<
>
2018 Liga BBVA Bancomer, Torneo Clausura 2018
  • Martín Cauteruccio (11')
  • Angel Mena (39')

Cruz Azul da despedida digna al Estadio Azul con triunfo ante Monarcas

Cuando digan que soy sólo un balón y que nada más sirvo para ser pateado, miren a la afición del Cruz Azul. Dentro de mí traigo emociones que nadie ni nada tiene, sino vean a los seguidores de 'La Máquina', quienes
esta tarde se despidieron del Estadio Azul.

En un juego emotivo para los cementeros, al igual que para mí, los celestes me metieron en dos ocasiones en las redes de Monarcas Morelia y tuvieron una despedida emotiva del recinto de la colonia Ciudad de los Deportes.

El árbitro todavía no silbaba el inicio del partido cuando sentí algo distinto, un juego que no era de solo tres puntos, sino de reencuentro y de despedida. El inmueble gritó 'azul, azul, azul' y 'olé, olé, olé, Azul, Azul'. Ahí supe la magnitud de este partido.

Alguien que parece estar peleando conmigo, y que no tengo nada contra él, fue el protagonista en la cancha de este duelo: Martín Cauteruccio. El uruguayo me recibió en el área, achicó Sebastián Sosa y luego del disparo del uruguayo, pegué en el poste y de rebote le caí a Cauteruccio, quien empujó. Parece que me enojo con él, pero no es así.

Los más de 27 mil asistentes explotaron y no paró el aliento hacia los cementeros. Mientras, yo, corría por todo el campo, haciendo mi juego.

Y de nuevo Caute lo hizo. Me puso en el momento y lugar adecuado para que Ángel Mena me metiera y, una vez más, demostrar que no soy un balón. Adonde me llevan traigo emoción y alegría. Walter Montoya lo sabe bien, pues salió del partido y rompió en llanto una vez en el banquillo, por no patearme más.

El Azul no se detuvo y yo tampoco. Rodé y rodé, Morelia estuvo a punto de clavarme en las redes cruzazulinas, pero fallaron.

La afición de La Máquina se despidió de este recinto. Yo también hice lo propio al hallarme con Martín Cauteruccio y me metí, las últimas dos veces, en las redes del Estadio Azul.

Noticias - Liga BBVA Bancomer