Comienza el PGA Championship, el segundo Major del año

El argentino Emiliano Grillo, en acción. Getty Images

Cuando aún se escuchan los ecos del rugido triunfal de Tiger Woods en Augusta, cuando el mundo del golf todavía no termina de digerir el impacto de su histórico regreso y siguen la repercusiones de su hazaña, ya está comenzando la segunda gran cita del año, el PGA Championship en Bethpage Black, Nueva York.

En este contexto tan revolucionado no es extraño que las apuestas coloquen a Tiger como el favorito para obtener su Major número 16. Pero las cosas no le serán nada fáciles. Las distancias a las que se enfrentará Woods en este nuevo escenario serán mucho mayores que las de Augusta National. El amigable rough de ese perfecto jardín nada tiene que ver con la penalizadora festuca que abunda en las extensiones de Bethpage. Los 160 profesionales contra los que jugará esta semana, entre los que están los 100 mejores del mundo, serán en conjunto mucho más difíciles de vencer que los 87 a los que enfrentó en abril en el Masters. Pero si hay algo que Tiger Woods nos ha enseñado a lo largo de los años es a no subestimarlo.

La edición 101 del Major de los profesionales de golf, que pone en juego el tan deseado Wannamaker Trophy, tendrá lugar, por primera vez, en la enorme cancha de Bethpage Black, en Farmingdale, New York. Una cancha pública que está en el corazón de los golfistas neoyorkinos que la juegan permanentemente. “-ADVERTENCIA- La Cancha Black es un campo extremadamente difícil que solo recomendable para golfistas extremadamente capacitados” Dice el cartel colocado en la entrada de este extraordinario campo público. Y no es para menos. Este campo par 70 (esta semana) de 7.459 yardas que fue diseñado por el consagrado arquitecto A.W. Tillinghast, es una elevada prueba para todas las habilidades que debe demostrar un jugador para dominar un trazado. Es la primera vez que Bethpage Black es sede del PGA Championship. Pero esta joya de la costa este ya recibió en el pasado al US Open. Lo hizo por primera vez en 2002, cuando ganó Tiger Woods y obtenía allí su segundo Abierto de los Estados Unidos. También se jugó en 2009 siendo entonces Lucas Glover el ganador. Bethpage Black recibirá también la Copa Ryder de 2024.

Brooks Koepka, el campeón defensor, es otro de los grandes favoritos. Fue un factor en el pasado Masters y ha demostrado que los Majors son su terreno natural, y que es donde mejor desarrolla sus notables condiciones. Tres Majors en 14 meses es un dato impresionante. La intimidante distancia de algunos de los par 4 de Bethpage la convierten en un campo ideal para sus potentes y precisas salidas. Está jugando bien y sería natural verlo en los primeros lugares del leaderboard.

El italiano Francesco Molinari tendrá una oportunidad de redimirse luego del duro golpe que recibió en Augusta. Recordemos que Molinari lideraba con relativa comodidad el torneo en la vuelta final hasta llegar al hoyo 12 donde luego de tirar su primer golpe al agua hizo un doblebogey que lo relegó. El italiano selló definitivamente su suerte en el Masters al volver a hundir su bola en la laguna del hoyo 15 . Molinari jugará las dos primeras rondas nada menos que con Tiger Woods y con Brooks Koepka, no serán sin duda los mejores compañeros para olvidarse de la debacle de Georgia.

Otro jugador que en los papeles debería tener un buen resultado en este torneo es Dustin Johnson. Otra vez, su potencia y precisión con el driver son armas demasiado relevantes en una cancha como Bethpage. Sabemos sin embargo lo difícil que le ha resultado cerrar victorias en los Majors. Ha estado muy cerca muchas veces y solo pudo concretar una, el US Open de 2016 en Oakmont.

El gran ausente en esta importante cita es el estadounidense Justin Thomas. Una lesión en su muñeca lo obligó a retirase temprano en la semana. Una lástima, Thomas hubiera sido un difícil rival en este evento.

Jordan Spieth, el extraviado joven maravilla, tendrá su oportunidad esta semana de completar el Grand Slam, es decir los cuatro torneos mayores. Ya ganó el Masters y el US Open en 2015, su año dorado, y el British Open en 2017. Un triunfo aquí en Bethpage lo pondría sin escalas en el lugar que sin duda y con algunos retrasos, debido a su reciente inconsistencia, le tiene reservado el destino en la historia grande del golf. La semana pasada mostró buenas señales en Texas. Los inexplicables altibajos en sus registros, birdies y doblebogeys mezclados, lo han hecho descender el ranking hasta un inexplicable puesto 39. Veremos si la motivación de ingresar en el libro de los records es suficiente estímulo para volver al triunfo.

Otra estrella oscilante en el cielo del golf, el norirlandés Rory McIlroy irá en busca de su tercer PGA Championship. Tanto de lo que ya tiene y tan poco de lo que le falta. Esta parecería ser la sentencia que hasta ahora ha recibido su incansable persecusión de Rory tras el Grand Slam para el que solo le falta el Masters. Pero dada su gran performance en el PGA Championship sería loógico esperar un performance muy destacada en esta semana.

Los latinoamericanos en el PGA Championship

El argentino Emiliano Grillo, el mexicano Abraham Ancer, el venezolano Jhonattan Vegas y el chileno Joaquin Niemann serán los representantes de la región de Latinoamérica en esta cita grande en Bethpage.

Grillo viene de una deslucida actuación Augusta. Está trabajando fuerte para mejorar varios aspectos de su juego que necesitan ajustes. Quizá el más importante de ellos sea el putt, sin duda la parte más débil del juego del chaqueño. Pero su histórica precisión con las salidas y su sólido juego con los hierros le han permitido sobrevivir y tener buenos resultados en la gira más importante del mundo. Sin duda tiene talento y posibilidades como para ganar en los grandes eventos.

Otro notable jugador que no tiembla en los grandes escenarios es el mexicano Ancer. Tiene el temperamento y el poder de fuego para ganar y es solo cuestión de tiempo hasta que esos resultados le lleguen.

El venezolano Vegas es otro que no encuentra el camino de la consistencia en esta temporada.

El joven chileno Joaquín Niemann hará su primera aparición en un Major como profesional. Ya jugó en US Open en 2017 y en el Masters en 2018 pero en su condición de aficionado. Niemann pasó al campo rentado en 2018 y tuvo una excelente temporada lo que le permitió acceder a la categoría de jugador regular gracias a los puntos que obtuvo jugando como invitado en la temporada pasada. Grandes logros hay en el caminos de Niemann que escribe una historia gloriosa para el golf chileno y de la región.

Ya comienza el segundo Major del año. Todo preparado para el gran espectáculo. ¿erá un novato el ganador, como viene siendo la tendencia en los últimos años? ¿Será uno de los tantos jugadores consagrados quien revalide sus condiciones en esta oportunidad? ¿Podrá Tiger acercarse a la marca de 18 Majors que ostenta la leyenda viviente, Jack Nicklaus? Todas incógnitas que serán resuelta en apenas cuatro días. Bienvenidos a la edición 101 del PGA Championship en Bethpage Black, Nueva York.