Luis Enrique: "La primera parte fue malísima"

El DT reconoció que debió contener su enojo en el vestidor durante el descanso para poder revertir la adversidad. EFE

España ha sufrido su primera derrota en la era Luis Enrique, un 2-3 frente a Inglaterra en la tercera jornada de la Liga de Naciones de la UEFA, que complica la clasificación de los ibéricos a la ronda final y los obliga a jugárselo todo ante Croacia en noviembre.

El entrenador no está nada contento con el funcionamiento de su equipo en la primera parte. España se fue al descanso, abajo en el marcador por 0-3, a pesar de haber tenido el control del balón. Producto de costosos “errores individuales”.

“La primera parte, malísima”, reconoció Luis Enrique en declaraciones a la televisión española tras el encuentro.

“Hemos llegado tarde a la presión. Hemos hecho muchos errores individuales. El primer gol nos ha matado. A partir del 0-2 ellos han salido de atrás y de contragolpe son muy fuertes”, explicó el entrenador.

Luis Enrique reconoció que tuvo que contener su enojo en el descanso para tratar de revertir la complicada situación en la que se había metido su equipo.

“No es que lo diga yo pero en el descanso he estado maravilloso. Lo normal habría sido matar a los jugadores (en el vestidor). Y yo hice lo contrario. Les he dicho que las grandes selecciones deben saber sufrir. Lástima que el segundo gol no llegara un poquitín antes porque el tercero lo hacía el Villamarín”, admitió.

El equipo del asturiano reaccionó en la segunda parte, particularmente, después de que Paco Alcácer y Dani Ceballos hicieran su aparición en la segunda parte en lugar de Aspas y Saúl. Alcácer descontó apenas entrar y España pudo ponerse 2-3, mucho antes de que Sergio Ramos anotara en el último segundo cuando Pickford derribó a Rodrigo dentro del área. Sin embargo, el árbitro no concedió el penal, desatando una polémica.

Luis Enrique no quiso valorar la actuación del colegiado y se limitó a lamentar, en general, las oportunidades perdidas.

“No me pongo a enjuiciar a los árbitros; tienen un trabajo muy difícil”, dijo Luis Enrique.

No obstante, el estratega ha sacado algo positivo de la derrota: Aplacar la euforia excesiva en España después de tres victorias (y doce goles), y “darse cuenta” del nivel de dificultad del grupo en el que está emplazado su equipo.

“Un grupo con dos semifinalistas del Mundial (Croacia e Inglaterra) no podía ser fácil, lo que pasa es que lo habíamos hecho bien. Ahora tenemos que ir a Zagreg y pelear por la clasificación”, afirmó.

Pese a la derrota, España se mantiene como líder de su grupo con seis unidades; dos más que Inglaterra, que suma cuatro, por lo que está obligado a vencer a Croacia fuera de casa para asegurar su boleto a la última ronda del torneo.