<
>

Sebastian Malec se consagró en el EPT de Barcelona

El polaco es el campeón del mayor evento principal de la historia del EPT. Pokerstars

BUENOS AIRES -- El Evento Principal del EPT Barcelona ya conoce a su ganador. En la 113.ª parada Sebastian Malec logró superar a otros 1.784 jugadores para alzarse con la pica plateada y los 1.122.800 € que la acompañan. Suya es la mejor parte de los 8.657.250 € de un total de premios que se repartió entre los 359 mejor clasificados. Pero esto solo son datos; lo vivido en la sala de poker del Casino Barcelona trasciende la frialdad de las cifras, aunque estas sean tan espectaculares como las comentadas.

Hemos asistido al nacimiento de una estrella, de un jugador que, por carácter, juego y personalidad, podemos afirmar ha llegado para quedarse. Sebastian Malec no es uno más, él es especial, y lo es más allá de su imagen excéntrica. A sus 21 años acaba de poner fin a una historia que comenzó con un clasificatorio de 27 € y que ha terminado levantando entre lágrimas el trofeo de campeón. Aún a riesgo de repetirnos, no podemos evitar resumir lo vivido como puro espectáculo. Pocos juegos son capaces de despertar esta pasión, y el poker es uno de ellos.

Siete jugadores comenzaron la búsqueda de fortuna y gloria en la sala Gaudí, siete jugadores que habían tenido que superar seis días de competición, 32 niveles de juego y miles de manos para ganarse el derecho a ocupar un asiento en la mesa final del European Poker Tour Barcelona. Y lo que les faltaba por vivir...

Alcanzar la mesa final de un evento de estas características es de por sí un motivo de orgullo, pero ninguno de los siete pensaba ya en esto. Un único objetivo ocupaba sus mentes: coronarse como campeón del mayor evento principal de la historia del EPT (y el último que se celebrará en Barcelona.

La final comenzó puntualmente a las 13:00 h, con siete aguerridos jugadores preparados para la acción y en busca de la gloria del título, tras saberse poseedores de un premio mínimo de 230.950 €. Casi nada. El ritmo de eliminaciones del primer nivel fue frenético, sobre todo para lo que nos tienen acostumbrados las mesas finales del EPT. Antes de que se completasen los primeros 90 minutos de juego vivimos tres eliminaciones.

La primera baja trajo la peor de las noticias para los aficionados españoles. Harcharan Dogra caía en séptima posición, valorada en 230.950 €, lo que los dejaba sin la esperanza de ver levantar el segundo título del EPT para la armada española (recordamos que Mateos fue el primero).

Su verdugo fue el neerlandés De Rooij. Tras una subida a 450.000 puntos de Thomas, Harcharan Dogra pagó con 3♥2♣ desde la ciega. El flop, 5♠9♣2♥, dejó una pareja para el español. Pidió la ficha de all-in, que en este caso estaba valorada en menos de siete ciegas, y su rival pagó con A♥4♠.

Un rey en el turn nos hizo contener la respiración, a la espera de que ni cuatros, ni ases, ni treses cayesen en el river. La baraja no atendió los ruegos españoles y puso fin al torneo de Dogra con un 4♦.

Apenas unos minutos después, Andreas Chalkiadakis nos dejaba en 6.ª posición, premiada con 330.290 €. Thomas de Rooij abrió el bote a 450.000 puntos y Chalkiadakis lanzó el resto de sus 4.075.000, pero no sería el neerlandés el encargado de poner fin al torneo del griego

Adam Owen también pidió la ficha de all-in y Rooij le dejó espacio. Chalkiadakis sostenía K♥Q♠ en las propias; Owen, A♣Q♣. Las comunes dejaron J♦A♠Q♦A♥8♥ sobre el tapete para dejar fuera del torneo al griego.

Seguíamos en el primer nivel de la final cuando Zorlu Er se vio obligado a seguir los pasos de Chalkiadakis, pero con un premio de 431.550 €. Reichenstein fue su verdugo y T♦4♦ la mano que destrozó el A♠J♣ de Er.

Con K♦A♦3♦T♣6♥ sobre la mesa, Zorlu no se creyó la una apuesta intencionadamente exagerada de Uri, y pagó con su resto. Ese fue su fin.

Para ver la eliminación de Thomas de Rooij tuvimos que esperar un poco más. Unos minutos muy valiosos, desde luego: su 4.º puesto le granjeó 535.100 €, una diferencia de más de 100.000 € con respecto al anterior eliminado.

De Rooij se había quedado muy corto, con apenas 900.000 puntos en su arsenal, y se jugó su resto contra Uri Reichenstein. El A♠7♣ del primero partía con ventaja frente al J♠3♦ del alemán, pero fue una ventaja efímera. Las comunes optaron por favorecer las propias de Reichenstein con T♠3♥4♦. Las dos últimas calles certificaron la partida del neerlandes.

Nos quedábamos así con solo tres implicados en la contienda, hasta que Adam Owen perdió la última de sus fichas contra Malec. Adam fue 3.º, con un premio de 646.250 €.

En la mano en cuestión, Malec y Reichenstein se conformaron con igualar, momento en que Owen creyó ver su oportunidad. Empujó sus últimos 5.600.000 y Malec trató de aislase desplazando también su resto al centro. Funcionó.

Sebastian: A♦8♦

Adam: Q♦J♠

El torneo del británico dependía de las comunes, logicamente, y con 2♣6♠7♦8♣6♦ sobre el tapete nos dejaban con solo dos jugadores. El cara a cara por el título había comenzado. Todavía no nos podíamos imaginar la naturaleza del desenlace del que estábamos a punto de ser testigos.

Lo que vivimos después de la eliminación de Adam fue un cara a cara intenso como pocos, sin pacto entre los finalistas. Sería casi imposible describir en unas líneas la pasión, la emoción, la incertidumbre que nos ofreció la lucha entre Sebastian y Uri. Uno de los heads up más increíbles de los últimos años, sin duda alguna.

Malec, con A♥3♥, aceptó igualar la ciega y Reichenstein pasó con T♥9♣. Ambos encontraron motivos para la esperanza en un flop que dejó J♠6♥Q♥ sobre el tapete. Reichenstein apostó 800.000, requisito que Malec elevó hasta los tres millones. "Call".

El 8♥ del turn fue la carta decisiva de entre las cartas decisivas: escalera para Uri; color para Malec. Brutal. Malec, que jugó buena parte del heads-up de pie, apenas podía contener la emoción. Cinco millones partieron desde su montón al centro y Reichenstein pagó, cómo no. Un 8♦ cayó en el river, mero trámite para dejarnos uno de los desenlaces más potentes de cuantos se han visto en un EPT, y no por lo complejo del arranque de su diálogo:

-"All-in".

-"Call".

"Tengo más fichas que tú, ¿verdad?. Solo tienes que retirarte y así podré ir al baño". Vale, quizá no sea la frase más memorable de la historia, pero cumplió su cometido. Uri pagó para convertir a Sebastian Malec en el campeón del EPT13 Barcelona.

La tensión entre los dos se desvaneció tras finalizar la contienda, y estos dos jugadores nos regalaron uno de los momentos más emocionantes que hemos visto en una final, con una mirada de complicidad solo al alcance de quienes acaban de vivir un lucha encarnizada desde el respeto mutuo. La multitud se abalanzó sobre el polaco para celebrar su victoria, mientras Uri dejaba a Sebastian disfrutar de su más que merecido momento de gloria pasando a un discreto segundo plano.

El EPT Barcelona llegaba así a su fin, y lo hacía dejándonos una de las finales más espectaculares de cuantas recordamos. Sí, no volveremos a ver un EPT en Barcelona, pero ya tenemos ganas de vivir el primer PokerStars Championship de la Ciudad Condal. Hasta entonces, seguro que habrá una infinidad de ocasiones para encontrarnos en las mesas.

Resultados finales
1 - Sebastian Malec, Poonia, €1,122,800
2 - Uri Reichenstein, Alemania, €807,100
3 - Adam Owen, Reino Unido, €646,250
4 - Thomas De Rooij, Holanda, €535,100
5 - Zorlu Er, Turquía, €431,550
6 - Andreas Chalkiadakis, Grecia, €330,290
7 - Harcharan Dogra Dogra, España, €230,950
8 - Pavel Plesuv, Moldova, €165,950

Por Jorge Iglesias del Blog de PokerStars España