguno de los dos lograra despegarse en la pizarra.

LeBron James anotó 28 puntos y repartió 12 asistencias y Anthony Davis encestó 33 unidades, con 10 rebotes, para encabezar el ataque de los Lakers, que mejoraron su registro a 23-3.

Jimmy Butler, con 23 puntos, fue el mejor anotador por Miami, que equivocó su estrategia e intentó infructuosamente penetrar la defensa de Los Angeles cerca de la canasta.

Una y otra vez, JaVale McGee y Davis neutralizaron las penetraciones del Heat, con cinco y tres tapones, respectivamente.

Los Lakers impusieron su mayor presencia bajo los tableros e hicieron la diferencia al capturar 51 rebotes, de ellos 14 ofensivos que permitieron valiosas segundas oportunidades de tiro que casi nunca desperdiciaron y les sirvieron para sumar 18 puntos.

“Eso fue grandioso. Esas posesiones extras en el último cuarto nos permitieron asegurar la victoria. Nuestros hombres grandes estuvieron fenomenales. JaVale en el tercer cuarto cambió la complejidad del juego. Él fue la bujía que nos permitió despegarnos en el tercer parcial”, comentó el coach Frank Vogel, en su primer año al frente de los Lakers.

“Duele perder cualquier juego. Nosotros no salimos a jugar pensando en que vamos a perder, así que no podemos lamentarnos y tenemos que pasar la página y reagruparnos para el próximo partido”, expresó Butler. “Creo que no jugamos defensivamente todo lo bien que debimos”.

“Pienso que debimos batallar un poco más los rebotes, poner mayor esfuerzo en capturar esos balones. Los rebotes con 50-50 y los dejamos escapar”, se lamentó por su parte Derrick Jones Jr.

“De todas formas, fue una experiencia de aprendizaje. Tenemos que sacar lo mejor de esta derrota para salir mañana de nuevo a la cancha”, añadió Jones Jr.

Miami debió insistir más con sus disparos a larga distancia, a pesar de que por momentos, la férrea defensa de los visitantes en el perímetro dificultó el trabajo de los escopeteros locales.

De todos modos, el coach Erik Spoelstra quedó de alguna forma satisfecho con el desempeño de sus muchachos sobre la cancha.

“Estos son dos equipos realmente buenos que juegan de un lado a otro. Nosotros logramos crear una pequeña ventaja en la primera mitad. Ellos tuvieron un tremendo tercero cuarto”, dijo Spoelstra.

“Probablemente la mayor diferencia la hicieron los rebotes y las segundas oportunidades de tiro. Davis y LeBron jugaron como lo que son: futuros miembros del Salón de la Fama. Creo que hicimos buen trabajo ante ellos, pero siempre encuentran la manera de causarte daño. No puedes darle segundas oportunidades a este tipo de equipo”, reconoció el entrenador de Miami.

Con esta derrota, el Heat dejó su récord en 18-7 y bajó al tercer lugar de la Conferencia del Este.

Su próximo partido es en menos de 24 horas, como visitante ante los complicados Dallas Mavericks del fenomenal Luka Doncic.

“Hemos estado terribles en partidos consecutivos, pero no tenemos opción. Es un reto para los muchachos para seguir jugando buen baloncesto y ellos están dispuestos a enfrentarlo”, concluyó Spoelstra.

Por su parte, Los Angeles no volverá a jugar hasta el domingo, cuando enfrente como visitante a los Atlanta Hawks.