2006/07 Primera División de Argentina, Torneo Clausura 2007 - Promoción
  • Federico Higuaín (56')
  • Diego Castaño (35')
  • Martín Galmarini (53')

No desaprovechó la Promoción

BUENOS AIRES (DyN) -- Tigre superó como visitante por 2-1 (global 3-1) a Nueva Chicago y volvió a Primera División después de 27 años de ausencia, mientras que los de Mataderos deberán regresar a la Primera B Nacional, la máxima categoría del futbol de ascenso, tras un año de disfrutar entre los más grandes.

El partido fue suspendido cuando se jugaban 3 minutos de descuento en momentos en que Nueva Chicago, que necesitaba ganar para salvar la categoría, caía por 2-1 y tenía un penal en su contra, lo que desencadenó una furiosa invasión de hinchas del local, que terminó con serios incidentes contra los eufóricos seguidores del equipo de Victoria que celebraban en su tribuna.

Diego Castaño (35 minutos) y Martín Galmarini (51) anotaron los goles de los dirigidos por Diego Cagna, ganadores del Reducido de la Primera B Nacional, mientras que Federico Higuaín (54) descontó para los verdinegros, poseedores del 17º promedio en Primera División.

La temporada 2006-07 arrojó cuatro ascensos, el máximo teórico para la Primera B Nacional, pues subieron a Primera Olimpo de Bahía Blanca (campeón, por ser ganador de los torneos Apertura y Clausura), San Martín de San Juan (segundo ascenso) y Huracán y Tigre (promociones).

Esa situación sólo se había dado en 2003-04 con los ascensos de Instituto de Córdoba, Almagro, Argentinos Juniors y Huracán de Tres Arroyos.

Nueva Chicago intentó de entrada asumir el protagonismo, pero Tigre le cerró los caminos en la mitad de la cancha y consiguió mantenerlo el mayor tiempo posible lejos de su valla. El trámite se hizo luchado, trabado, con escasas llegadas a fondo.

Chicago tuvo sus mejores pasajes cuando pudo penetrar por los laterales, pero el abuso de la maniobra individual o de los centros anunciados simplificó la firme tarea defensiva de la visita.

Tigre se mostró tranquilo por la ventaja que acarreaba del partido de ida, y mucho más después de ponerse en ventaja a los 35 minutos de la etapa inicial, cuando Nicolás Torres ejecutó un tiro libre desde el costado derecho, la pelota cayó en el medio del área grande donde Diego Castaño, que quebró la jugada del offside de la defensa verdinegra, la enganchó con un toque justo por encima de la salida del arquero Carlos Navarro Montoya.

Cuando todavía el local no había salido de su sorpresa, Navarro Montoya salvó la segunda caída de su arco al rechazar al corner un cabezazo de Leandro Lázzaro, que había conectado de cabeza otro tiro libre de Torres.

Arrancó la segunda mitad con ritmo de ida y vuelta, Chicago al ataque y Tigre respondiendo golpe por golpe. A los 6 minutos la visita se puso 2-0, tras otro tiro libre de Torres, esta vez desde la izquierda y pasado para la llegada franca de Galmarini, que definió ante la salida de Navarro Montoya.

Pero Chicago se mantuvo a flote porque descontó enseguida a los 9 cuando, tras un largúisimo rechazo de derecha a izquierda, recogió Carranza, enganchó hacia el medio y tocó para Federico Higuaín, que definió a pesar de que Daniel Islas arañó el remate.

De allí en más, Chicago se lanzó a una ofensiva ciega, pero Tigre respondió a pie firme en defensa, sin privarse de la posibilidad de contragolpear. Chicago empezó a bajar los brazos a los 36 minutos, cuando uno de los ingresados, Mariano Campodónico, se perdió el empate increíblemente.

Primero remató y rechazó el arquero, pero después la volvió a conectar por encima del horizontal.

Después de una lluvia de piedras de la tribuna local sobre el banco visitante, el juego continuó con la suerte echada (Chicago necesitaba dos goles para mantener la categoría).

Cuando se esperaba la pitada final, se sancionó un tiro penal para Tigre. Fue mucho para la gente de Chicago: el descenso estaba firmado, para qué esperar más.

Muchos del local invadieron el campo, se llevaron souvenirs de sus jugadores, pero también acarrearon violencia en la tribuna de enfrente.